Inicio Reflexiones Cristianas El camino de salvación

El camino de salvación

1470-10-25-08-caminoComo pastor, con frecuencia me preguntan cómo puedo ser salvo. El camino de los Romanos ha sido muy útil durante estos tipos de conversaciones para la salvación. Utilizo versos del libro de Romanos para explicar, no sólo por qué necesitamos una salvación, sino de cómo una persona es salva. Romanos 3:23 dice”Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.

“Como esta escrito: no hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios” (Romanos 3:10). Todos hemos pecado y nadie es inocente. La humildad nos ayuda reconocer que somos seres humanos que hemos pecado contra Dios, su palabra es una tabla de salvación a nuestra alma, el ancla de nuestra vida no es algo que pueda ser objeto de debate, alterado o tergiversado, la verdad nos cambia.

Romanos 6:23  nos habla de las consecuencias del pecado. “Porque la paga del pecado es la muerte”. Este versículo no es popular en muchas de las iglesias, ni es predicado en  muchos púlpitos. Decirle a los demás que el castigo para el pecado es muerte eterna, separación de Dios, no es agradable, negociable, o sabroso, sino que también es potente: “es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree” (Romanos 1:16).




“Para convencer al mundo de la verdad del cristianismo, en primer lugar es necesario que el ser humano se convenza de que es pecador y su pecado sólo Cristo se lo hará comprender” (Andrew Murray, 1794-1866). En otras palabras la sangre de Cristo derramada en la cruz sólo tiene sentido a la luz de las consecuencias del pecado. “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (I Timoteo 1:15). Sin embargo, muchos no quieren mencionar el pecado, el arrepentimiento, ni la sentencia de muerte porque no es negociable ni popular. No se dan cuenta que las buenas noticias de Cristo sólo puede entenderse a través de las malas noticias.

Nuestra cultura tiene una falsa percepción de Dios como una bola de amor cósmico, o de un adorable abuelo que necesita desesperadamente ser impugnado. Lamentablemente, verdades difíciles se evitan por completo con la esperanza de no ofender. Como resultado, las iglesias están en una milla de ancho pero sólo a una pulgada de profundidad; la sentencia nunca se menciona, el arrepentimiento nunca se hace, el pecado se justifica, y las vidas no cambian radicalmente.




Para ser verdaderamente eficaces, la predicación debe estar centrada alrededor de las verdades difíciles. Este es el modo en que las personas son verdaderamente salvas, entregadas y libres de la esclavitud del pecado y de la muerte. En cambio, cuando dejamos de proclamar fielmente la palabra de Dios, se corre el riesgo de “alimentar el pecado” y “pervertir las palabra Del dios viviente” (Jeremías 23).




Quiero animarlo con este versículo de Romanos 6:23: “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dadiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesus Senor nuestro”. Romanos 5:8 declara, “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros”. Jesús vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido, y murió por nosotros. Jesús pagó el precio de nuestro pecado. “Sin derramamiento de sangre, no hay remisión de pecado” (Hebreos 9:22 dice). Su sangre fue derramada por nuestros pecados y debemos estar eternamente agradecidos. “Jesús no es una opción es el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6).

Romanos 10:9 dice, “porque, si confiesas con tu boca al señor Jesús, y crees en tu corazón que Dios se levantó de la muerte, serás salvo”. Debido a la muerte de Jesús en la cruz en nuestro nombre, todo lo que tenemos que hacer es confiar en su pago y creer que él es el hijo de Dios y Dios nos salvará.  Porque “todo el que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:13 dice). La salvación no se encuentra en la iglesia, se encuentra sólo en Cristo.

Escuchamos mucho acerca del juicio de Dios y lo que nos puede aguardar desde el cielo, y con razón, porque “el temor del Señor es el principio de la sabiduría” (Proverbios 1:7). Pero también es necesario reflexionar sobre la bondad, el amor, la misericordia y la gracia de Dios. La pregunta importante es ¿cuál es la condición de su corazón, tiene verdadero arrepentimiento y fe en Cristo como Señor y Salvador?

Jesús me sanó y restauró mi vida, y él puede hacer lo mismo por usted, y si toma sólo una cosa de este artículo, espero que sea éste: Hay un profundo deseo de todos nosotros que no podemos estar satisfechos hasta que reconocemos nuestra necesidad de un Salvador, nos arrepentimos de nuestros pecados, y caminamos con Él. Quando esto ocurre, su pasado es perdonado, Y su futuro seguro.

A través de Cristo, usted es una persona completamente nueva. Si verdaderamente comprende esta verdad, aunque el camino por recorrer pueda ser incierto a veces, el terreno sólido bajo sus pies nunca cambiará.