Inicio Reflexiones Cristianas Predicando en AM/Blanco y negro

Predicando en AM/Blanco y negro

Optimized-sermon-baja-resolucionY me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. Pablo, en 1 Corintios 12:9-10.
En estos últimos domingos he estado, por diferentes circunstancias, predicando en un estado de ánimo algo apagado, como sin gusto. Me levanto la mañana del domingo con dificultad, transporto mi cuerpo hacia la iglesia, me paro allí, abro las Escrituras y predico el evangelio del mismo modo que se lo predicó Jonás a Nínive: con mucha claridad, aunque sin mucha emoción.

La gente piensa que los ministros cristianos somos la alegría en pote, pero este oficio es un valle de convicción con pequeños montes de alegría. Lo más permanente es el gozo, fruto de las convicciones, no de los sentidos; y muchas veces hasta por eso tenemos que orar, pues también lo perdemos(A).) Parezco una emisora de AM, en las que ni el rock, ni el merengue ni ninguna música muy elaborada se oyen bien, pero sí las noticias de un locutor ronco, mucho más, si son noticias buenas.

Predicar a Cristo / Sermón seguro

Cristo, en un sermón a baja resolución, es mejor que el sermón en HD sin Cristo.
Intencionalmente he seleccionado porciones de las Escrituras que anuncien a Cristo a toda luz, para hacer que mi trabajo como maestro auxiliar sea más sencillo y seguro. A veces también escribo el sermón completo y leo algunas partes en una letanía, para que mi estado de ánimo no me traicione. El asunto leído termina siendo tan aburrido que no sé cómo la gente lo soporta, pues a mí mismo me es cansón.







Lo que pienso es que si alguien viene a escuchar el sermón y encuentra pocos chistes, pocas metáforas y ninguna presentación de PowerPoint, pero encuentra a Cristo, le fue mejor, pues Cristo, en un sermón a baja resolución, es mejor que el sermón en HD sin Cristo. Si en el pequeño televisor a blanco y negro, luego de esperar dos minutos a que desaparezca el puntico aquel, aparece Cristo, es mejor que un plasma de 60 pulgadas a todo color. Cristo, en una sola dimensión, es más relevante que (ponga aquí su nombre) en 3D. Cristo en una isla, como Tom Hanks en Cast Away, dice mucho más que cualquier predicador rodeado por efectos especiales.

Y se levantó Jonás, y fue a Nínive conforme a la palabra de Jehová. Y era Nínive ciudad grande en extremo, de tres días de camino. Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: de aquí a cuarenta días Nínive será destruida.
Jonás 3:3-4

El poder del evangelio no depende de la emisora.

Predico así (En AM, en blanco y negro, a baja resolución, en una sola dimensión), y cuando lo hago, me gozo al ser testigo del milagro que presenció Jonás: el Señor de toda clemencia, piedad y misericordia abriendo los ojos del pueblo(B) por medio de un instrumento precario que contenía un mensaje potente(C). He podido constatar lo que ya sabía: que el poder del evangelio no depende de la emisora, que el evangelio es una noticia tan buena y poderosa que puede ser transmita por AM y produce en el oyente el mismo efecto que en Frecuencia Modulada (FM).




Tan poderoso es el mensaje del evangelio que puede funcionar hasta «a pesar» de nosotros, y «habiendo sido heraldo para otros(D)», nosotros podemos ser eliminados. Alguien me dijo que Juan Luis Guerra acostumbra a escuchar sus canciones en AM antes de lanzarlas al público, para ver si tienen la calidad suficiente para llegar a ser un hit. Pienso que la misma prueba aplica a los ministros cristianos: si realmente estamos predicando el evangelio, podemos hacerlo con el mismo efecto en cualquier estado de ánimo: en AM o FM. Podemos también quitarle al sermón cualquier adorno y seguirá siendo un sermón poderoso, que necesita urgentemente ser predicado.

1. Salmos 51:12 RVR: «Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente.
2. Jonás 3:10 RVR: «Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo».
3. 2 Corintios 4:7 RVR: «Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros».
4. 1 Corintios 9:27 RVR: «Sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado».