Inicio Reflexiones Cristianas Aprenda a bajar el ritmo para disfrutar de la Familia

Aprenda a bajar el ritmo para disfrutar de la Familia

martes 23 de julio de 2013 – 05:30 p.m. 101

Primero se debe entender que existe una diferencia entre estar ocupado y estar apresurado. Estar ocupado implica enfocarse en las metas que se propone ser eficiente. Estar ocupado está bien, porque la persona se siente productiva.

Por otra parte, el estar apresurado no significa precisamente ser eficiente, porque es un estado que se asocia a lo interno de la persona, es una actitud ante la vida.




Según Porras las personas apresuradas presentan un desorden emocional, por lo que requieren tiempo para reflexionar, para hablar con Dios y entenderse a sí mismo.




El motivador explica que existe un principio fundamental en la vida, que es construir recuerdos. Crear momentos que al pasar del tiempo al recordarlos nos llenen de felicidad.




“Construyamos recuerdos que nos arranquen sonrisas, deténgase para abrazar para besar”, expresó Porras.

Algunas de las recomendaciones de Sixto Porras, para bajar el ritmo están: Meditar sobre el estilo de vida, abrazar, comer despacio, leer, escuchar música, tomar vacaciones, replantear prioridades, abarcar lo que puede y delegue, disfrutar de lo que hace, cambiar de manera paulatina, hacer ejercicio, desconectar el teléfono, computadora, enseñar a los hijos a tener quietud, contemplar y meditar.

Fuente de video: Enfoque a la Familia Español