El ayuno que agrada a Dios (Beneficios del ayuno segun la Biblia)

El ayuno que agrada a Dios (Beneficios del ayuno segun la Biblia)

 

¿Cómo hacer un ayuno que agrada a Dios?

1) No utilice el ayuno como una moneda de cambio

En nuestros tiempos, por desgracia, muchas prácticas espirituales se han utilizado con el único objetivo de intentar «forzar a Dios a realizar determinada cosa en favor de las personas. Este tipo de práctica es cuestionable.

En la Biblia, cuando la gente buscaba alguna bendición a través del ayuno, nunca era con una postura de cambiar el ayuno por una bendición, sino siempre en una actitud de humildad y dependencia de Dios, sabiendo que Él es el soberano sobre todo y todos.

Tomemos el ejemplo del ayuno realizado después de la predicación de Jonás a la ciudad de Nínive: Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos (…) ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?» (Jonás 3: 5, 9).

El ayuno bíblico es aquel que busca la voluntad de Dios antes de la nuestra. Nunca es una moneda de cambio, porque Dios no puede ser forzado a nada.

2) Haga el ayuno más común citado en la Biblia

El ayuno más citado en la Biblia es el ayuno total de alimentos (2 Samuel 12:16, 1 Samuel 20:34). Sabemos que el alimento es la necesidad más básica que tenemos, por eso, es una de las cosas más difíciles de privarnos.

Cuando hacemos ese ayuno nos mostramos a nosotros mismos y al Señor que estamos dispuestos a decir no a nuestra carne en favor de nuestro crecimiento espiritual. Si tiene posibilidad, haga este ayuno. Pero es importante que se atenga a su salud.

Mencionó en su pregunta que tiene diabetes. El permanecer sin alimento por largos períodos puede suponer un riesgo para su salud. Hable con su médico sobre esta práctica y pida orientación.

3) Haga ayunos parciales y no sólo de alimentos

Por «x» problemas, a veces, tendremos dificultades considerables para hacer ayunos totales de alimentos por tiempos más largos. Por ejemplo, alguien que tiene un trabajo pesado, cansador, que requiere mucho esfuerzo físico, tendrá problemas serios si hace ayuno total de alimentos. O incluso personas que tienen la salud frágil por algún motivo.

Es en estos casos que entra el ayuno parcial de alimentos. Tenemos en la Biblia algunas ocasiones en que el ayuno parcial fue usado.

Por ejemplo, Daniel y sus amigos decidieron ayunar de las finas delicias del palacio del rey y comer sólo legumbres durante un largo periodo de tiempo (Daniel 1: 8). El propio Daniel también hizo otros ayunos parciales (que no involubraban alimentos), como en Daniel 10: 2, donde vemos relatado que ayunó de comidas deliciosas, carne y vino y tampoco pasó ningún tipo de aroma .

Otro caso interesante es cuando Pablo orienta que las parejas puedan quedarse sin sexo (en una especie de ayuno) para dedicarse a la oración (1 Corintios 7: 5). Así, los ayunos parciales, no sólo de alimentos, también son aceptados por Dios en la Biblia.

4) Tenga una rutina de ayuno

A pesar de poder ayunar en momentos problemáticos de nuestras vidas, buscando la gracia de Dios, como muchos siervos de él hicieron, es muy sano para nuestra vida espiritual que tengamos una rutina de ayuno (totales o parciales). Puede ser semanal, o cada quince días, o un tiempo que usted combine con Dios.

Esto será muy provechoso, pues nos hará, en medio de la corriente del día a día, enfocarnos un poco más en nuestra vida espiritual y en Dios. Nosotros observamos en la vida de Daniel esa práctica muy provechosa. Comience planificando, por ejemplo, una vez al mes para que usted tenga la experiencia de ayunar. Después, cada quince días y así sucesivamente.

5) Cuidado con ayuno de alimento y agua

En la Biblia también tenemos una modalidad de ayuno extrema y realizada sólo en condiciones muy especiales, que es el ayuno de alimento y agua. Esdras hizo ese ayuno por un plazo pequeño (Esdras 10: 6).

Y también tenemos relatos de Moisés y Jesús realizando ese tipo de ayuno por 40 días, que son casos extremos y sobrenaturales que no debemos copiar hoy en día, pues fueron específicos y no son orden de Dios para nosotros.

Podemos realizar por breve tiempo, pero siempre con mucha cautela, pues ayunar de alimento y agua por mucho tiempo puede generar la muerte o secuelas graves.

6) Ayune como Jesús enseñó

Jesús dedicó una clase sobre ayuno a sus discípulos. Desafortunadamente, a causa de la naturaleza humana, en la época de Jesús (y también en la nuestra, ciertamente) la gente ayunaba para parecer espiritual y recibir aplausos de los demás.

Por lo tanto, Jesús instruyó: « Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. (Mateo 6. 17 y 18).

Esta orientación de Jesús se centra en el propósito de nuestro ayuno. El propósito debe ser agradar a Dios, conectarse con Él y no mostrarse a los demás para ser aplaudidos. El ayuno es algo personal entre nosotros y Dios.

Esta es la manera correcta de ayunar. Observa que Jesús no pasó tiempo explicando sobre ayuno de alimentos, ayuno parcial, ayuno de otros ítems. Él se enfocó en el propósito, que es lo más importante.

7) ¿Cómo ayunar, por cuánto tiempo, qué tipo de ayuno hacer?

Generalmente cuando alguien quiere ayunar queda medio perdido sobre cómo hacerlo en la práctica. Quiero dar algunos consejos prácticos importantes para empezar a ayunar cuanto antes:

  • Elegir entre la comida rápida parcial, o completo de alimentos u otros itens. Ore a Dios diciéndole de lo que usted se privará y cuánto tiempo quiere hacer, qué propósitos, etc. No hay ninguna regla específica de tiempo en la Biblia. Allí tenemos ayunos de 24 horas, de varios días, y hasta de meses y años. Lo que vale es lo que usted coordine con Dios en oración. Lo que coordine cumpla. Si elige ayunar de otra cosa que no sea alimentos, vale la misma regla, combine con el Señor y cumpla.
  • Comience lentamente. Muchas personas salen arreglando con Dios que van a ayunar parcialmente de determinado alimento por un año, por ejemplo, y acaban no cumpliendo. Sea cauteloso. Mejor hacer algo más simple y que cumpla, que algo que no va a cumplir. No sea precipitado.
  • En el día que vaya a ayunar tenga una postura más enfocada en Dios. El ayuno no es una simple abstinencia. Es una abstinencia conectada con objetivos espirituales. Por eso, el día en que ayune, programe momentos de oración, de reflexión, para pensar en los objetivos espirituales que ha buscado y conectarse con Dios de forma especial, así su ayuno será más provechoso.
  • En función del tipo de ayuno, informe a la gente de su casa lo que está haciendo. Esto no va en contra de la orientación de Jesús. Es sólo para que haya cierto respeto y colaboración en su práctica dentro de su hogar. Muchos pelean con los familiares cuando están ayunando porque los familiares no entienden aquella abstinencia repentina y se preocupan, haciendo preguntas, lo que irrita a quien está ayunando. Mejor que por lo menos la familia sepa si le parece conveniente.

EJEMPLO DE HOMBRES Y MUJERES QUE AYUNARON EN LA BIBLIA.

Moisés ayunó 40 días 2 veces cuando subió al monte Sinaí. Daniel 21 días. Jesús 40 días. Brevemente presentamos solo 4 casos variados que están en la Biblia, donde el ayuno cumplió su propósito de forma poderosa.

El ayuno del Señor Jesús

Después de que el Señor Jesús se bautizó y antes de empezar su ministerio fue al desierto y ayunó 40 días. la Biblia dice: “Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales tuvo hambre” (Luc.4:1-2) En el ayuno que realizó el Señor el diablo lo tentó tres veces, pero Jesús le venció con la palabra. 

 

La Biblia dice: “Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentaras al Señor tu Dios. Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo”. (Luc.4:12-13) A partir de aquí; el Señor Jesucristo empezó un ministerio poderoso de la predicación del reino, con sanidades, liberación, y grandes milagros que nos relatan los evangelios.

 

B).-El ayuno de la Reina Ester. La Reina Ester se dio cuenta que Amán había conspirado en contra del pueblo judío porque los odiaba. Amán le había sacado al rey Asuero un edicto irrevocable para matar a todos los judíos. Entonces la Reina Ester convoco a tres días de ayuno.

La Biblia dice: “Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis nada en tres días, noche y día: yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca. Entonces Mardoqueo fue, e hizo conforme a todo lo que le mandó Ester” (Ester 4:16-17) Y Dios les dio la victoria, Esto trajo una liberación impresionante para el pueblo judío, Amán fue colgado y todos los enemigos de Israel destruidos.

 

C.  El ayuno de Nehemías. Cuando Nehemías escucha en Babilonia que los muros de Jerusalén están en ruinas, se lamenta, ayuna y ora. La Biblia dice: “Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego. Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos”(Neh.1:3-4). Si usted lee el libro de Nehemías se dará cuenta que Dios lo bendijo y restauró las puertas y los muros de Jerusalén, y también instituyo de nuevo el servicio en el templo del Señor.

 

D.  El ayuno de la ciudad de Nínive. Dios había decretado juicio sobre la ciudad de Nínive a través del profeta Jonás. Y mandó Dios a Jonás a decir a la ciudad a que se arrepintiera. La Biblia dice. “Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida. Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. (Jonás 3:4-5)

 

Y no solo esto, sino que cuando el rey lo supo la Biblia dice“Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. E hizo proclamar y anunciar a Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua” (Jonás 3:6-7)

 

Y la respuesta de Dios a su arrepentimiento fue: “Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo”. (Jonás 3:10) 

 

4.- ¿QUE SIGNIFICA CILICIO Y CENIZA? En los puntos anteriores sobre salen que cuando ayunaban se vestían de cilicio y ceniza. ¿Qué era esto?

 

1.- El cilicio: Era ropa toscamente tejida y de tela oscura, generalmente de pelo de cabra o de camello. Era una vestidura áspera que se ponían los que estaban de duelo o en una actitud de arrepentimiento por causa del pecado. Era totalmente incomoda, picaba el cuerpo y representaba una humillación llevarla.

2.- La ceniza: Sabemos que las cenizas son los residuos de las cosas quemadas que ya no sirven para nada. En términos simbólicos las cenizas representan: 

  • La vanidad, “De ceniza se alimenta; su corazón engañado le desvía, para que no libre su alma..” (Isa.44:20a)
  • La asquerosidad, El me derribó en el lodo, Y soy semejante al polvo y la ceniza”. (Job.30:19)
  • La desgracia, “Por lo cual yo como ceniza a manera de pan, Y mi bebida mezclo con lágrimas (Sal.102:9)
  • La humillación ante Dios, “Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job.42:6)
  • El arrepentimiento “Y volví mi rostro a Dios en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza”. (Dan.9:3)

Sentarse sobre ceniza era decirle a Dios polvo soy y no sirvo para nada. Nosotros ya no usamos en nuestros días el cilicio y la ceniza pero tenían un significado profundo en el arrepentimiento y Dios lo tomo muy en serio. Pero esto; no nos exime de no humillar nuestro corazón hasta lo sumo. En nosotros también hay vanidad y asquerosidad.

 

Cuando ayunes arrepiéntete de corazón y confiésale todos tus pecados a Dios.

 

 DIFERENTES TIPOS DE AYUNO

Existen varios tipos de ayunos y de diferentes días, 1, 3, 7, 14, 21 o 40 días. Con propósitos variados como los hemos visto. Además; algunos se proponen con agua y otros sin agua.

 

A).- Un día de ayuno total.

El ayuno bíblico de un día comienza de las seis de la tarde y se levanta a las seis de la tarde del día siguiente. Y es un ayuno total sin agua. Era un tiempo de humillación y reflexión que Dios demandaba a su pueblo.

 

B).- Ayunos parciales o medios ayunos. Estos no son completos porque se abstiene de solo un alimento, normalmente se presentan desde la seis de la tarde y se levantan a las tres de la tarde del día siguiente. Algunos ayunan el desayuno, otros la comida o la cena.

 

C).- Ayunos congregacionales.- Estos son ayunos convocados con algún propósito a la congregación. Se reúnen en la iglesia o en algún lugar apartado para este fin. Aquí; hay arrepentimiento, clamor e intercesión profunda en unidad, Se clama por situaciones dificiles de la iglesia, liberacion de opresion, crecimiento, avivamiento, derramamiento del E.S etc.

 

D).- Y cuando ayunes. Cuando ayunes y te sientas fortalecido (a), cuida que tu ego no se llene de vanagloria sintiéndote súper espiritual. Muchos han permitido que el diablo los engañe volviéndose rebeldes, no se quieren sujetar y menosprecian hasta sus pastores. El Señor te ha llamado para ser un siervo humilde de corazón.

 

6.- ¿CUANDO HAY QUE AYUNAR?

  1. Cuando haya una necesidad apremiante.
  2. Cuando sientas frialdad espiritual,
  3. Cuando nuestra vida esté en peligro.
  4. Para crecer espiritualmente.
  5. Cuando haya que ministrar la palabra.
  6. Cuando necesitemos un milagro de Dios.
  7. Cuando oremos por un endemoniado.
  8. Cuando alguna atadura no te deje avanzar,   Etc.

 

Por ejemplo: En el evangelio de Marcos 9:14-29 nos muestra que los discípulos no pudieron echar fuera un demonio de un niño epiléptico. Cristo apareció, reprendió al demonio y el niño quedó sano.

 

La Biblia dice que: “Cuando él entro en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera? Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno”

 

¿Recuerdas cuando hablamos de que los discípulos no ayunaban?