Home » Reflexiones Cristianas » Consideraciones matrimoniales

Consideraciones matrimoniales

marriage 2En 1 Corintios 7.25-40 – El apóstol Pablo nos enseña a no engañarnos pensando que el matrimonio ha sido establecido para solucionar nuestros problemas.

Es muy posible que el apóstol Pablo, al escribir esta carta, comprendiera como inminente la persecución que el Imperio Romano daría contra los cristianos. Y dio estos consejos prácticos porque al estar solteros sufriríamos menos y tendríamos mayor libertad para dar nuestra vida en favor de la causa de Cristo, incluso hasta el punto de no temer a la muerte por él. Así que nosotros los creyentes debemos sacar el mayor provecho posible de nuestro tiempo antes de la venida de Cristo. ¡Nuestra vida es corta!

Por otro lado, muchos de nosotros pensamos equivocadamente, que el matrimonio arreglará todos los problemas. Mas no es así. Fijémonos en cuatro cosas que el matrimonio no resolverá:

(1) La soledad,

(2) La tentación sexual,

(3) La satisfacción de las necesidades mas íntimas,

(4) La eliminación de las dificultades de la vida.

Ninguno de estos problemas mencionados quedará completamente arreglado por el matrimonio. Aun siendo este algo maravilloso, el matrimonio no resulve los conflictos y problemas. Muchos de nosotros vivimos muy presionados con la idea de que debemos casarnos. Creemos de que solo vamos a ser completos si tenemos a nuestro lado al cónyuge. Mas Pablo enfatiza una gran ventaja en cuanto a estar solos: “Tendremos un mayor potencial de concentración en Cristo y su obra”. Si estamos solteros, usemos esa oportunidad especial para servir a Cristo con todo nuestro corazón.

¿Estamos confiados en nuestro Señor Jesucristo o hemos puesto nuestra confianza y seguridad en un ser humano como nosotros a quien amamos? ¿Podemos vivir solos con Cristo?

ORACIÓN Señor, no dejes que se apoye mi ser en alguien diferente a ti. Solo tú eres mi todo. Tú instituiste el matrimonio, no para que sea una vía de escape o solución a nuestros problemas, sino para que a través de él, tú seas glorificado.

Por: Jorge Canales, Perú

Etiquetas: