Inicio Reflexiones Cristianas Con amor eterno te he amado

Con amor eterno te he amado

Al describir lo que significa con amor eterno te he amado, entenderás la gran dedicación de Dios por la humanidad. Él nos ha creado con una bondad amorosa que nunca se agotará o se secará. No ha habido un tiempo, ni lo habrá en toda la eternidad en el que Dios no ame su creación. Nunca hemos dejados de ser amados por Dios. Todo lo que Dios hace es motivado por su eterno amor por las personas, un amor que es perpetuo, interminable y eterno.

Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

Jeremías 31:3

Con amor eterno te he amado

El eterno amor de nuestro Dios siempre ha estado allí y siempre estará por la eternidad. No hay nada que podamos hacer para que Dios nos ame más o menos de lo que Él nos ama. Ya que su gran amor por la humanidad, no es porque cada quien lo merezca o por lo que hacen. Por su gran misericordia y complejo amor, que no hay nada que podamos hacer para que Dios nos ame menos de lo que ya nos ama. Es difícil para nosotros ser capaces de comprender este tipo de amor incondicional y aceptación.

En la biblia en el libro del Apóstol Pablo en Efesios, Pablo oró para que entendidos y establecidos en el amor, tengamos poder para comprender lo amplio, largo, alto y profundo que es el amor de Dios. Y conocer este amor que sobrepasa el conocimiento para que todos sean llenos a la medida de toda la abundancia de Dios. Podemos saber que Dios nos ama todo nuestro ser por entero, pero Él desea que este amor sea discernido por nosotros.  Y su amor es revelado a nuestra vida para que impregne cada tejido de nuestro ser. El amor está destinado a ser experimentado, no sólo intelectualmente, sino también a sentirse tangiblemente el amor de Dios. Quien no ha experimentado la misericordia y amor de Dios, está destinado a llevar una vida muy triste y vacía.

Un gran amor

Un gran abrazo de alguien que nos interesa se siente bien, una palabra amable o una mirada cariñosa se siente muy bien. Aunque nuestra vía a Dios es a través de la fe, debemos creer que hay una recompensa para aquellos que lo buscan diligentemente.Nuestra recompensa es la revelación del amor eterno de nuestro Dios por nosotros.

El corazón de Dios se entristece, debido  a la rebelión y pecado, pero aun así no deja de amar a la humanidad. Dios por su gran amor y misericordia perdona las iniquidades de las personas y estas vuelvan su corazón y correspondan al amor de Dios.

La intención de Dios nunca ha sido castigar a la humanidad, sino redimirlos del pecado. Por lo que nuestro Dios cada día renueva su misericordia por nosotros y nos dice a cada uno que con amor eterno te he amado.

Por eso mi corazón anhela que conozcas y disfrutes de los privilegios del amor eterno de nuestro Dios por la humanidad. Y su misericordia es nueva cada día. Aunque alguno falle a Dios por nuestras propias luchas con el pecado, Dios sigue amándonos y nos dice a cada uno que con eterno amor te he amado. Porque Dios perdona nuestra iniquidad y no se acordara de nuestros pecados. Por su eterno e inmerecido amor.

Una experiencia personal

Ve a Dios, Él nos ama profundamente y para siempre, Dios es inevitablemente amoroso. La mayoría de las personas hemos experimentado este tipo de amor y bondad en la vida de parte de Dios.

No importa en qué situación te puedas encontrar, porque Dios ahora te dice con amor eterno te he amado. Dios es capaz de guardarte, ayudarte y protegerte en cualquier circunstancia. No importa qué tipo de situación espiritual está amenazando consumirte,  Dios puede trasformar cualquiera que sea. Algunos pueden estar siendo amenazados por la bancarrota o algún otro tipo de peligro financiero.

Otros pueden sentirse como si estuvieran siendo comidos vivos por el pecado que atacan a su alma. Sea cual sea el caso, el mismo Dios está ahora mismo con nosotros.  Sino conoces a alguien que ha sido liberado de lo que tú estás enfrentando, Dios tiene algo especial para ti. Y te dice con amor eterno te he amado.

El eterno amor de Dios sobrepasa todo entendimiento

Usted puede estar pensando a sí mismo que usted no es inocente y merece lo que le está aconteciendo. Y se preguntara, será que Dios realmente me entregará?  Si esto es lo que estás pensando, estás subestimando el gran poder de Dios. El sacrificio que hizo en la cruz del Calvario cuando derramo su preciosa sangre por el perdón de nuestros pecados.

Incluso si tu conciencia te acusa por consecuencias de tu propio pecado, no importa. Nuestro poderoso Dios es capaz de perdonarte y rescatarte. No estoy diciendo, sin embargo, que su liberación será inmediata y que la situación desaparecerá instantáneamente. Aunque aún te sientas oprimido y tal vez ahí es donde estás ahora mismo. Aunque sus problemas han sido silenciados, usted todavía puede ver las secuelas amenazantes, si así es como te sientes. Dios está contigo y simplemente está probando tu fe. Quiere ver si tu fe es tan fuerte en la presencia de sus enemigos como en la ausencia de ellos.  Y al pasar la prueba, tendrá un nuevo testimonio y podrá demostrar el eterno amor que Dios te ha prometido.

En quien has puesto tu confianza…?

Confiemos nuestras vidas y nuestras almas a Dios, amemos a nuestro Dios y a nuestro prójimo. Aunque no podemos confiar plenamente en los hombres quienes nos rodean y servimos fielmente.  Si podemos en todos los casos, estar seguros del favor y consuelo de Dios.  Porque el mismo Dios te ha dicho que con amor eterno te he amado.

En algún motivo han disfrutado del amor de Dios en su vida, hasta quienes llevan su vida aislada a la voluntad de Dios. Al menos en algún momento pueden reconocer el amor de Dios. Y Están los que no saben lo que se siente, ni siquiera si confiar en Dios o no. Anhelando un amor que no pueden lograr encontrar. Hay solo uno que puede cumplir perfectamente con ese amor eterno y esa Persona es Jesús. 

Dios nos ama profundamente, para siempre y Él nos dice qué hacer cuando estamos en situación de preocupación y sufriendo. Esa es una demostración de su eterno amor por nosotros. Él no quiere que suframos; Por lo tanto, Él nos da direcciona. Descansas real y totalmente en Dios, puedes entregar tu corazón a Él, puedes finalmente aprender a confiar en Dios?  Te garantizo que puedes.

No existe lugar donde no este el amor de Dios, es imposible evadir el favor de Dios en tu vida. Amor que para algunos aun es incomprensible, por lo que no le es fácil disfrutar con plenitud y gozo. Alabado sea el que es capaz de hacer más de lo que podemos pedir o incluso imaginar. Ese que con amor eterno te ha amado, hasta siempre y por siempre en la eternidad.

A veces somos tan duros con nosotros mismos, creamos toda clase de barreras que lo único que hacen es obstaculizar nuestra relación personal con Dios.

Nos constituimos jueces de nosotros mismos y nos juzgamos de una manera tan severa que lo único que provoca en nosotros es frustración de ver que no somos tan buenos como quisiéramos serlo.

Y es que aunque muchas veces queramos aparentar delante de la gente lo buenos, espirituales y casi perfectos que somos, la realidad es que somos personas normales, comunes, con batallas diarias, con áreas en nuestra vida que aun no hemos podido superar, humanos en busca de la perfección pero al fin imperfectos.




A veces nos meten tanto en la cabeza que tenemos que ser súper perfectos que al no lograrlo nos desanimamos de intentarlo y decidimos alejarnos de Dios, por la vergüenza de no ser como quisiéramos ser o por el sentimiento de no cumplirle como quisiéramos cumplirle.

No sé tú, pero en otros tiempos habían momentos en los que me sentía indigno de ser hijo de Dios, había en mi cabeza tantas ideas y pensamientos de ser perfecto que al no lograrlo me frustraba y en ocasiones estuve a punto de rendirme y alejarme de Dios.

El enemigo es muy astuto, nos hace creer que no somos tan buenos y que Dios no se merece a alguien como nosotros, nos baña de vergüenza y nos tira dardos de fuego, pensamientos negativos que nos predican que somos incapaces de cambiar y que no tenemos remedio.

A veces me daba vergüenza hasta levantar mi rostro hacia el cielo, porque decía: “¿Con que cara me presento delante de Dios después de fallarle?”, trataba de esconderme, como lo hizo Adán, o como lo hizo Eva, tratando de esconder su desnudes, sin percatarme que Dios me conoce aun cuando trate de esconderme y de fingir lo que en realidad no soy.

Y es que muchas veces vivimos con la idea persistente en nuestra mente de impresionar a Dios, de mostrarle lo bueno que somos y al fallar nos auto juzgamos de la manera más cruel que nos auto expulsamos de su familia y nos exiliamos de su presencia.

Conozco muchas personas que en su afán de ser súper perfectos e impresionar a Dios, fallaron y se juzgaron cruelmente a tal punto que se alejaron de Dios creyéndose indignos de ser sus hijos. Personas muy entregadas a Dios, pero que no comprendieron lo que realmente es Dios y lo que nos da diariamente, esa misericordia que se renueva cada día sobre nuestras vidas.

¿Sabes?, mientras escribo y leo estas palabras siento como Dios habla a mi vida, apenas veo lo que escribo porque hay lagrimas en mis ojos, ¿Sabes?, nosotros no comprendemos el gran amor que Dios nos tiene, no somos capaces de entenderlo y mucho menos de asimilarlo, pero aun cuando no lo entendamos y no lo asimilemos hay una verdad absoluta: DIOS NOS AMA a pesar de todo.




¡No seas duro contigo mismo, solamente recibe su amor y amalo cada día!

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”. Jeremías 31:3 (Reina-Valera 1960)

“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”. 1 Juan 2:1 (Reina-Valera 1960)

Por: Yamil Diaz