Él te reconocerá.

Miguelito estaba sucio. Las manos negras, el cuello café oscuro y la cara mugrosa. Pero sus brillantes ojos azules se llenaron de lágrimas cuando su profesora lo regañó por estar tan sucio.


Lo mandó a lavarse y al regresar se dio cuenta de que estaba llorando a grito abierto, avergonzado y humillado. Inclinándose hacia él, le dijo afablemente: “Niño, deja de llorar. Tú sabes que no podía dejarte regresar a casa tan sucio.


Continuar leyendo “Él te reconocerá.”

Los comentarios están cerrados.

Él te reconocerá.

Miguelito estaba sucio. Las manos negras, el cuello café oscuro y la cara mugrosa. Pero sus brillantes ojos azules se llenaron de lágrimas cuando su profesora lo regañó por estar tan sucio.


Lo mandó a lavarse y al regresar se dio cuenta de que estaba llorando a grito abierto, avergonzado y humillado. Inclinándose hacia él, le dijo afablemente: “Niño, deja de llorar. Tú sabes que no podía dejarte regresar a casa tan sucio. Porque ni siquiera tu mamá te reconocería”.
“Ah si, por supuesto que ella sí me reconocería”, sollozó  el niño. “Ella vería mi abriguito verde y con seguridad que me dejaría entrar”.


Siempre puedes estar seguro de que Dios te reconocerá. Él nunca deja de quererte a pesar de las muchas veces que tú te vuelvas contra Él. Escóndete, huye, retrocede, desespérate, cambia tu identidad. Él siempre te buscará y volverá a tu corazón, tan pronto como vea el menor indicio de que quieres que Él esté allí.



Los comentarios están cerrados.

Él te reconocerá.

Miguelito estaba sucio. Las manos negras, el cuello café oscuro y la cara mugrosa. Pero sus brillantes ojos azules se llenaron de lágrimas cuando su profesora lo regañó por estar tan sucio.


Lo mandó a lavarse y al regresar se dio cuenta de que estaba llorando a grito abierto, avergonzado y humillado. Inclinándose hacia él, le dijo afablemente: “Niño, deja de llorar. Tú sabes que no podía dejarte regresar a casa tan sucio.


Continuar leyendo “Él te reconocerá.”

Los comentarios están cerrados.