La iglesia cristiana estadounidense en medio de cambios de actitudes hacia LGBT

iglesia gay-638x425Cada día son más los cristianos conservadores que viven angustiados por el cambio de actitud que han adoptado muchas iglesias cristianas hacia la comunidad LGTB.

Aunque no es un secreto que los evangélicos están entre los oponentes más incondicionales al matrimonio LGBT, entre las iglesias cristianas existe una gran diversidad de opiniones y prácticas en relación a las personas homosexuales. La mayoría de las denominaciones cristianas, y muy especialmente las mayores de ellas, la Iglesia católica y la Iglesia Ortodoxa rechazan de plano la práctica de relaciones homosexuales basándose en la tradición cristiana al respecto, como asimismo en la interpretación tradicional y literal de los textos del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento sobre el tema.

Por otra parte existen iglesias, generalmente en el ámbito protestante, que o bien son tolerantes con la homosexualidad o existe un vivo debate dentro de la denominación, o bien aceptan plenamente el hecho y la práctica homosexual e incluso bendicen uniones matrimoniales de este tipo.

La votación más reciente recayó en la Iglesia Presbiteriana (EE.UU.) donde 1,7 millones de miembros votaron para aprobar oficialmente el matrimonio entre personas del mismo sexo. Aunque hasta el momento, 41 presbiterios han rechazado la redefinición esta práctica entrará en vigor el próximo 21 de junio. A partir de ese momento para los presbiterianos el matrimonio entre dos personas del mismo sexo será considerado cristiano y se podrá celebrar en todas las iglesias de la congregación. La iglesia tiene cerca de 10,000 congregaciones. El año pasado, la iglesia había permitido a los ministros presidir bodas entre personas del mismo sexo en los estados donde fueron reconocidos legalmente.

Pero esta no es la primera iglesia cristiana que decide adoptar esta práctica.  La Iglesia Episcopal (parte integral de la Comunión Anglicana) admite la homosexualidad desde la Convención General de 2003. Entre los luteranos de EEUU: 4,7 millones aceptan el sexo gay mientras que 2,5 millones no lo aceptan. La mayor denominación luterana de Estados Unidos, la ELCA, acepta el sexo gay y las uniones homosexuales, y las bendice. En verano de 2009 aprobó la ordenación de pastores gays y lesbianas sexualmente activos.

La Iglesia Episcopal (rama estadounidense de los anglicanos, en 2009 autorizó la bendición de los matrimonios entre personas del mismo sexo). Otras iglesias estadounidenses como la Seattle’s Eastlake Community Church, Nashville’s Grace Pointe Church, Portland’s Christ Church, y New Heart Community Church en La Mirada, California. También City Church, la mayor congregación evangélica de San Francisco, decidió afirmar a las  parejas LGBT.

Las iglesias evangélicas no son las únicas que han estado cambiando su actitud en el tema de sexualidad.El Judaísmo Conservador -segunda denominacion judía más importante de Estados Unidos-celebrará matrimonios religiosos entre personas del mismo sexo. Así lo decidió su comité rabínico de reglas y estándares, que aprobó dos modelos de ceremonias de boda, así como las directrices para los posibles divorcios.

La música y literatura cristiana también ha sufrido cambios como estos. Ha habido músicos cristianos populares y líderes de adoración como Vickie Beeching, que han “salido del closet” o expresado públicamente su apoyo a la igualdad LGBT. Por otro lado, editores han publicado libros que toman posiciones progresistas sobre la sexualidad y el matrimonio. Ejemplo de ello es el libro God and the Gay Christian: The Biblical Case in Support of Same-Sex Relationships y The Bible’s Yes to Same-Sex Marriage: An Evangelical’s Change of Heart, entre otros.

Los reportes de tales historias sirven para mostrar la postura de cambio de los evangélicos. El Grupo Barna, por ejemplo, informa que los evangélicos se han “vuelto más resistentes a las preocupaciones LGBT en varios frentes.” Una mirada más de cerca a este estudio revela que el apoyo a las preocupaciones LGBT ha aumentado entre cualquier otro subconjunto de cristianos. Los datos de organizaciones como Pew Research y Public Religion Research Institute, por su parte, muestran que los evangélicos están de hecho cambiando.

Los evangélicos todavía en su mayoría se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo y están preocupados por cómo los derechos gay pueden violar la libertad religiosa. Por ejemplo, La Convención Bautista del Sur cortó relaciones con la New Heart Community Church después de que su pastor respaldara la homosexualidad, y la Evangelical Covenant Church retiró su apoyo a la Iglesia de Cristo después de que su pastor hiciera declaraciones similares. Visión Mundial luego de anunciar que contratarían a personas LGTB unidas en matrimonio, recibió una protesta pública que los obligó a retractarse de su decisión.

Las organizaciones conservadoras-cristianas están invirtiendo dinero y energía en las batallas de la libertad religiosa para proteger a floristas, panaderos pasteleros y fotógrafos cristianos que se han negado a prestar sus servicios a las parejas LGBT.

Hay estados como Indiana, que acaba de aprobar una ley que le otorga el derecho a las personas a negarse a prestar servicios a la comunidad LGTB por motivos de su fe. Una ley que los cristianos están celebrando ya que no tendrían que enfrentarse a las cortes por negarse a preparar una torta (pastel) de boda a una pareja gay. Pero que tiene hirviendo en furia a esta comunidad que consideran que esta nueva ley es discriminatoria.

Sin embargo, muchos temen que si el Tribunal Supremo legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país tan pronto como este año, los cambios en la opinión pública podrían seguir acelerándose. Solo el tiempo dirá cuántos lograrán resistirse al cambio y cuántos optarán por seguir “nadando” al paso de la corriente.