¿Quién es tu Padre?: La pregunta a David de Belén

Luego de vencer a Goliat, el rey Saúl preguntó al general Abner, quién era el padre de aquel muchacho que había derrotado al gigante filisteo. Al no saber la respuesta, Abner trajo a David ante el rey Saúl para responder esa pregunta (1ªSam.17:55-58).

¿Quién era el padre de ese muchacho que había dado la victoria a los ejércitos de Israel? ¿Por qué era tan importante para el rey Saúl conocer el origen paterno de aquel valiente joven?

¿QUIÉN ERA EL PADRE DE DAVID?

David era hijo de un hombre de Belén llamado Isaí (1ªSam.16:18; 17:58). Así mismo, Isaí era hijo de Obed, y nieto de Booz y Rut la moabita que era nuera de Noemí (Rut.4:21-22). Debido a su procedencia familiar, podemos pensar que Isaí obtuvo una importante crianza piadosa, así como gozaba de cierta estabilidad económica. Muy posiblemente Isaí era una persona distinguida en Belén, quizás encontrándose entre los ancianos de la ciudad, lo cual era una posición de prestigio (1ªSam.16:4-5).

El relato bíblico dice que Isaí tenía ocho hijos (1ªSam.17:12). Así mismo las escrituras afirman que David era el séptimo entre los hijos de Isaí (1ªCr.2:13-15). Al no conocerse el nombre de su madre, se piensa que David era un hijo extramatrimonial, razón por la cual se cree era subestimado. Esto permite deducir porque David no fue convocado inicialmente al acto ceremonial hecho por el profeta Samuel (1ªSam.16:5-11), sino que se hallaba apacentando las ovejas. También algunos salmos expresan el menosprecio que sus hermanos tenían por David, y su procedencia ilegitima (Sal.51:5; 69:8).

Independientemente de las circunstancias familiares en las que David haya crecido, estas establecieron los pilares de su fe y amor por las cosas de Dios. Fueron estas características las que llamaron la atención del Dios de Israel para hacer de David el digno candidato al trono de Israel (1ªSam.13:14).

¿POR QUÉ ERA TAN IMPORTANTE PARA SAÚL CONOCER QUIÉN ERA EL PADRE DE DAVID?

El refrán “de tal palo, tal astilla”, es una forma muy coloquial de decir que somos lo que son nuestros padres. Sin dudas, Saúl había quedado impresionado con la fe de David y su confianza en que Dios le daría la victoria frente a Goliat. Para Saúl era importante conocer los antecedentes familiares de aquel joven tan valiente que había sido capaz de derrotar al temible gigante filisteo. En otras palabras, el rey quería saber quién era el hombre responsable de criar a este muchacho tan valeroso y celoso del Dios de Israel.

LA FIGURA PATERNA EN LAS SOCIEDADES BIBLICAS

Al pensar en el relato de David, también podemos reflexionar acerca de la importancia de la figura paterna en nuestras vidas. En las sociedades bíblicas, el padre era indicado como el dueño de casa o “cabeza de familia”, ocupando la posición de sacerdote patriarcal. Su rol era tan importante, que la ascendencia de un hombre se trazaba a través de su linaje paterno y no materno. Esto le otorgaba una gran jerarquía y potestad, convirtiéndolo en guardián, protector y juez del grupo familiar. Incluso, la figura paterna era la responsable de enseñar los principios divinos a todos los miembros de su casa (Gén.18:19: Deut.6:6-9).

LA FIGURA PATERNA EN LA PSICOLOGÍA DEL INDIVIDUO

Diversas investigaciones han determinado que el padre cumple un importante rol de socialización y vinculación con el entorno del niño. Es por ello, que la figura del padre es asociada con la que brinda el ejemplo, y estimula al cumplimiento de los deberes. El padre proporciona seguridad y coherencia, respondiendo a las interrogantes de los hijos con consejos sabios de acuerdo a la cultura y realidad social existente.

¿QUIÉN ES NUESTRO PADRE?

Todo lo anterior, nos permite reflexionar en la pregunta ¿Quién es nuestro padre? Entendiendo la importancia de la figura del padre en la vida del hijo, ésta realidad es igual a nivel espiritual. Jesús es conocido proféticamente como el “Padre Eterno” (Is.9:6), por lo tanto Él nos ama con el amor maravilloso de un padre. Sin duda para poder gozar del buen trato de nuestro Dios como padre, tenemos que estar seguros de que somos sus hijos.

La escritura afirma que aquellos que recibieron y creen a Jesús, se les otorgó el poder de ser “hechos hijos de Dios” (Jn.1:12). Esto significa que originalmente no somos hijos de Dios, sino que somos “hechos”, es decir que somos adoptados (Gál.4:4-6; Ef.1:5). Esta adopción solo puede ser por medio de Jesucristo, al creer en su sacrificio, y recibirle como nuestro Salvador.

De la misma manera que la figura paterna brinda ejemplo a sus hijos, Dios quiere modelar nuestra conducta a través de su ejemplo de Padre. Jesús dijo que “nosotros hacemos lo mismo que hace nuestro padre” (Jn.8:41), queriendo decir que somos imitadores del ejemplo paterno. Por esta razón se sobreentiende que son nuestras acciones las que determinan quien es nuestro padre, ya que seguimos su ejemplo.

Lee también  ¿Cuán importante es un padre?

CONCLUSIÓN

En conclusión, sabemos lo importante que es un padre para la vida de un hijo y cuan determinante es en la formación de su carácter. En medio de una sociedad que menoscaba el rol paterno en el contexto familiar, es imprescindible marcar nuestra posición al respecto. Las sagradas escrituras nos ofrecen un amplio panorama acerca de la importancia del rol del padre. Si queremos cumplir este rol con amor y responsabilidad, debemos adherirnos a los que está establecido por el Padre que está en los cielos.

Así mismo, si quieres conocer el amor del Padre, debes ser adoptado por Él, aceptándole en tu vida y creyendo en su maravilloso sacrificio. ¿Quién es Tu Padre?

Dios te bendiga!!!

También te puede interesar https://www.reflexiones.cristianas.com/has-pensado-que-pasaria-si-que-hubiera-pasado-si.html

 

Por Alexander Guerrero.

Deja un comentario