Inicio Reflexiones Cristianas ¿Las ocupaciones le abruman demasiado?

¿Las ocupaciones le abruman demasiado?

Tomado de www.ministros.org

Office Worker with Mountain of Paperwork¡Deje de quejarse de lo ocupado que está!

Me sorprende cómo casi cada vez que le pregunto a alguien cómo está, oigo las mismas respuestas. “Estoy más ocupado que un plomero en el Titanic”. “Estoy hasta el cuello de papeleo”. “Abrumado”. “Enterrado en trabajo” o cualquier otra cosa para decirme que están increíblemente ocupados.




¿Cuándo empezó todo eso? ¿Cuándo nos volvimos de repente en seres increíblemente ocupados? ¿Cuándo empezamos a llevar nuestra excesiva ocupación como una medalla de oro olímpica, orgullosos de mostrarle al mundo que somos los mejores en cuanto a ser los más activos?

¿Cuándo comenzamos esa competencia tipo “Yo estoy más ocupado que tú”? Vamos, pregunte hoy en la oficina, pregúntele a la gente cómo está.




La realidad es que nuestra ocupación (o incluso actuar como si estuviéramos ocupados) está perjudicando la forma en que nos comunicamos, nos conectamos y nos relacionamos con los demás. Todo el mundo está ocupado en diversas maneras. Tal vez tenga un montón de clientes, o esté comenzando un nuevo negocio, o un nuevo empleo, o esté cuidando a un recién nacido. El punto es este: con un tiempo limitado y unas demandas ilimitadas de ese tiempo, es fácil llenar su plato con actividades constantes. Pero eso no significa que usted deba hacerlo.




Tenemos que trabajar con más inteligencia, no con más fuerza. Su negocio, o el éxito en su trabajo, no tiene que ver con trabajar más horas. En realidad, a nadie le interesa el tiempo que usted trabaje. Tiene que ver con hacer que las cosas se hagan,  y que se hagan bien. Y usted sólo puede lograrlo si tiene control de su calendario.

Permítame hacerle unas preguntas:

¿Utiliza el calendario para programar su día?

¿Planifica su semana y las prioridades en su agenda?

¿Establece plazos y los cumple?

Tomado de www.ministros.org




Artículo anteriorLa iglesia no da la espalda
Artículo siguienteDios no me responde