Los niños son un gran ejemplo de fe, puesto que ellos nos enseñan a creer y confiar

martes 16 de julio de 2013 – 06:55 p.m. 352

Los niños, un ejemplo de Fe

Hace unos días, mi pequeña hija de tan solo un año estaba correteando encima de una tarima que tiene un poco más de un metro de alto, mi esposo y yo estábamos cuidando que ella no se caiga. En un pequeño descuido de un segundo, ella corrió hacia su padre y se lanzó, casi se nos va al suelo, gracias a Dios mi esposo la agarró a tiempo.

Mi hija siempre estuvo confiada en que su padre estaría ahí para agarrarla y no titubeó ni un instante en lanzarse, porque ella sabía que él la iba a atrapar.

Los niños son un gran ejemplo de fe, puesto que ellos nos enseñan a creer y confiar. Por eso Jesús dijo:

“Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos. El más importante en el reino de los cielos es el que se humilla y se vuelve como este niño”. Mateo 18:3-4 (Dios Habla Hoy)

Lamentablemente muchos colocan su confianza en distintas cosas, como una pareja, el dinero, la fama, o los amigos, etc. Pero no se dan cuenta que la verdadera confianza debemos colocarla en Dios, porque El nos ama y no quiere que nos caigamos, por eso, siempre listo está ahí, atento para atraparte  cuando estas a punto de caer.

Mi pequeña no se hubiese lanzado a una persona desconocida, porque ella no estaría segura si la atraparían o no, en cambio a su padre lo conoce y por eso no dudó ni un instante.

Para confiar plenamente en Dios, primero debes conocerlo, y ¿cómo lo harás ?

Primero, debes recibirlo en tu vida, “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” (Juan 1:12).

Una vez que lo hayas recibido, puedes empezar a conocerlo personalmente a través de la palabra de Dios, la Biblia, que es la revelación de Él mismo, de sus promesas y su voluntad. ¿Qué mejor manera de conocer a Dios que sumergirnos en su Palabra, revelada a nosotros por esta misma razón?

Por último, el conocer realmente a Dios implica un compromiso de obedecer lo que hemos leído en la Biblia.

¿Estás cansado/a de que las personas te fallen y piensas que ya no puedes confiar en nadie más?

Pues deposita tu confianza en Dios, Él no te defraudará nunca, puesto que si sigues los pasos de cómo conocerlo verdaderamente, te darás cuenta que Dios es Fiel y no te dejará caer.

Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Jeremías 17:7 (RV 1960)

Por: Lourdes Villarroel