Home » Reflexiones Cristianas » Errores que cometen los pastores cuando convierten sus sermones en libros

Errores que cometen los pastores cuando convierten sus sermones en libros

writing595x378Hay un dicho popular que dice que cada uno de nosotros lleva un libro dentro. Lo que ocurre es que algunos lo sacan a flote y con facilidad se convierten en “escritores de mayor venta”. Otros, lo logran “sin pena ni gloria” y la mayoría nunca se lanzan al ruedo.

Entre los que se han atrevido a dar el paso, se encuentran muchos pastores que encontraron que sus sermones eran muy edificantes y un buen día se preguntaron: “¿Y qué tal si escribo un libro con estos mensajes para no solo bendecir a otros fuera del entorno de mi iglesia, sino quién sabe si hasta se convierta en un ‘bestseller’ como el de Rick Warren (Una vida con propósito)?

Si usted es un pastor, que está considerando esta idea de convertir sus sermones en un libro, le interesará conocer las siguientes recomendaciones que fueron escritas por Neil Eskelin, presidente de LifeBridge Books, la casa que produjo el libro en inglés de Benny Hinn “Buenos días Espíritu Santo”.

Aquí están los diez errores más comunes:

 1 . Su escritura carece del poder de “usted”. Dado que el objetivo es ayudar a los lectores, trate de usar la palabra “usted” diez veces más que la palabra “yo”.

 2 . Se olvidan de que tienen una personalidad. Para desarrollar una relación con el lector, trate de espolvorear su manuscrito con historias personales – por lo menos una o dos por capítulo.

 3 . No son capaces de captar la atención del escritor. Después de escribir un capítulo, saque la mejor ilustración y muévala al principio. Esto le permitirá comenzar con algo fuerte.

 4 . No utilizan un diccionario de sinónimos. Si usted está escribiendo sobre la fe, la visión, o cualquier tema en particular, no utilice la misma palabra una y otra vez en oraciones o párrafos sucesivos. Busque sinónimos para obtener su punto a través del escrito. Además, si se utiliza una palabra inusual, una o dos veces en un libro es suficiente.

 5 . Gritan en vez de hablar. Sólo en raras ocasiones se debe utilizar palabras o frases con mayúsculas —es como gritar al lector. En lugar de mayúsculas, utilice letra cursiva para dar énfasis. Además, tenga signos de exclamación a un mínimo, o de lo contrario, van a perder su impacto.

 6 . No ofrecen una pausa al lector. Vemos pasajes demasiado largos. Los lectores se aburren fácilmente, así que mantenga las oraciones y párrafos cortos. Además, nos gusta usar un subtítulo en por lo menos cada dos páginas.

 7 . Creen que sus palabras están cinceladas en piedra. Dios le podrá decir lo que ha de predicar, pero debe estar abierto y flexible cuando se trata de modificaciones recomendadas en el texto que va a publicar. Confíe en su editor para hacer decisiones sabias, aunque usted siempre tenga la última palabra.

 8 . Su título carece de vida. El libro que produjimos para el autor Benny Hinn originalmente iba a ser titulado, “La Persona del Espíritu Santo”. Nos cambiamos a  “Buenos Días Espíritu Santo”, y vendimos varios millones de copias. El nuevo título tenía ¡la imaginación y la vida!

 9 . Diseñan su propia cubierta del libro. Consiga un profesional para producir dos o tres posibles portadas y ajustar la mejor hasta que pueda competir con cualquier best-seller. Las investigaciones muestran que la cobertura es el 80 por ciento de la venta.

 10. No son capaces de explorar las opciones de publicación. La mayoría de los libros que producimos para los pastores son publicados por LifeBridge Books, que tiene distribución nacional, pero varios de nuestros clientes, —incluso de auto-publicación, quieren un manuscrito para presentar a otros editores.

Dice Eskelin , “Preferimos tener las transcripciones de sermones ásperos y crear el primer borrador. Esto ahorra al pastor incontables horas de escritura y reduce el tiempo de producción de meses a semanas”.  Para obtener más información sobre cómo activar serie de sermones en libros, puede ponerse en contacto con Neil Eskelin a través de: neil@neileskelin.com.