No nos quejemos de las espinas

Rosas y espinas-336No hay duda que las rosas son una de las flores más hermosas. Pero para poder deleitarnos de su grato perfume, de la suavidad de sus pétalos y hermosura, debemos aprender a esquivar las espinas para que éstas no nos lastimen. Nuestra vida es muy parecida a un jardín de rosas donde vivimos rodeados de alegrías y tristezas. De triunfos y derrotas.

Es precisamente en ese “Jardín” que se llama vida donde debemos librar nuestra batalla diaria. Es allí donde día a día nos enfrentamos a la decisión de salir airosos en medio de un ambiente lleno de espinas (dolor, frustración, ansiedad y todo tipo de desgracias) para que pueda brotar la belleza y el aroma de la flor (el amor) que llevamos dentro.

Juan 17:15Reina Valera Contemporánea (RVC)

«No ruego que los quites del mundo, sino que los protejas del mal». Juan 17.15 – Reina Valera Contemporánea (RVC)