Inicio Reflexiones Cristianas Club de intercambio sexual de parejas o “Iglesia”

Club de intercambio sexual de parejas o “Iglesia”

newsphotos-swingersclub-04.30.15-630x330El grupo de intercambio sexual de parejas, conocido como “The Social Club”, compró recientemente un edificio vacío, al lado de la Escuela Cristiana de Goodpasture  con la intención de mudarse a ese lugar utilizando el nombre de “iglesia”. Pero ¿Cómo es que un club de sexo se convirtió en una iglesia?

En 1980 bajo el lema: “Recuerda, todos somos extranjeros hasta que nos encontremos!” se fundó este grupo privado de intercambio sexual de parejas para adultos que consienten explorar sus fantasías sexuales con y alrededor de otras parejas. Durante años, el club se estuvo reuniendo en un edificio de ladrillo en una zona que antes estaba llena de librerías para adultos y clubes de hombres.

Durante seis noches a la semana, el Social Club, celebraba fiestas para parejas y solteros para bailar, conocerse y mezclarse entre sí. A veces las festividades se celebraban en la parte superior donde tenían las camas privadas, los intercambios de parejas, las áreas de juego de grupo, la habitación ”Sybian”, donde se llevan a cabo masturbaciones o el de las mazmorras para actos sádicos.




El otoño pasado, el grupo vendió el edificio por $1.3 millones, más del doble de lo que lo compraron en el 1998 y compraron una oficina médica abandonada en una zona tranquila al norte de Nashville llamado Madison. Un espacio de 22,000 pies cuadrados, con salas de examen privadas que fácilmente podrían convertirse en salas de juego. Era casi perfecto para sus propósitos, excepto que el local está ubicado entre dos iglesias y una academia cristiana privada de lujo.

Podría haber pasado mucho tiempo antes de que las autoridades escolares y los padres de los alumnos se enterasen de las actividades del club, que se anuncia en su cibersitio como “club privado para el disfrute, tanto de hombres como de mujeres, en cualquier actividad sexual”, pero alguien envió cartas en forma anónima al presidente de la escuela y la concejal local.




Los padres de los alumnos y líderes religiosos fueron convocados al Concejo Metropolitano de Nashville para apoyar un cambio a las leyes de zonificación para evitar que el club abriera sus puertas. Fue en ese momento en que el club, que gastó 750,000 dólares en el edificio e inició renovaciones, presentó una nueva solicitud para operar como una “iglesia”.




La nueva solicitud se presentó ante la comisión de planificación bajo el nuevo nombre, United Fellowship Center, junto con planos ligeramente modificados en el que la antigua sala de baile ahora se llama el “santuario”, el calabozo ahora sería la “sala de campanas” y las 49 habitaciones privadas ahora están siendo llamadas “salas de oración”.

Larry Roberts, el abogado del club dijo en una entrevista al Washington Post: ”Ellos nos pueden demandar y decir que quieren un mandato judicial que nos impida operar, pero podemos decir que tenemos algunos dogmas de la iglesia algo así como los Diez Mandamientos”.

Incluso llegó a enumerar lo que podrían ser estos mandamientos, tales como “No robarás. No mentirás. No harás trampa. No cometerás cualquier acto que sea perjudicial para los demás. No cometerás adulterio sin el conocimiento y consentimiento de tu cónyuge”.

Roberts afirmó además que su cliente se ha convertido en un “ministro ordenado”, y afirmó que los miembros de “la iglesia” planean reunirse en el nuevo edificio, pero no van a utilizar dicha ubicación para actos sexuales, según un informe de ABC.

Bill Herbert, el administrador de Zonificación de la Ciudad dijo que el club originalmente solicitó permiso para operar como un club para adultos en la zona pero poco después de ser aprobado, el Consejo de la ciudad aprobó una legislación que prohibía a los clubes estar ubicados en dicho lugar. Esto ocurrió a raíz de varias denuncias que fueron hechas por los padres locales y líderes religiosos.

Debido a esto fue que el Social Club decidió entonces presentar una nueva solicitud explicando sus intenciones de utilizar la nueva instalación como una “iglesia”. Según Herbert la comisión aprobó ya los planes del club para las renovaciones ya que la nueva zonificación permite establecimientos religiosos operar en la zona.

“Una iglesia es un uso permitido en esta ubicación en la clasificación de zonificación, y si ha pasado todos los códigos pertinentes entonces tendrá que emitirse el permiso de uso y ocupación del edificio. Una vez que comience a operar si se descubre que el club no está funcionando como iglesia después de la aprobación, entonces se le dará una carta de cese y desista”, aseguró Herbert.