Inicio Reflexiones Cristianas ¿Está la Iglesia llena de hipócritas?

¿Está la Iglesia llena de hipócritas?

churchUna encuesta que hizo Barna Group reveló que la hipocresía era una de las razones por las cuales muchos abandonaban la iglesia o no se quieren acercar a ella. Las personas encuestadas alegaban entre otras cosas, que la iglesia estaba “llena de hipócritas”. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué de cierto hay en esto?

La iglesia está llena de hipócritas, mentirosos, tramposos, adúlteros, y mucho más. Todas las personas somos pecadores. Es decir, todas las personas que han mentido, robado, codiciaron, etc., por el hecho de que hayan abrazado la fe cristiana, no significa que nunca hayan hecho alguna de estas cosas. Pero sí significa que están en guerra contra ellas. La iglesia está llena de personas que han luchado con varios pecados en su vida, y aún muchas personas en las iglesias siguen luchando con varios pecados. El hecho es que tenemos una naturaleza caída, y nuestra lucha contra ella – a veces sin éxito – es lo que hace que nuestros fracasos sean más visibles para el mundo. Ser cristiano no significa que seamos perfectos. Ser cristiano significa que reconocemos nuestros pecados, tratamos de salir de ellos y tratamos de actuar como Cristo. Pero, obviamente, no somos capaces.




La iglesia cristiana se supone que debe llegar a los perdidos, pero a menudo no busca nada más que la comodidad dentro de sus propias puertas. Se suponía que iba a llegar a los pobres y apoyarlos, pero demasiado a menudo vemos gente en la televisión pidiendo millones de dólares. La hipocresía es evidente para todo el mundo exterior.




Nosotros, los cristianos, se supone que debemos ser cariñosos, amables y gentiles; y cuando no lo somos, sino que actuamos de manera egoísta, nuestra hipocresía es aún más evidente. Nosotros profesamos a Cristo, su muerte en la cruz y su resurrección, pero a menudo nuestro egoísmo y cobardía nos hace fallar en ejemplificar su gran sacrificio de amor. Por lo tanto, tenemos que arrepentirnos, admitir nuestros fracasos, y tratar como sea posible de vivir como Cristo. Vamos a fallar, por supuesto; y el mundo se encargará de señalar nuestros fracasos. No obstante, debemos esforzarnos para que nuestras acciones coincidan con nuestra declaración de fe. Entonces ¿Qué vamos a responder cuando nos digan que la iglesia está llena de hipócritas?




Artículo anteriorRefugio en tiempos difíciles
Artículo siguienteEl Esperar vale la pena