Home » Reflexiones Cristianas » ¿Qué hace que una iglesia sea optimista?

¿Qué hace que una iglesia sea optimista?

Iglesia
Photo: Pixabay

¿Cuál es la diferencia entre las iglesias que se acercan a los obstáculos con una actitud de “puedo hacerlo” por encima de otros que tienen una actitud de “no puedo hacerlo”? ¿Lo que hace que una iglesia tenga un optimismo animado sobre un pesimismo muerto?

Cada iglesia tiene una cultura organizacional. Algunas iglesias tienen una cultura de optimismo donde se puede sentir la energía en la adoración. Otras, donde se respira pesimismo, se puede sentir la falta de vida al entrar en el santuario, aunque se sienta la adoración.

Los resultados de una iglesia dependen mucho de la actitud de sus miembros.

Somos el tamaño correcto.

La gente de la congregación con actitud de “no se puede hacer” creen que la iglesia es demasiado pequeña (o grande) para lograr algo. En cambio, la iglesia cuya actitud es de “ se puede hacer” siente que siempre su tamaño es el correcto. El tamaño de la Iglesia no es un problema para una iglesia optimista.

Tenemos la gente adecuada.

La iglesia “no se puede hacer” ve a la gente que no tiene como un problema. La iglesia “puede hacer” ve a la gente que tiene como una oportunidad.

Siempre es el momento correcto.

La iglesia “no se puede hacer” se ha quedado atascada en el pasado o dormida soñando con el futuro. La iglesia “puede hacer”, cree que ahora es el momento de actuar.

Contamos con el personal adecuado.

La congregación “no se puede hacer” cree que debe obtener personal dotado alineado correctamente antes que el ministerio se pueda lograr. La congregación “puede hacer” no pasa por alto los cambios de personal necesarios, pero también sigue avanzando con el personal disponible en el lugar donde se encuentre.

Contamos con los recursos exactos que Dios quiere que tengamos.

La Iglesia “no se puede hacer” cree que se necesita más dinero. Ve las insuficiencias como un obstáculo. En cambio, la iglesia “puede hacer” cree en la suficiencia de Dios y hace el ministerio con todos los recursos que Dios ha provisto.

Cuando una cultura de pesimismo persiste, se apodera el caminar espiritualmente muertos. Con una cultura de optimismo, sin embargo, las iglesias mantienen una actitud de “puedo hacerlo” de “campeones” del Evangelio.

Este artículo fue publicado originalmente en ArtRainer.com.