TraciJaeger

5 Publicaciones0 COMENTARIOS

Estudiante prueba que los Doctores estaban equivocados y vuelve a caminar para su graduación

viernes 26 de junio de 2015 - 05:40 p.m. 64 Éste estudiante de preparatoria llamado Chris Norton se preguntaba cómo iba a graduarse de la...

Había Logrado Casi Todo, Solo Le Faltaba Algo: Una Esposa E Hijos. Mire La Conmovedora Historia!

sábado 13 de diciembre de 2014 - 08:53 a.m. 491 Conmovedora historia de Nick Vujicic y su familia. Nick Vujicic nació en circunstancias difíciles... sin brazos...

Cuando un hermano cae, ¿cuál es tu actitud?

Una de las razones por las cuales muchos jóvenes y adultos se resisten a ir a la iglesia es por la cantidad de escándalos que se generan cuando un líder cristiano cae en pecado. Tristemente vemos cómo esta situación se repite en distintas denominaciones y países provocando la división de Iglesias y el cierre de otras. La pregunta es: ¿Cuál debe ser nuestra actitud ante esta situación? Rafael Pérez, pastor de la iglesia Pez Mundial, nos amplía a continuación sobre este tema.

Cada cierto tiempo se hace pública la caída de algún creyente, el desvío de una iglesia local o el mal testimonio de alguna organización cristiana. Todos esos son casos muy tristes, pues dañan al cuerpo de Cristo en general y son usados por los impíos para acusar a Dios. Sin embargo, hay algo aún más triste: la actitud de muchos de sus mismos hermanos que en vez de lamentarse sinceramente por la caída y sus consecuencias, en vez de interceder o tratar de restaurar, aprovechan la ocasión para exaltarse a ellos mismos (proclamando su propia justicia), para anunciar que se cumplió su pronóstico (yo lo sabía, yo lo dije) o hasta para tomar provecho de la situación. La caída de Israel ilustra este mal proceder. El pueblo se corrompió a un punto tal que se hizo abominable ante Dios y recibió su castigo, pero mientras su ciudad era destruida (Jerusalén), los edomitas, que eran familiares suyos, se alegraron, se jactaron, echaron mano de sus bienes y hasta mataron ellos mismos a quienes lograron escapar. Por eso, ningún pueblo de la antigüedad fue reprendido con tanta dureza como Edom, a su castigo se le dedicó un libro completo del Antiguo Testamento (Abdías) y porciones de muchos otros(A). A diferencia de Nínive, no se les predicó arrepentimiento, sino total destrucción («serán como si no hubieran sido»), evidencia del fuerte desagrado que creó en Dios su actitud hacia sus propios hermanos.

La verdadera motivación
Los edomitas eran los descendientes de Esaú (llamado Edom), hermano de Jacob (llamado Israel) y mantenían muy viva la vieja rivalidad entre sus antepasados: su padre tuvo en poco la promesa de Dios y vendió ese derecho a su hermano por un plato de comida. Así, llegó a convertirse Israel en el pueblo de la promesa, pero los hijos de Esaú (edomitas) aprovechaban cada oportunidad para atacarles: bloqueando su paso, uniéndose a otros pueblos en sus ataques o aprovechando el castigo de Dios para canalizar su propio resentimiento. Tiempo atrás, cuando el pueblo de Israel caminaba hacia la tierra prometida, Moisés pidió permiso al rey de Edom para pasar por su territorio, lo hizo apelando a su condición de hermano («así dice Israel tu hermano(B)»), con un ruego y con la garantía de que no tocaría nada de su territorio: «te rogamos que pasemos por tu tierra. No pasaremos por labranza, ni por viña, ni beberemos agua de pozos; por el camino real iremos, sin apartarnos a diestra ni a siniestra, hasta que hayamos pasado tu territorio(C)». Esta fue la respuesta de Edom: «no pasarás por mi país; de otra manera, saldré contra ti armado(D)». Israel apeló a ellos una vez más, pues quizás se trataba de un exceso de celo al proteger su territorio, le aseguró que ni aún el agua de sus pozos sería tocada: «y los hijos de Israel dijeron: por el camino principal iremos; y si bebiéremos tus aguas yo y mis ganados, daré el precio de ellas; déjame solamente pasar a pie, nada más(E)». Y nuevamente, esta fue la respuesta de Edom, ahora mucho más hostil: «No pasarás. Y salió Edom contra él con mucho pueblo, y mano fuerte. No quiso, pues, Edom dejar pasar a Israel por su territorio, y se desvió Israel de él(F)».
Los edomitas de hoy
Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar. Quiero pensar que les mueve la gloria de Dios, pero ni en su adoración ni en la proclamación del evangelio, ni en la edificación de las iglesias son tan militantes como al momento de perseguir a sus propios hermanos, lo hacen de forma tan visceral y combativa que hasta superan a los enemigos de Dios. Ni los impíos más combatientes muestran tanto afán, en determinados casos parece una fijación. Israel se mercería el castigo, sus pecados eran tantos que virtualmente casi cualquier pecado presente entre nosotros hoy puede ser encontrado allá: inmoralidad sexual, idolatría, sacrificio de niños, falsos maestros que le predicaban al pueblo lo que el pueblo quería oír y diversas formas de injusticia. Esta fue la evaluación de ellos que hizo Isaías:

¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. Isaías 1:4-6

Platicando con el enemigo de Dios

No permitas que el enemigo siga charlando contigo, cierra tus oídos a sus mentiras y comienza a creer en las verdades de Dios ¿Alguna vez...

Contra todo pronóstico médico sobrevivió

miércoles 22 de enero de 2014 - 07:05 p.m. 75 Contra todo pronóstico La madre biológica de Gianna Jeseen tenía diecisiete años y siete meses y...

TOP AUTHORS

10 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
12 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
12 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
1091 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
12 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
15 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
13 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
50 Publicaciones0 COMENTARIOS
10 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
15 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
12 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
50 Publicaciones0 COMENTARIOS
13 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
0 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
17 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
15 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
10 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
10 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
16 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
1 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
12 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
10 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
11 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
1 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
13 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
12 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
7 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
2 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
9 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
10 Publicaciones0 COMENTARIOS
3 Publicaciones0 COMENTARIOS
5 Publicaciones0 COMENTARIOS
1 Publicaciones0 COMENTARIOS
4 Publicaciones0 COMENTARIOS
18 Publicaciones0 COMENTARIOS
6 Publicaciones0 COMENTARIOS
8 Publicaciones0 COMENTARIOS

Most Read

Confianza en DIOS en las PRUEBAS

Confianza en DIOS en las PRUEBAS, Por Yeszenia Gulloso. Hebreos 10: 35- 37 “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria...

Gracias Dios Palabras y Frases de Agradecimiento

Gracias Dios. Mensajes cristianos para agradecer en soledad cada día, por nuestros logros, éxitos, salud, amor y por la vida, que Dios nos entrega. Frases de...

Un Amor Indetenible Dia De Las Madres (Sermón Impactante)

Mt. 15:21-28. Hay una historia que ilustra el amor que demuestran las madres cuando ven a sus hijos en una posición de peligro. Se...

HERENCIA DE JEHOVÁ SON LOS HIJOS

Salmos 127:3-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960) 3 He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del...