Ejército de salvación: Alegrías y penurias de sus cadetes

Tomado de www.cristianos.com

Optimized-salvation_armyEn la época navideña es muy común ver a miembros del Ejército de salvación recaudando fondos a la entrada de los centros comerciales. Aunque esta es una organización muy respetada, reconocida por su caridad cristiana quizá muchos se preguntan, ¿qué hacen? ¿cuál es el alcance de su ministerio? ¿cómo funcionan? ¿se reúnen como iglesia?

Para responder a interrogantes como estas, la BBC produjo un documental, que saldrá al aire esta semana, donde se explora lo que significa estar en el Ejército de Salvación y en el cual se describen las alegrías y penurias de los cadetes a medida que trabajan para convertirse en oficiales en el Ejército de Salvación.

El documental sigue a varios cadetes, en su recorrido, lo que permite conocer historias de vocación personal, la transformación y el deseo de vivir prácticamente los mandamientos de Jesús. Con el fin de obtener el título de oficial, los miembros deben renunciar a sus puestos de trabajo, inscribirse en dos años de formación, vivir en una vivienda asignada en la escuela y trabajar a tiempo completo para el Ejército por una remuneración anual de alrededor de $10,000 (usa).

Los oficiales en formación deben firmar una declaración en la que prometen “cuidar de los pobres, alimentar al hambriento, vestir al desnudo, amar al que no es amado, y hacerse amigo de los que no tienen amigos”. Es un momento clave en su formación, ya que significa su compromiso de mantener los valores del Ejército de Salvación y hacer de la salvación de las almas su motivación principal. A los cadetes se les dice también  en la hora y treinta, resumir el corazón del mensaje del Ejército de Salvación .

Más allá de la estructura de los uniformes y el ejército, vemos cadetes charlando con los barrenderos que hemos llegado a conocer por su nombre, hacerse amigo de las personas sin hogar y pasar el tiempo en los burdeles, llevando compasión y un oído atento a las mujeres en la industria del sexo .

El mandato de Jesús de cuidar de los necesitados se vive por la gente de fe que están respondiendo y motivados por una vocación dada por Dios. “Sólo quiero que la gente conozca a Jesús, que tengan la oportunidad de conocer a este Jesús que yo amo”, dice un cadete.

El documental no pinta un panorama completo brillante o perfecto de la vida como un salvacionista. A medida que se escudriña la vida de las familias y personas que han tomado la decisión de cambiar de vida para entrenar en William Booth College, se descubren los sacrificios que hacen. Por ejemplo, el recluta Darren ha dejado una exitosa carrera como panadero para dedicarse a su vocación. Por otro lado, Cathy y Luke Johnson se trasladaron a William Booth con sus dos hijos pequeños hace un año para comenzar el curso.

Los problemas profundos con los que luchan los cadetes son sensiblemente desenterrados, a saber, la reconciliación entre la fe y la duda. Cada persona entrevistada admite experimentar períodos de cuestionamiento e incredulidad, pero la conclusión se hace que la duda es, de hecho, un elemento esencial de una fe auténticamente verdadera. “Algunas personas dicen que la duda es lo contrario de la fe, no lo es. La duda es parte de la fe . Eso es honesto”, dice el capitán Steve Dutfield, tutor del curso en William Booth.

Malcolm Marton, director del Programa de Formación coincide en que “Las personas con dudas son personas que están abiertas a explorar y entender para ampliar su comprensión”.

El programa ofrece una nueva perspectiva de una organización, conocida tanto por sus bandas de música como por su caridad cristiana, y revela las personas detrás de la misión, que hacen grandes sacrificios para ver al perdido llegando a conocer y amar a Dios.

El documental “God’s Cadetes: Joining the Salvation Army” se transmitirá hoy por BBC Four, a las 9:00 p.m.

Tomado de www.cristianos.com