Inicio Reflexiones Cristianas ¿Qué tienes en la cabeza?

¿Qué tienes en la cabeza?

1072-08-04-08-hombreLos dolores de cabeza eran constantes. Por años sufrió de continuos resfriados. Para añadir mas incomodidad, comenzó a perder la visión en un ojo. Este era el cuadro médico que presentaba un hombre de 24 años originario de Afganistán, pero que fue tratado en el hospital de la Universidad de Aachen en Alemania.

Esta historia contiene un ingrediente dramático, pues luego de los estudios y evaluaciones médicas se descubrió que la causa de las molestias y dolencias físicas era un lápiz. Cuanta fue la sorpresa del paciente y el personal médico cuando por medio de una tomografía detectaron un lápiz de 4 pulgadas de largo alojado entre el seno nasal y la faringe. Éste no solo le provocaba los dolores de cabeza al hombre, sino que también era el causante de una lesión en la órbita del ojo derecho provocando la pérdida de visión. Una vez que los doctores extrajeron el lápiz el hombre recuperó su salud.

El paciente no pudo explicar con exactitud cómo el lápiz llegó a su cabeza, pero sí recordó que cuando era niño tuvo una caída grave. Posiblemente fue en ese accidente que se enterró el lápiz en la cabeza sin que nadie lo haya detectado en el momento, ni siquiera él. El accidente fue en el año 1996, pero no fue sino hasta el 2011 que se detectó la causa de las molestias. Fueron 15 años de enfermedad, sufrimiento y dolor todo por causa de un lápiz en su cabeza.







Insólito caso. Y me mueve a pensar que de la misma manera que este lápiz se alojó en la cabeza de este hombre afectando su salud física, así también ocurre en la vida espiritual del ser humano. Una mala idea, imagen negativa o pensamiento insano puede alojarse en la mente causando dolor y molestias que afectan al espíritu.

Por eso la importancia de remover de la mente todo lo dañino que haya llegado allí, causando distorsión y falta de visión espiritual. No importa como entró ni cuanto tiempo permaneció, hay que removerlo para recibir salud y bienestar en nuestro espíritu.

Esto es lo que la Biblia llama renovación de la mente…..Sean transformados por medio de la renovación de su mente…(Romanos 12.1). Cambien su manera de pensar, reprogramen sus pensamientos y asegúrense de que estos estén en armonía con todo lo que es verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.




Cuando la mente está sana, limpia y renovada estamos listos para descubrir la voluntad de Dios.




Artículo anteriorNo te enojes con Dios
Artículo siguienteTienen que pasar