Inicio Reflexiones Cristianas Dios te hizo su hijo y desea que tengas una vida diferente

Dios te hizo su hijo y desea que tengas una vida diferente

miércoles 27 de febrero de 2013 – 01:11 p.m. 403

“De tal palo, tal astilla”

Algunos utilizan esta frase tan popular con mucha satisfacción al sentirse parecidos a sus padres, aunque para otros podría llegar hasta ser un insulto.




Lamentablemente hay muchos hijos en nuestros días que sufren por el triste ejemplo que reciben de sus padres. Si bien heredamos varios rasgos y caracteres de nuestros antecesores, ¿crees que estás destinado a seguir el mismo camino?

Un ejemplo muy bueno para responder la incógnita está en la vida de Josías, quién llegó a ser rey de Jerusalén a los 8 años y su padre Amón fue un rey muy malo. Al igual que de su abuelo Manasés, el pueblo tenía muy malas expectativas de Josías pues pensaban que sería igual o peor rey que su padre y abuelo. Como podemos observar lo normal era que él estuviera preparado para gobernar mal, pues sus antepasados también eran así y ese fue el ejemplo que recibió de ellos,  sin embargo, él decidió seguir los caminos y las leyes de su Padre Celestial.







“E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, y anduvo en todo el camino de David su padre, sin apartarse a derecha ni a izquierda.” 2 Reyes 22:2

Probablemente tus padres hayan cometido errores, o quizás dentro de tu árbol genealógico existan varios ejemplos de fracasos, ya sea matrimoniales, en lo profesional o hasta algunos siendo dominados por sus vicios. Tú no tienes por qué sentir que estas destinado al mismo futuro, Dios te hizo su hijo y desea que tengas una vida diferente, nueva, plena y llena de victorias.

Desde ahora que las personas que te observen puedan ver la diferencia en ti.

Estas destinado a ser un hijo triunfador pues tu Padre Celestial es el mejor ejemplo y tú,  su mejor descendencia.

“Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones.” Deuteronomio 7:9

No tienes porque repetir los errores, comienza tú con la nueva generación de vencedores.

Por: Telma Céspedes