Home » Reflexiones Cristianas » Poner tu mirada en el problema no te dejara ver la solución

Poner tu mirada en el problema no te dejara ver la solución

lunes 18 de marzo de 2013 – 12:08 p.m. 190

Dime ¿Por qué estás triste?

Tristeza es cuando sientes que tienes todo el aire del mundo y sin embargo sientes que te ahogas, es pensar que el sol que te iluminaba se ha apagado para siempre, cuando las consecuencias de tus errores te dejan en la pena de la soledad, la tristeza es como una infección que poco a poco entra a tu cuerpo para matar tu alma, es una enfermedad en la que solo el paciente puede curarse.

Pero… Si lloras por haber perdido el sol las lágrimas no te permitirán ver las estrellas. Poner tu mirada en el problema no te dejara ver la solución, debes entender que seguir así no va solucionar nada, al contrario, tal vez empeore la situación, porque el corazón no muere cuando deja de latir, muere cuando los latidos no tienen sentido… Lo triste es no verte salir adelante…

“Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová, Y mi oración llegó hasta ti en tu santo templo”. Jonás 2:7.

Si no tienes fuerzas y piensas que ya has dado todo lo que puedes dar, si ya la esperanza se te ha esfumado, y estas a punto de rendirte, si te cuesta estar de pie y levantar tus manos, ponte de rodillas, porque no estás solo. Dios nunca te ha dejado, y ahora te está pidiendo que te acuerdes de él, porque ¡Él te ama y siempre te espera con los brazos abiertos!

“Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación”. Salmos 91:14-16

Solamente debes corresponder ese amor que Él te brinda, porque te aseguro que Él ya está esperando tener una sincera y dulce conversación contigo, ya no pierdas mas el tiempo, dile la razón de tus lagrimas, porque con Dios no se ha acabado el mundo, siempre hay una mañana para continuar ¡Vamos! Cobra Ánimo y ya no tengas miedo.

Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará. Deuteronomio 31:6

¡Nunca te dejará desamparado!

Por: Shirley Chambi.