Inicio Reflexiones Cristianas El Evangelio: Proclamar vs. Demostrar

El Evangelio: Proclamar vs. Demostrar

Biblia y panUna de las interrogantes que los cristianos deberíamos plantearnos es cómo equilibrar la proclamación del Evangelio con la demostración del Evangelio.

La proclamación del Evangelio no es otra cosa que proclamar el Evangelio con claridad. La gente escucha la verdad de la salvación por medio de Jesucristo y tiene la oportunidad de responder por gracia mediante la fe.

La demostración del Evangelio es servir a otros en el nombre de Cristo. Es la manera como podemos mostrar su amor actuando sobre lo que decimos que creemos acerca de Cristo. La Biblia nos exhorta a ser sal y luz en este mundo donde hay tanta necesidad.




La pregunta es: ¿Cómo se puede equilibrar la proclamación del Evangelio y la demostración del Evangelio? ¿Cuál es la misión de la iglesia? ¿Decir la verdad, o mostrar la verdad? El equilibrio de estos dos aspectos tan importantes para la misión suele ser más difícil de lo que parece.

Como seres humanos, tenemos la tendencia a inclinarnos en ciertas direcciones en la vida y el ministerio. Pero cuando no nos equilibramos bien, terminamos haciendo más una cosa que la  otra. En términos más simples, muchos dejamos de predicar el Evangelio como antes y nos volcamos a hacer buenas obras, sin darnos cuenta que vamos perdiendo el foco en la proclamación del Evangelio.

Jesús vino a servir




En Lucas 04:18, Jesús anuncia e inaugura su ministerio público. Él dice: “El Espíritu del Señor está sobre mí”. Y él habla de su llamado a predicar buenas nuevas a los pobres, a los cautivos, y a los oprimidos. A lo largo de las Escrituras, encontramos que Dios constantemente nos está llamando a la preocupación por las viudas, los huérfanos, los ciegos, los pobres, y otros que están marginados, o ignorados. Es esencial, que los cristianos vivamos en la luz de Jesús que vino a servir a los que sufren.

Jesús vino a salvar




El mismo Jesús, que cumplió la profecía del Antiguo Testamento en Lucas 4: 18-19, también dijo en Lucas 19:10, “He venido a buscar y salvar a los perdidos”. El Evangelio debe ser predicado, porque Jesús vino a salvar y ¿cómo oirán sin haber quien les predique? (Rom 10:14). Jesús enseñó que los dos mandamientos más importantes eran amar a Dios con todas nuestras fuerzas (Mat. 22:37), y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Matt 19:19). Esto es clave para mostrar y compartir el amor de Jesús.

Jesús logró un equilibrio

En Hechos 10:38, Pedro predica las buenas obras que Jesús hizo. Pero debemos tener presente que el cristianismo no es sólo una religión de hacer el bien. Las buenas obras son el resultado de nuestra salvación que fluyen de nuestra relación con Cristo, pero eso no es lo que nos redime. Mientras se asegura la relación de ambos;  el anuncio de Cristo y la demostración de Cristo, están en el orden correcto.

Mateo señala la necesidad tanto de proclamar y demostrar. “Entonces Jesús fue a todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el Evangelio del reino, y sanando toda enfermedad. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban cansados ​​y desgastados, como ovejas que no tienen pastor”(Mat. 9:35).

La elección de uno u otro no es fiel a la misión

La proclamación y la demostración del Evangelio deberíamos verlas como una mezcla contenida en la vida cristiana: una fluye de la otra. La Escritura nos dice que su enseñanza asombraba a la gente porque nunca habían escuchado a alguien hablar con tanta autoridad. Luego, mientras caminaba alrededor, iba a ver gente en necesidad física y espiritual de las mismas cosas que él predicaba.

Jesús fue,  predicó, miró, se preocupó y ministró

Jesús hizo el verdadero reino en el mundo material. Él tuvo celo por las cosas de su Padre, y trabajó en su interacción con, y el cuidado de la gente destrozada. Si vamos a unirnos a Jesús en su misión, tenemos que ser apasionados en alcanzar a los perdidos con el poder transformador del Evangelio. Y si vamos a ser como Jesús, la compasión debe ser nuestra motivación para servir a las necesidades físicas de las personas que decimos que amamos.

La mayoría de la gente realmente tiene una actitud de “no me importa cuánto sabes hasta que no sepa cuánto te preocupas”. No hay necesidad de elegir entre el anuncio y la demostración. Decirle a la gente que tenemos un Salvador que los ama, si en realidad no los amamos a ellos resulta totalmente incongruente.