Home » Reflexiones Cristianas » ¿Líderes o administradores?

¿Líderes o administradores?

executive-511706_640_opt¿Se puede ser un buen administrador sin ser un buen líder? ¡Sí! Pero toda organización, que desea innovar, necesita ambas funciones y no siempre la misma persona tiene todas estas cualidades. Lo que si es cierto es que ambos son necesarios y deben tener un punto común donde pueden negociar y compartir objetivos.

J.P. Kotter dice que el administrador planifica, organiza y controla. Fomenta la predicibilidad y se encarga de hacer las cosas correctamente. El líder establece directrices, involucra y motiva. Fomenta el cambio y se encarga de hacer las cosas correctas.

Sin embargo, para mi el insustituible es el líder. Una cualidad que distingue al líder del administrador es “la inteligencia emocional”. El psicólogo Daniel Goleman, autor de “Leadership: Emotional Intelligence” (Liderazgo: La inteligencia emocional) dice que la diferencia entre un buen líder y un gran líder es que el segundo no sólo se conoce a si mismo, sino que entiende a su equipo. (Twittear) También conoce los objetivos que deben cumplirse, así como la forma en que su conducta puede impactar a los demás.

La diferencia

Los líderes que están transformando al mundo:

  • Innovan
  • Se concentran en las personas
  • Inspiran confianza
  • Fijan su mirada en el largo plazo
  • Siempre preguntan primero: ¿Por qué? y luego ¿Qué?
  • Hacen lo que solo ellos pueden hacer; lo demás lo delegan

Un líder que tiene estas cualidades puede ser más eficaz con el equipo porque les ayuda a trabajar juntos con un sólo fin: lograr la visión.

Las organizaciones que carecen de un liderazgo efectivo muestran los siguientes síntomas: falta de motivación e inspiración, comunicación ineficaz, confusión en la visión y una rotación del personal superior a la media.

Es esencial que los líderes de su organización entiendan la diferencia entre ser “administrador” y ser “líder” y cómo desarrollar un equilibrio entre ambas funciones.

El administrador tiene que asegurarse de que su organización o equipo:

  • Esté teniendo éxito a nivel operativo – logrando sus metas y objetivos.
  • Qué las personas cumplan con su trabajo.
  • Qué la organización tenga personal adecuado para lograr el tarea.

Sin embargo, el líder es diferente y va de la mano con el administrador para lograr los mejores resultados. Como el líder inspira y motiva al equipo, se convierte en un modelo a seguir. El líder defiende y apoya a cada miembro del equipo en sus sueños y los ayuda a progresar.

Mi experiencia personal

Sólo cuando una organización tiene una o dos personas que hacen estas funciones puede estar lista para lograr el éxito. Pero a veces sólo podemos contratar administradores y líderes potenciales. No importa si tienen o no experiencia, lo esencial es que tengan las cualidades que se pueden desarrollar. Nunca subestimemos la importancia de los discípulos que Dios nos envía que con aprendizaje y desarrollo eficaz pueden convertirse en líderes.

Cuando yo tenía 23 años me nombraron administrador de une emisora de radio evangélica. Mis conocimientos de gerencia eran mínimos, pero alguien creyó que me podía desarrollar y estaba convencido de que tenía las cualidades de un líder. Como la emisora no podía tener dos puestos me dieron la posición de administrador/ líder y me apoyaron para que aprendiera gerencia formalmente en la Universidad y continuara desarrollando mis habilidades como líder en el trabajo diario. Estuve casi una década liderando ese ministerio y luego comencé en el ministerio de la Biblia que me exigió más conocimientos y experiencia y la historia se repitió, otro líderes me formaron y ayudaron.

Jesús fue un líder experto en desarrollar equipos. El Maestro recibió la visión del “Reino de Dios” – en el que el hambriento tendría comida y el desnudo vestido. Donde los enfermos eran sanados y los muertos resucitarían. Él inspiró a su equipo a trabajar por esa visión. Seleccionó a un grupo de personas dispares y los motivó para llevar su mensaje “hasta los confines de la tierra.” Ninguno de estos hombres eran remotamente perfectos pero tuvieron un líder que los preparó para la nueva etapa. Jesús les enseñó una cualidad esencial de un buen líder que hoy debiéramos re-escuchar:

El que sea más importante entre ustedes, sea siervo de todos. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. (‭Mateo‬ ‭23‬:‭11-12‬ RVC) (Twittear)