Inicio Reflexiones Cristianas Empecemos a pedir sabiduría para administrar los recursos que Dios nos ha...

Empecemos a pedir sabiduría para administrar los recursos que Dios nos ha entregado

jueves 28 de febrero de 2013 – 06:51 p.m. 448

“Un premio millonario”

Un informe realizado por prestigiosas universidades de Latino América, nos muestra que curiosamente las personas que ganan grandes premios económicos, en muchos casos terminan arruinadas en sus finanzas.




El estudio demuestra que aquellos que tienen problemas para administrar un patrimonio modesto también y con mas razón, tendrán dificultades para gestionar un repentino y significativo incremento monetario. Esto es así porque normalmente estas personas no están preparadas, ni intelectual ni psicológicamente  para manejar tanto dinero, que le llega de repente.

En cuanto a esto podemos ver varios ejemplos de tristes historias que incluyen:  el despilfarro de dinero en extravagancias, inversiones mal hechas, divorcios millonarios, familias destruidas por envidias, etc.




La verdad es que en muchas ocasiones solemos creer que un poco de bendición material puede suplir nuestra verdadera necesidad espiritual.

“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?”. Mateo 7:11.




La bendición que Dios quiere darte no es solamente en el plano material, sino que será eterna, nadie te la podrá quitar y conlleva la satisfacción que produce un trabajo bien hecho. Salomón fue aprobado por Dios porque no pidió ni riquezas, ni poder, pidió sabiduría, pues es la sabiduría lo que se necesita para administrar los recursos que en su gran amor y misericordia, nuestro Padre Celestial ha puesto en nuestras manos.

Todos los bienes material que podamos obtener son vana ilusión, hoy están y mañana pueden no estar más. En una sola hora Job se volvió pobre, perdió a sus hijos, a sus amigos y hasta su esposa lo abandonó, pero aún con todo esto, nunca dejo de serle fiel a Dios. La sabiduría y la fe son armas poderosas que nadie te las puede quitar.

“Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová y me gozaré en el Dios de mi salvación”. Habacuc 3:17-18.

Empecemos a pedir sabiduría para administrar todo lo que tenemos para ser buenos mayordomos de los recursos que Dios nos ha entregado. Renovemos nuestra forma de pensar, de modo que sepamos contentarnos en la escasez y en la abundancia, pues no importa cuánto tenemos, lo que necesitamos es sabiduría para administrar.

 Santiago 1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Por: Héctor Colque.