Home » Reflexiones Cristianas » ¿Estás cuidando tu corazón?

¿Estás cuidando tu corazón?

viernes 08 de noviembre de 2013 – 12:30 p.m. 1106

Cuida tu corazón más que otra cosa, porque él es la fuente de la vida. Proverbios 4:23 (RVC)

Se considera al corazón como la fuente de nuestros sentimientos y voluntad, es por ésta razón que cuando es herido muchas áreas de nuestra vida se ven afectadas. Sentimos que perdemos la fuerza, no queremos hacer nada y por consiguiente nuestra voluntad se hace muy pobre como para volver a insistir en levantarnos, nos sentimos desanimados y deprimidos.

“Escucha, hijo mío, y sé sabio, y dirige tu corazón por el buen camino”. Proverbios 23:19

Lamentablemente, la mayoría de estos problemas que enfrentamos se presentan porque no queremos escuchar. Dios quiere que seas sabio en la dirección que vas, no expongas tu corazón al peligro tomando decisiones que te apartan del camino correcto. Por ejemplo, al permitir que se alimenten tus sentimientos con una amistad que no conoce a Dios, al revivir escenas del pasado que sólo alimentan el odio o al desobedecerle.

“Podrán moverse los montes, podrán temblar las colinas, pero mi misericordia jamás se apartará de ti, ni se romperá mi pacto de paz contigo. Lo digo yo, el Señor, quien tiene de ti misericordia”. Isaías 54:10

Si te has sentido sin fuerzas lo más seguro es que estás caminando con un corazón lastimado y necesitas de Dios. Si siendo cristiano has permitido que lastimen tu corazón,  el mismo que un día Dios sanó, ¡No te preocupes! Él quiere sanarte de nuevo, solamente pídele perdón con sinceridad porque Aquel que te ama jamás te dejará, aunque muchas veces sientas que lo mereces.

Habla con el Señor y agradécele por su inmenso amor y misericordia, dile que has tomado malas decisiones y pídele perdón por no cuidar tu corazón. Muéstrale tus heridas y deja que  las sane,  permite  que te dé nuevas fuerzas para empezar de nuevo. Comprométete con Él para que las nuevas decisiones que tomes le agraden.

¡Ya no te expongas al peligro, escucha la voz de Dios!

Por: Shirley Chambi