Dios y la Psicología ¿Que dice la Biblia?

¿Existe alguna relación entre Dios y la psicología? Según estudios realizados en 2006, y que fueron publicados en la revista Sociology of Religion (Gross & Simmons, 2009), la psicología es la disciplina académica con más profesores ateos y/o agnósticos. Aunque estos datos no generan sorpresa alguna, si tienden a ser mal interpretados dentro de la comunidad cristiana, generando rechazo o desestimación de parte de sus miembros hacia esta ciencia. Pensar que Dios y la psicología no tienen relación, nos llevará a estudiar lo que la Biblia dice al respecto.

“Examinadlo todo; retened lo bueno” 1ª Tesalonicenses 5:21 (RV60).

¿Qué es la psicología?

Bien es sabido, que el término psicología deriva etimológicamente del griego psique (alma o actividad mental), y logia (estudio). Por eso, la American Psycological Association (APA), define a la psicología como el estudio de la mente y el comportamiento (Brazier, 2021), permitiéndonos desarrollar una idea más clara del objeto de esta disciplina que es estudiar el comportamiento y la actividad mental, recopilando hechos sobre la conducta y experiencia humana, organizándolos de forma sistemática y elaborando teorías para su comprensión.

Las emociones, las motivaciones, las creencias, los pensamientos, las actitudes, el entorno y todo aquello que pueda influir en el comportamiento humano, es la razón principal de estudio por parte de la psicología. Al pensar en esto, nos debemos preguntar ¿Acaso Dios no hace lo mismo? ¿No estudia Dios los pensamientos e intenciones de los hombres?

“…porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos”. 1ª Crónicas 28:9

“Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu,…” Romanos 8:27

“…y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón…” Apocalipsis 2:23

Dios conoce la mente humana

La omnisciencia es definida como “el estado de tener un conocimiento total, la cualidad de saberlo todo”. Por ello, ser omnisciente es uno de los más grandes atributos de Dios. 1ª Juan 3:20 dice que Dios “sabe todas las cosas”. El salmista decía lo siguiente en relación a la omnisciencia de Dios:

“Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda”. Salmos 139:1-4

Por ser omnisciente, Dios escudriña y conoce nuestros pensamientos. Es decir, para él no hay nada oculto. Por tal razón, Dios conoce nuestras motivaciones, convicciones, creencias, actitudes, sentimientos, emociones y todo aquello que puede influir en nuestro comportamiento.

Aunque Dios conoce nuestra conducta antes de ser manifiesta, nosotros no la conocemos. Por ello, Dios prueba nuestro corazón (mente), a fin de que salga a la luz lo que allí se encuentra y poder ver aquellas motivaciones incorrectas, pensamientos distorsionados, convicciones erradas, creencias y actitudes negativas que nos están afectando y así realizar los cambios y/o correcciones que nuestras vidas necesitan para agradar a Dios y vivir mejor.

Lee también  Me hizo Llorar...Todo lo que un Padre puede Hacer por un Hijo

“Yo Jehová, que escudriño la mente que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras” Jeremías 17:10

Teorías científicas que explican el comportamiento

Entre las principales se encuentran:

Las teorías conductistas. Sus principales precursores son J.B Watson, I. Pavlov y B.F Skinner. Estas se centran en aquellos aspectos (estímulos) externos al ser humano que influyen en su conducta (respuesta).

Las teorías psicoanalíticas. Su principal representante es Sigmund Freud. Esta teoría explica que el comportamiento patológico del ser humano, se debe a conflictos no resueltos en etapas anteriores.

Las teorías humanistas. Sus principales representantes son W. James, G. Allport, A. Maslow y C. Rogers. Estas teorías se centran el hombre desde un punto de vista más positivo y menos patológico, afirmando que el ser humano es motivado por el crecimiento personal y la autorrealización, así como por su propósito de vida y libertad para tomar decisiones.

Las teorías cognitivas. Estas teorías se basan en como el ser humano construye sus ideas, creencias, percepciones, paradigmas, convicciones, y como estas influyen en su conducta.

Aunque estas teorías presentan pruebas científicas que explican la conducta del hombre, Dios quien es el Creador del hombre, también presenta cual es la razón por la cual el ser humano actúa como la hace.

Lee también  Que la espera no apague tu fe

“El hombre del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca” Lucas 6:45

En la Biblia, la palabra corazón vino a significar toda la actividad mental y moral del hombre, incluyendo tanto sus elementos racionales como emocionales (Vine, 2007). Esto quiere decir que dependiendo de la condición en la cual se encuentra el corazón (mente) del ser humano, de la misma manera serán sus pensamientos, intenciones, palabras y acciones.

“Cuida tu mente más que nada en el mundo, porque ella es fuente de vida” Proverbios 4:23(DHH)

Dios revela lo que hay en la mente

Al leer la biblia notamos que Dios es quien prueba el corazón del ser humano, a fin de que salga a relucir cuáles son sus pensamientos, intenciones y reacciones ante cada circunstancia.

Israel en el desierto

Después de haber salido de Egipto, Dios condujo al pueblo de Israel a través del desierto durante 40 años. Deuteronomio 8:2, dice la verdadera razón por la cual Dios llevó a su pueblo por ese camino al referir que lo hizo “para probarte, para saber lo que había en tu corazón”. Fue el desierto, lo que sacó a la luz lo que había en el corazón de los israelitas, para que así ellos mismos se diesen cuenta de lo que debían cambiar y corregir posteriormente.

Job en la calamidad

Sin duda alguna es mucho más fácil ser agradecido y fiel al Señor en la abundancia y prosperidad, que en la escasez y calamidad. El diablo mismo sabía eso, al preguntar a Dios “¿Y acaso Job te honra sin recibir nada a cambio?” (Job 1:9 NVI). Por ello, Dios quería probar que Job no le servía a él por los beneficios y riquezas que poseía, sino por amor y fidelidad incondicional.

Lee también  Estrellas de la Copa Mundial que también brillan para Dios

El Rey Ezequías con los mensajeros de Babilonia

Después de haber sido sanado de una enfermedad de muerte (2ª Reyes20:1-11), Ezequías recibió la visita de mensajeros enviados por el rey de Babilonia. 2ª Crónicas 32:31 dice que estos mensajeros vinieron para saber del prodigio que había ocurrido en la nación. Sin embargo, Ezequías en vez de hablar de la grandeza y maravillas del Altísimo, comenzó a mostrarles todos los tesoros de su casa. Fue el milagro que Dios hizo en Ezequías y su bendición, lo que sacó a flote lo que había en su corazón, “…Dios lo dejó, para probarle, para hacer conocer lo que había en su corazón” 2ªCrónicas 32:31.

Pedro en el Getsemaní

La noche antes de morir, Jesús dijo a sus discípulos que todos se iban a perder la fe en él y lo iban a abandonar (Marcos 14:27). Sin embargo, Pedro al oír estas palabras dijo que él nunca haría tal cosa (Marcos 14:29), incluso llegó a afirmar que estaba dispuesto a ir a la muerte con Jesús (Lucas 22:33). Pero el Señor que conoce el corazón del hombre y sus intenciones (Juan 2:24-25), le dijo a Pedro que esa noche le iba a negar tres veces (Marcos 14:30). Pedro estaba muy confiado en lo que él creía que iba hacer, pero fue la prueba que necesitaba pasar para que saliera a relucir lo que había en su corazón. Aunque su fe fue probada al ser sacudida como a trigo (Lucas 22:31), era necesario para que Pedro hiciese cambios en su vida y poder ser el hombre que el Señor quería que fuera.

Lee también  ¿Podrá un garabato ayudarte a organizar tu vida?

 

La Biblia y el comportamiento humano

La Palabra de Dios se encuentra compilada en la Biblia. Aunque es la palabra escrita, esa Palabra tiene poder en sí misma y a través de la historia ha regenerado la vida de millones de hombres y mujeres.

“La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo” Salmos 19:7

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” Hebreos 4:12

Sabemos que el hombre es pecador y que “el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud” (Génesis 8:21). Aunque la psicología desde el punto de vista científico ha buscado dar respuesta al comportamiento del hombre para poder modificarlo, solo Dios por medio de Su Palabra puede enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia al hombre, a fin de que este sea perfecto, y este plenamente preparado para toda buena obra (2ª Timoteo 4:16-17).

Definitivamente Dios es el mejor psicólogo.

Lee también  Apoyate en Dios, no en los hombres

Referencias:

-Gross, N., & Simmons, S. (2009). Sociology of Religion, Volume 70, Issue 2, SUMMER 2009, Pages 101–129. https://doi.org/10.1093/socrel/srp026

-Brazier, Y. (2021). ¿Qué es la psicología y en qué consiste?. Medical News Today.

-Vine, W. (2007). Diccionario Expositivo de palabras del Antiguo y Nuevo Testamento Exhaustivo. Editorial: Grupo Nelson. Nashville, TN.

 


Alexander Guerrero es especialista en Consejería Bíblica con Diplomado en Técnicas de Modificación de la Conducta. Se convirtió al Señor en el año 1995, y desde entonces ha servido en diferentes ministerios, como Pastor, Conferecista, Desarrollo Ministerial, Coordinador de Sistemas Celulares y Grupos pequeños, entre otros. En la actualidad se encuentra sirviendo junto a su esposa y tres hijas en la Iglesia Restauración de la Familia en Maracay, Venezuela.

Deja un comentario