Home » Reflexiones Cristianas » Salomón pide sabiduría reflexión

Salomón pide sabiduría reflexión

El valor de la sabiduría es mil veces mayor que el de las riquezas. Cuando eres sabio, no en tu propio entendimiento, sino en el que viene de Dios, podrás tomar las decisiones correctas. Esto no solo traerá las bendiciones financieras, sino en toda área de tu vida.
Si Dios en estos momentos te dijera: “Pídeme lo que quieras”, ¿que le pedirías? Salomón no titubeo, y de inmediato le respondió: Sabiduría y discernimiento del bien y el mal. ¿Por qué? Porque para salomón era mas importante hacer el bien, agradar a Dios y cumplir su voluntad que las riquezas. Es por esto que Dios se agradó de Salomón: Tenía un corazón dispuesto a hacer el bien, por encima de cualquier riqueza o fama.
¿Y que pasó? Dios no solo le dio sabiduría, sino que lo bendijo financieramente. Lo hizo muy rico y famoso, y le dio larga vida. ¿Que prefieres? Hay muchos que están pidiendo casas, carros, aumentos -lo cual no está mal-, pero antes… ¿Por qué no le pides a Dios que te ayude a superar ese pecado? ¿Que te ayude a mejorar tu temparamento? ¿Que te ayude a amar de la manera correcta?
No es sentir culpa. Pero el pedir riquezas cuando estás necesitando fortalecerte espiritualmente, le dice mucho a Dios acerca de donde está tu corazón.

1 Reyes 3:1-28; 4:20-34

Sin duda, la cualidad más sobresaliente del rey Salomón, y la que lo hizo famoso, fue su gran sabiduría. La sabiduría de Salomón fue tal que un rabino afirmó: «El que ve a Salomón en un sueño puede esperar sabiduría». Esto alude al hecho de que Salomón recibió su gran don en un sueño, pues Dios se le apareció y ofreció conceder al joven rey su mayor anhelo.

 

La muestra de sabiduría en el conflicto entre dos prostitutas que afirmaban ser la madre del mismo bebé también se menciona en los escritos rabínicos. Se ha dicho de Salomón que no dependía de testigos para decidir un caso, sino que con solo mirar las partes en disputa, sabía cuál tenía razón y cuál no.

 

La Biblia dice que a Dios le agradó tanto la petición de Salomón por sabiduría para gobernar a Israel con justicia que también le concedió riquezas, sin pedirlas. La sabiduría de Salomón también le serviría para planear la construcción del templo, una tarea que no cualquier hombre podía emprender sin la inspiración y el conocimiento de Dios.

 

Además de construir el templo más grandioso de la historia de Israel, Salomón escribió también 3000 proverbios y 1005 canciones, además del libro de Eclesiastés, con lo que preservó su sabiduría para las generaciones futuras.

Preguntas de estudio

  1. ¿Por qué Salomón pide a Dios sabiduría, cuando pudo haber pedido cualquier otra cosa?
  2. ¿Por qué Dios decide dar también riquezas a Salomón?
  3. ¿De qué manera se benefició el pueblo de Israel con la bendición que dio el Señor a Salomón? (Pista: lea 1 Reyes 4:20).
  4. ¿Por qué el autor de 1 Reyes menciona la obra de Salomón concerniente a los reinos animal y vegetal?

Reflexión

Una razón por la que nos asombra la humilde petición de Salomón de tener sabiduría es porque es contraria a la tendencia humana de aferrarse a la riqueza y el poder. Pero al buscar lo que era más necesario e importante para una persona en su posición, Salomón también gozó de las otras bendiciones que Dios le añadió, porque Él se goza en honrar a quienes lo honran (ver 1 Samuel 2:30).

Versículos: (1 Reyes 3:3-15)

Salomón diserto sobre los arboles

1 Reyes 4:32-6:10

Y se nos dice que fue más sabio que todos los hombres. Continuemos hoy, considerando este mismo aspecto, y leamos los versículos 32 y 33 de este capítulo 4 del Primer Libro de los Reyes:

Compuso tres mil proverbios, y sus cantares fueron mil cinco. También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, sobre las aves, sobre los reptiles y sobre los peces.”

Se nos dice aquí que Salomón compuso tres mil proverbios. Tenemos solamente algunos centenares de proverbios registrados en la Biblia. Sus canciones fueron mil cinco. Realmente, era un buen escritor de canciones. Tenemos una sola de ellas en nuestras Biblias, y es el Cantar de los Cantares.

Ahora, Salomón era también un arboricultor, y por eso pudo disertar sobre los árboles; dijo en una ocasión: “. . . desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared”. El hisopo es una hierba pequeña que crece entre las rocas. Salomón también era zoólogo, pues, habló de los animales. Era ornitólogo, porque habló de las aves.

Era entomólogo, pues habló de los reptiles e insectos. Era también ictiólogo, pues dice aquí que también habló de los peces. Había estudiado estos temas y era una autoridad en todos estos campos. Y Salomón tenía interés en todos estos temas científicos. Y este capítulo 4 del Primer Libro de los Reyes, concluye con el versículo 34, diciendo:

“Para oír la sabiduría de Salomón venían de todos los pueblos y de parte de todos los reyes de los países adonde había llegado la fama de su sabiduría.”

O sea que, Salomón ganó una fama mundial por su sabiduría, y muchos vinieron a escucharlo. Tenemos algunos de los Proverbios que compuso, en el libro de Proverbios. Como ya hemos dicho, estos proverbios son extremadamente provechosos para cualquier joven que esté llegando a la edad adulta. Hay ciertos proverbios que pueden resultar una guía útil en la vida y en los negocios, porque Dios es muy práctico.

Y hay ciertos principios básicos para guiar los aspectos esenciales de nuestra vida diaria, que aparecen en el libro de Proverbios. Ahora, no tratamos de decir que al guardarlos alguien se puede convertir en un cristiano; pero, creemos que con toda seguridad son guías útiles para la vida. Bien, y así llegamos a final del capítulo 4, del Primer Libro de los Reyes.