Inicio Reflexiones Cristianas Un Dios Grande y Pequeño

Un Dios Grande y Pequeño

LECTURA: Gálatas 2:15-21

Un hombre que hacía gala de su incredulidad y se burlaba de las cosas sagradas se encontró en su camino con otro, muy humilde, que, Biblia en mano, se dirigía a su iglesia.

«¿Para dónde vas?» le preguntó.




«Voy para mi iglesia», fue su rápida respuesta.

«Y… ¿Qué vas a hacer en tu iglesia».




«Voy a adorar a Dios».




«Dime, ¿Qué clase de Dios es el tuyo? ¿Grande o pequeño?…»

En tono reverente éste le respondió:

«Mi Dios es tan grande que los cielos de los cielos no lo pueden contener. Tan pequeño que ha hecho su morada en mi corazón».

Ahí terminó el diálogo y su interlocutor siguió su camino pensativo.

¿GRANDE O PEQUEÑO ES TU DIOS?

ORACIÓN:

Dulce Señor, yo sé que Tú eres grande, fuerte y majestuoso, pero, también te humillas y nos visitas y haces morada en nuestro interior, haciéndonos templo de Tí, en el Nombre de Jesús, Amén.

Juan José Guzmán Salinas




Artículo anteriorLa obra de Cristo
Artículo siguienteLa mejor de las decisiones