Home » Reflexiones Cristianas » Tony Campolo llama a la Iglesia a abrazar a la comunidad gay

Tony Campolo llama a la Iglesia a abrazar a la comunidad gay

Tony-Campolo2_optEl conocido escritor y líder cristiano Tony Campolo, escribió la siguiente carta en la cual hace una exhortación a la Iglesia cristiana sobre la actitud que él entiende debería asumir en el trato hacia la comunidad gay:

Cuando era joven entregué mi vida a Jesús y confié en Él para mi salvación, y he sido un acérrimo evangélico desde entonces. Confío en las doctrinas del Credo de los Apóstoles. Creo que la Biblia ha sido escrita por hombres inspirados y guiados por el Espíritu Santo. Pongo mi más alta prioridad en las palabras de Jesús, haciendo hincapié en el capítulo 25 de Mateo, donde Jesús deja claro que en el día del juicio la cuestión será definir cómo cada uno de nosotros respondimos a los que él llama “el más pequeño de estos”.

Desde este fundamento he hecho mi mejor esfuerzo por predicar el Evangelio, el cuidado de los pobres y oprimidos, y de todo corazón motivar a otros a hacer lo mismo. A causa de mi preocupación abierta por la justicia social, en los últimos años me han preguntado la misma pregunta una y otra vez: ¿Estás listo para aceptar plenamente en la Iglesia aquellas parejas cristianas homosexuales que han hecho un compromiso de por vida el uno al otro?

Aunque siempre he tratado de comunicar la gracia y comprensión a las personas en ambos lados de la cuestión, mi respuesta a esa pregunta siempre ha sido un tanto ambigua. Una razón para esta ambigüedad era que yo sentía que podía hacer más bien a mis hermanos y hermanas gays y lesbianas, sirviendo como una persona-puente, fomentando en el resto de la Iglesia el hecho de alcanzar a los demás con amor y realmente llegar a conocerlos. La otra razón era que, como tantos otros cristianos, estaba profundamente incierto sobre lo que era correcto.

Ha tomado innumerables horas de oración, estudio, conversación y confusión emocional llevarme al lugar donde finalmente estoy listo para pedir la plena aceptación de las parejas homosexuales cristianos en la Iglesia.

Para mí, la parte más importante de ese proceso estaba respondiendo a una pregunta más fundamental: ¿Cuál es el punto de unión en el primer lugar? Para algunos cristianos, en una tradición que se remonta a San Agustín, con el único propósito del matrimonio es la procreación, lo que obviamente niega la legitimidad de las uniones del mismo sexo.

Otros de nosotros, sin embargo, reconocen una dimensión más espiritual del matrimonio, lo cual es de suma importancia. Creemos que Dios tiene se propone ayudar a los cónyuges a hacer realidad uno en el otro los “frutos del espíritu”, que son amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio de sí mismo, a menudo citando la comparación del apóstol Pablo de matrimonio con una relación santificadora de Cristo con la Iglesia.

Esto no quiere decir que las personas no casadas no pueden lograr los más altos niveles de realización espiritual – nuestro Salvador mismo era soltero, después de todo – pero sólo que la institución del matrimonio siempre debe ser principalmente por el crecimiento espiritual.

En mi propia vida, mi esposa Peggy ha sido la mayor alentadora de mi relación con Jesús. Ella ha sido mi compañera de oración y, más que nadie, ha discernido mis defectos y ayudado a tratar de superarlos. Su ejemplo amoroso, apoyo constante y sabios consejos me han permitido lograr una obra en el Reino que ni siquiera hubiera intentado sin ella, y confío en que ella pueda decir lo mismo sobre mi papel en su vida. Cada uno de nosotros ha sido un regalo de Dios para el otro y nuestro matrimonio ha sido una relación mutuamente edificante.

Una razón por la que estoy cambiando mi posición en este asunto es que, a través de Peggy, he llegado a conocer a tantas parejas cristianas homosexuales cuyas relaciones de trabajo de la misma manera que las nuestras. Nuestras amistades con estas parejas nos han ayudado a entender lo importante que es que la exclusión y la desaprobación de sus sindicatos por la comunidad cristiana termine. Nosotros, en la Iglesia deberíamos apoyar activamente estas familias. Por otra parte, debemos hacer todo lo posible por lograr, comodidad e incluir a todos esos preciosos hijos de Dios que han sido dirigidos erróneamente a creer que son errores o simplemente no lo suficientemente buenos para Dios, simplemente porque no son rectos.

Como científico social, he llegado a la conclusión de que la orientación sexual es casi nunca una elección y he visto lo perjudicial que puede ser  tratar de “curar” a alguien de sea gay. Como cristiano, mi responsabilidad es no condenar o rechazar a los gays, sino amarlos y abrazarlos, y atraerlos a la comunión de la Iglesia. Cuando cantamos el viejo himno de invitación, “Tal como soy”, quiero que verdaderamente lo sintamos, y quiero que mis hermanos y hermanas gays y lesbianas sepan que verdaderamente esa invitación es para ellos también.

Tenga la seguridad de que he escuchado – y en algunos casos hecho – todo tipo de argumento bíblico en contra del matrimonio gay, incluyendo las del Dr. Ronald Sider, mi estimado amigo y colega en la Universidad del Este. Obviamente, las personas de buena voluntad pueden y leen las Escrituras de manera muy diferente cuando se trata de cuestiones controversiales, y estoy consciente de que hay maneras en que puedo estar equivocado acerca de esto.

Sin embargo, soy lo suficientemente viejo como para recordar cuando en la Iglesia hicieron fuertes los casos bíblicos para mantener a las mujeres fuera de los roles de enseñanza en la Iglesia, y cuando los divorciados vueltos a casar fueron a menudo excluidos de la comunión en conjunto sobre la base de las Escrituras. No mucho antes de eso, algunos cristianos incluso hicieron casos bíblicos que apoyaban la esclavitud. Muchas de esas personas eran creyentes sinceros, pero la mayoría de nosotros ahora estamos de acuerdo en que ellos estaban equivocados. Me temo que estamos cometiendo el mismo tipo de error de nuevo, razón por lo que cual estoy hablando.

Espero que lo que he escrito aquí sea para ayudar a mis hermanos cristianos a acoger con amor a todos nuestros hermanos y hermanas gays y lesbianas en la Iglesia.

Libros de Tony Campolo traducidos y publicados en español

La revolución de las letras rojas: ¿Y si Jesús realmente quiso decir lo que dijo?

El Reino De Dios Es Una Fiesta

Historias que alimentan tu alma

Carpe Diem/Carpe Diem: Aprovecha El Día/Seize the Day

Todos quieren cambiar el mundo: Ideas prácticas para la justicia social

Revolución de las letras rojas: ¿Que si Jesús realmente quiso decir lo que dijo?

Como Ser Pentecostal Sin Hablar En Lenguas

Es viernes, pero el domingo llegará