Inicio Reflexiones Cristianas ¿Cómo puedo ser un mejor adorador?

¿Cómo puedo ser un mejor adorador?

viernes 24 de enero de 2014 – 07:02 p.m. 174

Lo primero es hacer una aclaración: En la iglesia evangélica generalmente pensamos que «adoración» es cantar  lento… pero  te doy una noticia: Podemos cantar muchas canciones lentas y jamás haber adorado a Dios.

El canto es una de las expresiones posibles para la adoración, pero la verdadera adoración tiene que ver con tener devoción hacia Dios. Yo, por ejemplo, tengo devoción del corazón hacia mi esposa y entonces quiero pasar tiempo con ella porque la amo, porque he hecho un compromiso con ella. ¡Pero no estoy todo el tiempo cantándole canciones lentas!




Un  verdadero  adorador  es  alguien  que  pasa  tiempo  con Dios,  alguien  que  pasa  tiempo  de  intimidad  con  el Señor.  Imagínese  si  los  que estamos  casados hiciéramos  con nuestras esposas  lo mismo que  la mayoría  intenta hacer con Dios:  ¡cantarle bellas canciones una vez a la semana, y después en toda la semana no prestarle ninguna atención! Por esto es que Jesús dice: «Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí», Mateo 15.8.







No, no se trata de decirle cosas lindas cada vez que estamos en la iglesia, sino de pasar tiempo con Él. Todos los días. Y no sólo en público, sino en secreto, en la intimidad y la quietud de nuestro cuarto, es muchas veces donde tenemos los mejores momentos de adoración al Señor.

¿Qué es, entonces, la adoración a Dios? Simplemente es reconocer quién es Dios y responder de una manera apropiada.

Yo te pregunto: ¿Hace cuánto que no adoras al Señor sin un templo, sin una banda de alabanza, sin un ministro de alabanza que te diga qué hacer? ¿Hace cuánto que no le adoras en la intimidad? ¿Quieres más de Dios? Pasa tiempo con Él. ¿Quieres aprender a adorarlo mejor?

Pasa tiempo aprendiendo a conocerlo mejor y a amarlo más. Y verás como la adoración surge sola. « … los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren», Juan 4.23.

Por: Lucas Leys