Inicio Reflexiones Cristianas Dios permite que soñemos... aún puedes soñar

Dios permite que soñemos… aún puedes soñar

miércoles 29 de enero de 2014 – 06:08 p.m. 27

Aún puedes soñar

Algo que lamento haber visto es que muchas personas han perdido la perspectiva sus sueños. Preguntando a alguien cercano a mí, y de avanzada edad, pude percibir que tal vez la mayoría de las personas adultas han perdido sus sueños porque creen que ya no existe más esperanza y se quedan a esperar su muerte. Han abandonado aquello por lo que luchaban, posiblemente algunos alcanzaron su meta hasta cierto punto y se quedaron ahí.




Algunos jóvenes con los que puedo conversar  tienen sueños pero no tienen ningún ánimo de realizarlos porque no tienen el apoyo de otros, porque no creen ser capaces de hacerlo, porque el temor y la inseguridad los están deteniendo.




Creo que no me equivoco al decir que todos en alguna ocasión hemos soñado con algo grande, que nadie escapa a esos 5 minutos en los que imaginamos todo lo que podemos alcanzar. Pienso que Dios permite que soñemos, para que nunca nos conformemos con nuestra situación actual y no nos resignemos a ver solamente con nuestros ojos físicos, sino que perseveremos hasta ver las grandes cosas que podemos lograr; pues así como nuestra mente, entendimiento y fortaleza son nuevos cada día, nuestros sueños también son renovados para no ser presas de la rutina y el conformismo, si no que comencemos a creer verdaderamente que sólo nosotros nos ponemos los limites.




Si algo no te resultó aún, no tienes porque darte por vencido(a), hay quienes dicen que se excusan tras la frase “por algo suceden las cosas”. Debes dejar de ser conformista y no permitir que tus sueños se desvanezcan.

“Prosperarás en todo lo que decidas hacer  y la luz brillará delante de ti en el camino.” Job 22:28

Si estás anhelando lograr algo, comienza dando de tu parte, empieza por hacer algo para lograrlo, da lo mejor de ti. Dios puso sueños en ti, comienza a trabajar para hacerlos reales, no importa tu edad, tu oficio, no existen límites para lograr lo que deseas.

Por: Telma Céspedes S.