Home » Reflexiones Cristianas » ¿Cuánto valorizas tu vida?

¿Cuánto valorizas tu vida?

Tomado de www.ministros.org

Ed 336xC-Optimized-imagesMuchos de nosotros lamentablemente nos hemos habituado a restar en vez de sumar. Y en vez de contar las bendiciones que recibimos día a día, nos pasamos lamentándonos de las cosas negativas que nos ocurren o de aquello que aún no hemos logrado. ¿Por qué será que resulta tan fácil quejarnos y tan difícil expresar nuestro contentamiento por aquellas cosas que damos por sentado sin reconocer que provienen de la mano de nuestro Creador?

Por esta razón me impactó mucho la historia del pastor Ed Dobson, un pastor de 64 años de edad, de Grand Rapids, Michigan. Dobson fue diagnosticado hace más de una década con esclerosis lateral amiotrófica (ALS, conocida también como “enfermedad de Lou Gehrig”). Esta es una enfermedad incurable progresiva de las células nerviosas motoras del cerebro y la médula espinal que provoca una degeneración muscular.  Llegar al diagnóstico no fue fácil, y cuando ya no había duda, le dieron de dos a cinco años de vida. Pero su reacción fue: “Esto no termina, hasta que se acaba.” Si en aquel momento (hace 13 años) hubiese renunciado a su vida, se habría perdido la dicha de ver a su hija desfilar hacia el altar, tampoco habría conocido a sus nietos y su historia se habría ido sin contar. Pero él no se dio por vencido. En lugar de ello, él eligió compartir su historia para inspirar a otros.

Por esta razón, desde el 2011 Dobson ha estado trabajando en una serie de vídeos de diez minutos que forman “La historia de Ed”, la cual ha estado compartiéndose ampliamente en línea – porque como él plantea: “todo el mundo puede utilizarla como un recordatorio de que la vida es algo por lo cual vale la pena luchar. ”No esperaba otra Navidad , y ahora he tenido diez”, dice Dobson. “Y cuanto más tengo más quiero. Tengo mi vida para compartir, mi propia historia para compartir. Un día se acabará, pero no es acerca de cuánto tiempo me queda, sino  de cómo invierto el tiempo que tengo”.

La vida de Ed, al igual que la de mi querido amigo pastor y columnista de esta página, Rev. Eliezer Torres, nos animan a tomar la vida como lo que es: un hermoso regalo de Dios. Regalo que debemos atesorar dejando a nuestro paso  un legado que ayude a otros a encontrar sentido en ella y a convertirse en embajadores de paz y amor.

Tomado de www.ministros.org