Home » Reflexiones Cristianas » Evangelistas necesitan dejar de prometer que Dios tiene un “Plan maravilloso”

Evangelistas necesitan dejar de prometer que Dios tiene un “Plan maravilloso”

prosperity0909Los pastores tienen que dejar de prometer una buena vida terrenal para los cristianos. Dejar de decir, “Dios tiene un plan maravilloso para tu vida”.

“Os he dicho estas cosas para que en mí tengáis paz. En este mundo tendréis aflicción. Pero confiad, yo he vencido al mundo” (Johna 16:33).

Ya sea en la radio, televisión, Internet o en la iglesia, a menudo oímos que Dios tiene un plan maravilloso para nuestra vida. Pero como Ray Comfort señala acertadamente, “El predicador promete un camino de rosas para los que vienen a Cristo, pero los que están en Cristo están, evidentemente, sentados en una cama de espinas dolorosas”.

Esto puede explicar por qué un alto por ciento de aquellos criados en hogares cristianos abandonan la fe, y por qué muchos otros no muestran ninguna evidencia por la misma.

Hay un gran número de falsas conversiones ya que muchas personas deciden seguir a Cristo solo para tener una vida maravillosa. Hemos convertido la salvación en un camino fácil en lugar de una estrecha carretera. Hemos convertido a Jesús en un mayordomo en lugar de un Rey. Queremos la luz de la cruz, un camino fácil y que la carga sea levantada.

Muchos prometen una fe sin problemas; sin embargo, nosotros encaramos una gran cantidad de problemas semanalmente. Lamentablemente, las expectativas poco realistas acerca de Dios pueden llevar a la depresión y la desesperación.

¿Cómo conciliar esta idea de una vida maravillosa con el gran grupo de cristianos masacrados recientemente en África? ¿Qué se le dice a una familia cristiana que pierde sus hijos en una década, o los padres que reciben la noticia de que su hijo de tres años de edad tiene leucemia? ¿Qué pasa con los Discípulos? Once de doce, fueron martirizados.

Aquí está la clave: Nuestra relación con Dios no depende de contestar oraciones, pruebas, dificultades y persecuciones; sino depende de lo que Él es. Él es nuestro pilar en medio de la tormenta. Él es nuestra paz en medio del miedo. Él es nuestro consuelo en medio de la ansiedad.

El Evangelio es un mensaje de esperanza y redención. Ofrece la gracia de Dios a través de nuestras pruebas, así como la paz que sobrepasa todo entendimiento. Nosotros nunca encontraremos la paz interior hasta que tengamos paz con Dios.

Para el cristiano, no es la ausencia de la tormenta, sino una profunda paz interior en medio de la tormenta en la luz de un plan eterno que nos mantiene seguros. Somos completamente negligentes si no somos capaces de enseñar este equilibrio.

Los tiempos difíciles no pretenden derrumbarnos, sino construirnos. La única manera de construir cualidades como el amor, la alegría, la paz, la humildad y la paciencia es ser confrontados con situaciones que requieren de amor, gozo, paz, humildad y paciencia. ¿Cómo desarrollamos paciencia si no estamos a prueba? ¿Cómo desarrollamos el perdón si nunca estamos agraviados? ¿Cómo desarrollamos la humildad si nunca somos humillados? Incluso Cristo “aprendió la obediencia por lo que padeció” (cf. Heb. 5: 8).

Por favor, no malinterpreten, Dios bendice a su gente. Nosotros “debemos pedir, disfrutar y propagar sus bendiciones. Pero una vida maravillosa y cómoda no siempre es una bendición; la presencia y el poder de Dios en nuestras vidas es: “El Señor da fuerza a su gente, el Señor bendice a su gente con la paz” (Salmo 29:11.). La fuerza en medio de la tormenta es una verdadera bendición. El lema de Pablo fue: “He aprendido a contentarme en todas las cosas”.

Además de muchas personas diciendo que la vida cristiana puede estar libre de problemas, muchas Escrituras están citadas erróneamente para adaptarse a la ideología. Por ejemplo, Jeremías 29:11 es a menudo mal aplicado: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor,” planes de bienestar y no de calamidad, los planes para darle esperanza y un futuro”. Por supuesto, esta escritura es un estímulo. Sabemos que Dios es soberano; Él está en control. Yo reflexiono sobre este versículo a menudo, pero debe equilibrarse con otras Escrituras que hablan de persecución, dificultades y desafíos.

En contexto, Jeremías está escribiendo a la nación de Israel que había sido derrotada y vivía en el exilio (no es un plan maravilloso desde la perspectiva actual). El verso a continuación, Jeremías 29:10, dice que “después que se cumplan 70 años en Babilonia”. En otras palabras, Dios promete a su pueblo que después de 70 años en el exilio Él los traerá de vuelta a su tierra. Es un mensaje de esperanza futura, no una vida fácil.

¿Qué pasaría si el material promocional de los Navy Seals leyera así: “Tiempo limitado para ser ubicado en Hawai. Luaus, buceo y cruceros gratis con excursión. Todo pagado por la Marina de los Estados Unidos”. ¿Cuántos tomarían esta oportunidad? ¿A cuántos les parecería un escándalo y se sentirían decepcionados y desilusionados cuando se enteren de lo que realmente estaba involucrado? Esto es lo que hacemos cuando no somos capaces de pintar una vida en Cristo sin un espectro completo de colores. Dios puede tener una vida maravillosa para usted, sino, tendrá un plan maravilloso en la luz de la eternidad.

Dios atribuye a sí mismo nombres para identificar su naturaleza. Podemos estar tranquilos al saber que Él es Jehová Jireh, nuestro proveedor. Él es El Shaddai, Todo poderoso; Su control soberano no tendrá fin. Él es Jehová Shalom “nuestra paz en medio de la tormenta. Él es Jehová Rohi, nuestro Pastor cuando caminamos por los valles difíciles. Él es Jehová Nissi, nuestra victoria y nuestra fuerza; Él no será derrotado. Él es Jehová Tsidkenu, nuestra justicia; Proporcionó el camino de la salvación a través de Cristo.

Finalmente, Él es Jehová Shamma, Él está allí en los tiempos más oscuros. Él nunca le dejará ni le desamparará (cf. Deut. 31: 6). “Os he dicho estas cosas para que en mí tengáis paz. En este mundo tendréis aflicción. Pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).