¿Podemos orar estando enojados o frustrados?

Photo: pixabay
Photo: pixabay

Como cristianos estamos conscientes de la importancia y la necesidad de la oración. Sabemos que la oración es clave para nuestra vida espiritual. Es como el oxígeno que necesitamos para poder respirar. Sin embargo, muchas veces cuando nos sentimos frustrados o enojados nuestra naturaleza humana nos traiciona y nos dirige por una  trayectoria como esta:

Pensamos: “Esto no es justo.”

Dejamos que nuestra mente se dispare fuera de control.

Damos rienda suelta a nuestra actitud de: “no me importa que se vaya todo por un tubo”.

Devolvemos la basura que nos han tirado encima.

Nos volvemos insolentes con la persona que nos hizo daño con palabras.

Terminamos con un lío desagradable en nuestras relaciones y circunstancias.

Andamos malhumoramos.

Este “libreto” con el que comúnmente manejamos la frustración y la ira (seamos honestos) no conducen a nada bueno. No ser agradables con los que tenemos cerca y tratar mal a los demás, no refleja la naturaleza de Dios, y por lo general nos sentimos peor, no mejor.

Si usted se identifica con este cuadro que hemos descrito, la próxima vez que el enojo o frustración toquen a su puerta le recomendamos lo siguiente:

  1. Mantenga la calma por dentro y por fuera pues esto le ayudará a controlar sus pensamientos.
  2. Manténgase lejos del foco de tensión. No es necesario enfrentarse a todas las peleas que le invitan.
  3. Controle sus palabras. Compórtese como el adulto que es.
  4. Ore a Dios.

 ¿Qué es la oración?

La oración es hablar con Dios.

La oración es tener acceso al Creador del universo, y tener una comunicación abierta con él. (Si usted no está de humor para orar hay algo que le puede llevar allí rápidamente. Mire a su alrededor y fíjese en algo sorprendente acerca de la creación. Mira las estrellas, las plantas alrededor de su casa. La oración es abrirse a escuchar de Dios Todopoderoso que creó todo, supervisa todo, y respira vida a todo ser viviente. (¡Él es alguien digno de ser escuchado!)

Lo que usted necesita saber acerca de Dios cuando ora

Dios es todopoderoso.

Dios es omnisciente.

Dios tiene un buen plan para su vida.

Dios le ama por completo.

Dios es capaz de satisfacer todas las necesidades que usted tiene … A menudo sólo lo hace de una manera que usted no espera.

Dios es plenamente capaz de tratar con nuestras actitudes desagradables.

Por supuesto que podemos saber mucho acerca de Dios, pero todavía no sabemos cómo orar. En lugar de sugerir momentos tranquilos o libros de oración como las “respuestas” a la oración efectiva, tenemos que ir hacia algo más profundo que eso.

Cómo orar

Ore con un corazón puro.

A través de la Palabra de Dios, pídale a Dios que limpie su corazón.

Dios mío, mira en el fondo de mi corazón,y pon a prueba mis pensamientos. Dime si mi conducta no te agrada,y enséñame a vivir como quieres que yo viva”.  Salmo 139: 23-24 Traducción en lenguaje actual (TLA)

“Dios mío, no me dejes tener malos pensamientos; cambia todo mi ser”. Salmo 51:10 NVI Traducción en lenguaje actual (TLA)

Al buscar un corazón puro y arrepentirse de sus pecados. Dios no va a escuchar si su corazón y su mente está llena de pecado, sino que va a escuchar un corazón contrito y humillado. Pídale a Dios que le dé un corazón puro. La Palabra de Dios dice que cuando pedimos perdón es como si esas cosas nunca sucedieron. Se han ido para siempre. Porque aunque nosotros no olvidamos nuestro pasado pecaminoso, Dios no lo recuerda jamás.

 Ore con motivos puros

Si quiere algo porque codicia, o para el placer o la facilidad … es probable que no lo conseguirá. Pero si usted está orando por la voluntad de Dios, todo cambiará. Cuando usted ora, ¿está orando por otros, por la paz, alegría, amor? ¿Está orando para conocer mejor a Dios? según nos enseña la Biblia? Estas son las oraciones que a Dios quiere escuchar.

Ore con confianza pura

Cuando usted ora con confianza, no tiene que manejar todo por su cuenta. Tenemos que confiar en que Dios escucha nuestras oraciones. Tenemos que esperar pacientemente, y conocer que las respuestas de Dios vendrán en el tiempo perfecto de Él.

“Calla en presencia de Dios, y espera paciente a que actúe…” Salmo 37: 7 Traducción en lenguaje actual (TLA)

Esperando pacientemente significa creer que Dios le ama completamente, y que él siempre hará lo que es mejor para usted. Cuando permitimos que la frustración y la ira nos abrumen y cuando tratamos de manejar las cosas por nuestra cuenta, terminamos con una actitud y circunstancias desagradables. Sin embargo, cuando volvemos nuestras frustraciones a Dios con un corazón limpio, motivos puros, y confianza pura, Dios aparecerá y usted se asombrará de cómo su vida cambiará desde adentro hacia fuera.


Etiquetas: