Inicio Reflexiones Cristianas El gozo de vivir el evangelio

El gozo de vivir el evangelio

LECTURA: Filipenses 1.12-30 – Pablo, tenia gozo aun en los momentos más difíciles que tuvo que vivir por causa del evangelio.

MEDITACION: Pablo se goza estando en prisión. ¿Masoquista? ¡No, por favor! Se goza porque el ser detenido en prisión ha servido “para el progreso del evangelio” y porque en todo el pretorio y a todos los demás se ha hecho evidente la causa de su prisión: predicar a Cristo. Se goza también porque su experiencia ha animado a los creyentes a trabajar en la causa del Señor y así “Cristo es anunciado”.

Si el apóstol esta en la cárcel, no es por algo vergonzoso. “En nada seré avergonzado”, dice; al contrario, “Cristo sera magnificado -engrandecido- en mi cuerpo o por vida o por…” (20). ¡Que magnifico ejemplo! Luego declara: “porque para mí el vivir es Cristo y…” (21). El vivir para Cristo evidencia el anhelo y la experiencia de aquellos que viven totalmente seguros de que el Señor cumplirá sus propósitos en sus vidas y por lo tanto no habrá de que avergonzarse.




Después de expresar disyuntivas por “beneficio de la obra” (22-26), hace una solemne recomendación a los creyentes de la iglesia de Filipos y por extensión a nosotros: “Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que… oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados… porque a vosotros es concedido a causa de Cristo no solo que creáis en él, sino también que padezcáis por el…” (27-29).




APLICACION: ¿Te sientes motivado a anunciar a Jesucristo, cualquiera sea la circunstancia? ¿En que formas contribuyes al progreso del evangelio? ¿Que significa para ti vivir para Cristo? ¿Tu conducta evidencia que vives para Cristo? ¿Hay algo de lo cual te avergüenzas?

ORACION: Gracias, Señor, por el ejemplo de tu siervo, el apóstol Pablo, porque uso de todas las circunstancias para proclamar el evangelio.




AUTOR: Héctor Pina
PAIS: Perú




Artículo anteriorLas cuatro preguntas
Artículo siguienteParecido, pero no igual