Home » Reflexiones Cristianas » Estudio confirma la importancia de los padres al fomentar la fe adulta de sus hijos

Estudio confirma la importancia de los padres al fomentar la fe adulta de sus hijos

Estudio revela que los jóvenes de la generación del milenio que crecieron asistiendo a una iglesia, y hoy día están teniendo una fe cristiana fuerte, tiene relación con la calidad de las relaciones con sus padres.

Esa es la conclusión de una nueva encuesta en línea para adultos jóvenes entre la edad de 18 y 38 años quienes asistieron a la iglesia cuando eran niños o adolescentes. La encuesta también encontró que una asistencia frecuente a la iglesia y la educación escolar en casa estaban ligados a unas creencias cristianas más fuertes y comportamientos cristianos como adultos, incluyendo creer que Jesús es divino y evitar la unión libre.

Fue significativamente más probable que los jóvenes adultos quienes dijeron que sus padres les explicaron los “principios bíblicos” diaria o semanalmente cuando eran niños, dijeran que al crecer tuvieron un comportamiento típicamente cristiano al orar, hacer trabajo voluntario, leer la Biblia, asistir a la iglesia frecuentemente, evitar la pornografía, el uso de marihuana, el aborto y la unión libre.

“Si está buscando una mezcla de cosas que en general estén relacionadas con fuertes creencias cristianas y con una fuerte práctica cristiana debe buscar asegurarse de que mamá y papá desarrollaren una relación con sus hijos (as) adolescentes, que asisten de forma regular a una iglesia local y que practican disciplina en el hogar guiada por los padres” dijo Brian Ray el investigador detrás de la encuesta y el presidente del Instituto Nacional De Investigación De Educación En Casa en Salem, Oregón. “No quiero pretender que es una formula infalible. Solo digo que estadísticamente existe un patrón”.

La encuesta fue un esfuerzo por arrojar luz en un problema mayor reconocido por los evangélicos en Estados Unidos: Muchas personas de la generación del milenio no están permaneciendo en la iglesia. Los estadounidenses de 30 años o menos es probable que no valoren la asistencia a la iglesia tanto como las generaciones anteriores lo hacían, y el 59 por ciento de las personas de la generación del milenio que crecieron en la iglesia la han abandonado en algún punto de sus vidas, de acuerdo con Barna Group. (Otra investigación ha concluido que varias personas de la generación del milenio simplemente han cambiado de iglesia y que solo el 18 por ciento la dejó de forma permanente).

Los resultados de la nueva encuesta son preliminares y todavía no han sido publicados. Ray presentó los resultados en la conferencia Gen2, una cumbre de liderazgo cristiano realizada en Petersburg, Kentucky, a finales de enero.

Anunciada en Facebook, sitios web, blogs, una gran iglesia evangélica y una universidad secular; la encuesta consiguió respuestas de  9,396 participantes entre el 2013 y el 2014. Solo se les permitió participar a los adultos de menos de 39 años que crecieron asistiendo a la iglesia. Aunque este método de reclutar participantes para un estudio se considera como “no aleatorio” y puede ser menos preciso que por ejemplo hacer llamadas al azar, los investigadores a veces usan este método para entender las tendencias en segmentos pequeños de una gran población.

La mayoría de las personas de la generación del milenio que participaron en la encuesta identificaron la fe de su niñez como católica o protestante, aunque el seis por ciento dijeron que crecieron como mormones, testigos de Jehová o en alguna otra fe. Como adultos más del ocho por ciento ahora se identifican a sí mismos como ateos o agnósticos.

Un gran número de personas que recibieron educación escolar en su casa contestaron a la encuesta. Cerca del 43 por ciento de los encuestados dijeron que habían recibido educación escolar en su casa por siete o más años. Otros fueron a escuelas públicas, cristianas o privadas seculares o algunos a una combinación de las anteriores. Ray utilizó los resultados para comparar las diferencias basadas en la historia educativa.

Por ejemplo entre más años una persona pasara en una escuela pública era más probable que más adelante en su vida no tuviera fe o comportamientos cristianos, estuviera insatisfecho(a) con su vida y no estuviera de acuerdo con las creencias de sus padres.

“Y estas son personas que fueron a la iglesia mientras crecían”, dijo Ray. Comparados con aquellos que principalmente asistieron a una escuela pública era 27 por ciento más probable que los estudiantes de una escuela cristiana tuvieran fuertes creencias cristianas en la edad adulta. Fue casi tres veces más probable que los estudiantes que recibieran la educación escolar  en casa tuvieran fuertes creencias cristianas en comparación con los estudiantes de escuela pública (Para el propósito de esta encuesta las creencias cristianas incluyeron estar de acuerdo en que la Biblia es inspirada, Jesús es divino, Jesús se levantó de entre los muertos, existen valores morales absolutos y Dios creo la vida biológica).

La encuesta reveló diferentes actitudes y comportamientos con respecto a la ética sexual cristiana. Entre los estudiantes que recibieron educación escolar en casa, el 16 por ciento dijo que apoyan los matrimonios entre personas del mismo sexo, comparado con el 29 por ciento de aquellos que asistieron a escuelas cristianas y el 33 por ciento de aquellos que asistieron a una escuela pública que dijeron que apoyaban dichos matrimonios.

Quizás de forma sorprendente aquellos que asistieron a una escuela privada secular fueron los más propensos a apoyar los matrimonios entre personas del mismo sexo: 46 por ciento lo hizo. Las personas de la generación del milenio que asistieron a escuela pública fueron los más propensos a cohabitar con una pareja sexual más tarde en su vida (34 por ciento). De los otros, 28 por ciento de los estudiantes de escuela privada, 22 por ciento de estudiantes de escuelas cristianas y nueve por ciento de estudiantes educados en casa dijeron haber vivido en unión libre.

El cuestionario en línea también reunió información sobre un tema del cual hay pocos datos disponibles: Abuso sexual entre los estudiantes que reciben educación escolar en casa. La encuesta preguntó : “¿Fuiste abusado(a) sexualmente antes de tener los 18 años? Las personas encuestadas que pasaron la mayor parte de sus años escolares en una escuela pública o cristiana eran dos veces más propensos a responder que “sí” en comparación con las personas que estuvieron recibiendo educación escolar en casa por siete o más años.

La encuesta preguntó acerca de los castigos corporales durante la niñez. Aquellos que dijeron que su padres les dieron nalgadas “bajo un control cariñoso” eran mas propensos a tener relaciones fuertes con su padres hoy día y a mantener sus creencias cristianas, en comparación con aquellos que no recibieron ningún castigo corporal.

Cortesía del servicio  WORLD News