Home » Reflexiones Cristianas » ¿Qué celebró en Semana Santa y como lo celebró?

¿Qué celebró en Semana Santa y como lo celebró?

jueves 28 de marzo de 2013 – 11:32 a.m. 13114

¿Qué celebro en Semana Santa?

La semana “santa”, semana mayor recuerda el hecho histórico más transcendente de la historia de la humanidad. Pero más que un hecho histórico es el cumplimiento del plan soberano de Dios para salvar a la humanidad.

Ahora bien, ¿Sabemos que se celebra en esta semana? Se ha preguntado ¿Cómo celebro yo? ¿Qué celebro yo?

Primero iniciemos explicando ¿que se celebra en esta fiesta? La tradición celebra la pasión, la muerte y la resurrección de Cristo, e inicia con el domingo de ramos, (el día que pueblo le da la bienvenida a Jesús en su entrada triunfal). Sin embargo el origen de esta fecha apunta unos miles de años atrás, en la celebración de la fiesta de pascua que fue instituida por Dios en conmemoración de la liberación de la esclavitud de Israel de Egipto.
 
¿Qué paso en Egipto?, recordemos que el pueblo de Israel había sido esclavo durante 400 años y ahora Dios lo iba a liberar tal cual había prometido, Dios decidió dar muerte a todos los primogénitos (hombres y animales) en Egipto, y con esto finalmente debilita el corazón del  Faraón y este deja ir al pueblo.  (Ver Éxodo 12: 5-7), ¿Que ocurrió aquella noche? Antes de dar muerte a todos los primogénitos, mando a sacrificar un cordero y utilizar esta sangre para pintar las puertas de las casas de los Israelitas. Esta sangre le serviría por señal para no matarlos y pasar por encima de la casa y salvando a todo el que estuviera ahí, (Ver Éxodo 12:12) Aquí vemos como Dios utiliza el sacrificio de  un cordero para liberar al pueblo.

A partir de esta noche se establece la celebración de la fiesta de las pascua, el 14 del mes Nisán (Primer mes calendario judío), la transcripción griega del término arameo para la Pascua, viene del hebreo pasac, pasar por encima, dejar a un lado. Justamente lo que hizo Dios con el pueblo de Israel, paso por encima (no mato al primogénito) al ver la sangre del cordero.

Siglos más tarde el profeta Isaías, cerca de 700 años antes de Cristo profetizo de este cordero que servirá de sacrificio para expiar el pecado de los suyos una vez y para siempre.

Isaías 53:7  “Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió El su boca”.  Isaías 53:11  “Debido a la angustia de su alma, Él lo verá y quedará satisfecho. Por su conocimiento, el Justo, mi Siervo, justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos”.

Es en una semana como esta que Jesús invita a sus discípulos a celebrar la Pascua (Mateo 26:17, Lucas 22:8, Marcos 14:12, Juan 13:1), la única diferencia es que en aquella ocasión la cena sería diferente a todas las anteriores, ahora Jesús establece otra celebración que había de sustituir la pascua. Aquí se establece un nuevo pacto y una nueva cena. (Que es realizada recurrentemente por los cristianos de todo el mundo).

Mateo 26:26  “Mientras comían, Jesús tomó pan,…, dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. v27  “Y tomando una copa,.., se la dio, diciendo: Bebed todos de ella”; v28  “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados”.

Es por todo lo anterior que me pregunto ¿Qué celebró en Semana Santa y como lo celebró?

Esta semana celebro que Jesús murió por mis pecados, que me liberto de la esclavitud, dominio, muerte, culpa del pecado, ahora no hay condenación para mí, en la semana santa celebro el hecho de que él me ha declarado justo cuando yo era culpable, celebro que el pagó la deuda que existía en mi contra clavándola en la cruz, celebro el hecho de que él murió y que resucito (su tumba está vacía) y ahora yo descanso ante la promesa de que cuando muera he de resucitar juntamente con Él.

El creyente no celebra una semana santa, sino que celebra que por medio de Cristo puede vivir una vida santa.

El creyente no solo descansa en esta semana sino que recuerda que solo en Jesús hay descanso.

Celebro, no viviendo una semana de desenfreno, sino que ahora freno y vivo en obediencia, gratitud y adoración a Él.

Por: Moisés Gómez