REFLEXIONES CRISTIANAS DE ANIMO Y FORTALEZA

REFLEXIONES CRISTIANAS DE ANIMO Y FORTALEZA

ANIMO EN LAS MANOS DE DIOS

ANIMO EN LAS MANOS DE DIOS

Aunque me tapo los oídos con la almohada y gruño de rabia cuando suena el despertador… gracias a Dios que puedo oír…Hay muchos que son sordos.

Aunque cierro los ojos cuando, al despertar, el sol se mete en mi habitación… gracias a Dios que puedo ver… Hay muchos que son ciegos.

Aunque me pesa levantarme y pararme de la cama… gracias a Dios que tengo fuerzas para hacerlo… Hay muchos postrados que no pueden.

Aunque regaño porque no encuentro mis cosas porque los niños hicieron un desorden… gracias a Dios que tengo familia… Hay muchos solitarios.

Aunque la comida no estuvo buena y el desayuno fue peor… gracias a Dios que tengo alimentos… Hay muchos con hambre.

Aunque mi trabajo es monótono y rutinario… gracias a Dios que tengo ocupación… Hay muchos desempleados.

Aunque no estoy conforme con la vida, peleo conmigo mismo y tengo muchos motivos para quejarme… gracias a Dios por la vida.

Tu Padre no te ha dejado

Tu Padre no te ha dejado

Señor danos tu fuerza, rodéanos con tu presencia y permítenos sentir tu amor; como cuando el viento toca nuestro rostro, como cuando el sol nos acaricia en su calor; cúbrenos así bajo tus alas, aunque la tormenta nos agite en aflicción. Y si alguno ha visto sus sueños destrozados, háblale y dile con el dulce susurro de tu voz:Tú futuro no está muerto, eres mi hijo, no serás avergonzado, tu padre lo promete: Yo Soy El que Soy

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.  Jeremías 29:11
No desmayes.Dios te llama hoy  a perseverar.
Tú sabes quién es Él.Tú conoces la magnitud de su amor por ti.
Sientes dolores de parto, mas después de tu sufrimiento, viene la alegría de tu bendición.
Tu padre no te ha dejado, NO TE HA ABANDONADO. Persevera, camina, sigue luchando; serás lleno de abundancia, darás, repartirás, no pedirás prestado.
Para conquistar reinos se necesita un valiente, y ese valiente eres tú, porque tú, TODO LO PUEDES EN CRISTO QUE TE FORTALECE (Filipenses 4:13) Si lo crees, escribe una oración nacida en tu corazón, aquí abajo y comparte este enlace con 5 buenos amigos.
Dios bendice hoy tu entrar y tú salir, en el Nombre de Cristo Jesús, AMÉN

Hoy quiero comenzar de nuevo

Hoy quiero comenzar de nuevo

“Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”.

Jeremías 31:3

En la vida luchamos diariamente con situaciones que no son de nuestro agrado, situaciones que no nos permiten ser felices a totalidad o que simplemente nos roban momentos de paz porque nos llevan a hacer cosas que realmente no quisiéramos hacer y que muy en el fondo de nuestro corazón quisiéramos cambiar.

Quizá en algún momento lograste estabilizar tu vida, lograste vencer aquello que tanto te incomodaba cuando llegabas delante de la presencia del Señor, aquello que hacía eco en tu mente cuando decidías tener momentos a solas con Dios, aquellos pensamientos que te atacaban tratando de desestabilizar tu vida intima con el Señor, mas sin embargo por alguna razón volviste a lo mismo, y eso ya se convirtió en un círculo, en donde te arrepientes, pasas un tiempo estable y luego vuelve al mismo error.

Y es que hay algunas áreas de nuestra vida que se tienen que ir restaurando progresivamente, quizá no será de la noche a la mañana, ni de una semana para otra, pero a pesar de ello, Dios está trabajando en nosotros y en especial en esas áreas que son un mal sabor de boca para nosotros.

Quizá ese proceso comenzó en tu vida, poco a poco comenzaste a vencer aquello que tanto daño espiritual te hacía, poco a poco comenzaste a dejar aquel habito maligno que lo único que hacía era acusarte delante del Señor. Por un tiempo te sentiste que por fin lo habías logrado, te sentiste seguro que ya todo había pasado y esa seguridad se convirtió en tu peor enemigo, ya que bajaste guardia y volviste al mismo error nuevamente.

Hoy quizá estás leyendo esto, confundido, triste y hasta cierto punto un poco enojado contigo mismo porque te dejaste vencer nuevamente por aquella área que creías superada.

Y es que nadie puede sentirse que ya lo ha vencido todo, pues cada día nos enfrentares a situaciones que ameritaran que estemos en guardia, que no bajemos ritmos y que sobre todo estemos apegados a nuestro Padre Celestial, porque de otra manera seremos presa fácil para el enemigo.

Y es que tampoco voy a negar que hay un sentimiento horrible que después de un tiempo de sentirte seguro, que ya todo había pasado y que por fin habías podido vencer esa área que te daba dolor de cabeza, vienes y nuevamente caes en el mismo error.

Ese sentimiento que ahora te invade, de fracaso quizá, de desesperación, de rendición y todo lo que te quiera llevar a no intentarlo mas no puede ser producido por Dios, pues Dios jamás te podría sentimientos de desanimo y derrota, al contrario, El siempre ha creído en ti porque te ve con ojos de amor.

Hoy quiero invitarte a que comiences de nuevo, a que no te des por vencido a que no creas que todo esta acabo o que nunca podrás vencer esa área, estoy seguro que en Cristo si la puedes vencer, dejándote tomar de la mano por El y estando apegado a El.

No creas que todo se ha acabado, no creas que eres un caso perdido, porque para Dios no hay caso perdido, El siempre tiene un oportunidad mas para ti, pero es necesario que esta vez no te confíes, que no creas que lo tienes todo bajo control, sino que al contrario, siempre dependas de El, que jamás te sueltes de su mano y sobre todo que mantengas esa comunión con El activamente y diariamente.

Hoy es necesario que lo intentes nuevamente, que comiences de cero, los errores son del pasado, ayer ya paso, el hoy es el que vale para que el mañana sea perfecto como Dios anhela que sea, ¡Levántate!, ¡No te rindas!, ¡Comienza nuevamente!

Quizá, sea difícil arrancar, pero si una vez pudiste, ¿Por qué no podrás nuevamente?, ¿Quién te ha dicho que no puedes, si con Cristo todo lo puedes?, además no estarás solo, Dios estará contigo en este proceso, solamente no te apartes de esa comunión con El, ¡Vamos! ¡Comienza nuevamente!

Dios te ve y mira en ti el potencial que hay para llevar a cabo muchas tareas para su beneficio, Dios quiere usarte pero para ello tienes que pasar por ese proceso en el cual El te moldeara exactamente como te necesita para esa determinada tarea, por lo tanto ¡Comienza nuevamente!

Quizá te cueste perdonarte, pero tienes que saber que cuando le pides perdón a Dios de corazón y sinceramente, Dios te perdona, entonces, ¿Por qué no te perdonas tu mismo?, perdónate ya, no te acuses mas, porque Cristo te pregunta: ¿Dónde están los que te acusaban?, El te toma de la mano y te levante y al ver que no hay nadie de los que te acusaban te dice: “Ni yo te acuso, ¡Vete y no peques mas!”.

Jesús no te acusa, al contrario, el te levanta y te da nuevas oportunidades, aprovecha esta nueva oportunidad para vencer y jamás volver a ser vencido, el enemigo te puede ganar una batalla, pero jamás te ganara la Guerra, porque tienes de tu lado a Jehová de los Ejércitos.

¿Por qué has dejado de sonreír?

Desde hace un tiempo la sonrisa se ha borrado de tu rostro, eras una persona sonriente que contagiaba la alegría, una personas que siempre tenía una sonrisa para todos a pesar de cualquier circunstancia que estaba pasando. Una persona que animaba a los demás, que apoyaba y sobre todo velaba por el interés de los demás.

Sin embargo, algo paso, algún suceso en tu vida tuvo que pasar para que de pronto poco a poco fueras perdiendo aquella sonrisa que te caracterizaba, esa sonrisa que te hacia ser único(a) y que mas de alguno envidiaba.

Y es que a todos nos puede llegar ese momento, esos momentos en donde lo menos que queremos hacer es sonreír, esos momentos en los cuales sentimos que nada nos satisface, en donde por más que queramos esa sonrisa anhelada no aparece.

¿Qué piensa Dios de esto?, casi estoy seguro que El anhela ver nuevamente esa sonrisa, los últimos días ha tratado por diferentes medios de devolverte esa sonrisa en tu rostro, pero hasta este día has huido de eso, has querido escapar y encajonarte en tu actual estado de ánimo; quieres estar solo(a), no quieres hablar con nadie, has dejado de orar y de tener intimidad con el Señor, pareciera que la tristeza o depresión te ha tomado por asalto y te reúsas a salir de ello.

Muy en el fondo de tu corazón quisieras salir de ello y ya no sentirte así, pero por alguna extraña razón no pasa nada, sigues igual y pese a que tienes la intención de renunciar a este sentimiento que te ata, no puedes.

Hay personas que te quieren ayudar, más tú cada día tratas de alejarte de ellos y es que desde que dejaste de sonreír todo en tu vida está cambiando y no para bien.

Hoy es el día en el cual Dios quiere fabricar una hermosa sonrisa en tu rostro, quiere que sepas que no importando las circunstancias El siempre ha estado allí a tu lado y que a pesar que las cosas no salieron como esperabas, no significa que El no tiene cuidado de ti, al contrario significa que sus planes son mejores que los que tu tenias.

Es necesario que vuelvas a sonreír, porque la sonrisa es una expresión de alegría, de libertad, de seguridad, y si Dios te ha dado libertad, también te ha dado la seguridad de que El tiene el control de todo lo que en tu vida ocurre, aun cuando lo que estás viviendo parezca contrario, Dios puede hacer de eso contrario algo favorable a tu vida, simplemente confía y no dejes de sonreír, porque la sonrisa denotara en ti la seguridad que a pesar del momento difícil que estas pasando, al final TODOserá perfecto, como Dios lo había planeado.

Sonríe, porque vales la sangre de Cristo, sonríe porque Él te escogió desde antes de la fundación del mundo, sonríe porque en tus momentos más duros y difíciles su mano te ha sostenido, sonríe porque hoy te demuestra una vez mas que no se ha olvidado de ti, sonríe porque el anhela ver esa sonrisa hermosa dibujada en tu rostro, sonríe porque ten la seguridad que Dios está actuando a tu favor.

Hoy no quiero que dejes de leer este escrito sin antes le regales una sonrisa de satisfacción al Señor y le digas: “Señor, yo creo en lo que estás haciendo y harás”.

Aunque los momentos que estés viviendo no lo ameriten, jamás dejes de Sonreír, porque Dios está obrando a tu favor, porque al final todas las cosas te ayudaran a bien.

¡Regálale una Sonrisa al Señor y demuéstrale que crees en lo que Él está haciendo!

“Pon tu vida en sus manos; confía plenamente en él, y él actuará en tu favor”

Salmos 37: 5

No puedes rendirte – Temas de Animo

Romanos 8:31

Era lo último que faltaba, esa fue la cereza de ese pastel amargo que las circunstancias que te han rodeado los últimos días o semanas provocaron.

Parece que ahora si no hay más razón para seguir, ves como todo está en contra y por más que intercedes no hay ni una milésima de muestra de que algo cambiara. Pareciera que te encuentras solo frente a todo, como que si por un momento estuvieras desnudo sin protección en una guerra sin tregua.

Por una extraña razón lo primero que se te viene a la mente es tirar todo por la borda, rendirte, renunciar a este camino que lleno tu corazón de un gozo verdadero y que ni la felicidad momentánea que antes experimentabas pudo llenar.

Te sientas y meditas, pensamientos de toda clase vienen a tu mente, pero hay uno en especial que es el que más se deja oír y es: “¡Renuncia!, ¡Basta ya!”.

Dentro de ti sabes muy bien que esa es la peor decisión que puedes tomar, el Espíritu Santo que está dentro de ti trata de redargüirte, de hacerte ver el error en que caerías al tomar esa decisión, sin embargo ese pensamiento sigue latente en tu mente y cada vez con más fuerte te dice: “¡Renuncia!”.

Te sientes contra la espada y la pared, por una parte no quieres alejar de Dios porque sabes que El ha sido bueno contigo y que no alcanzaría el dinero de este mundo para pagarle, ni mucho menos las palabras para agradecer todo lo que ha hecho en tu vida y como te cambio cuando jamás en tu vida pensaste que ibas a poder cambiar. Por otra parte hay una voz que no es la del Señor que te dice: “Todo te va mal, ¿Qué hace Dios por ti?, no te escucha, eres tan malo que Dios te da la espalda, cometes tantos errores que Dios jamás te escuchara, mejor aléjate de Él”.

Es obvio que esas voces negativas no son de parte de Dios, pues El jamás te diría cosas semejantes, al contrario, Dios siempre tiene una Palabra para ti y frases de ánimo para que no te dejes vencer, porque El siempre estará contigo, no por lo bueno que seas o lo perfecto que pudieras ser, sino porque te ama con amor eterno y eso jamás cambiara.

Mientras tanto, pareciera que tu cabeza va explotar, hay un conflicto dentro de ti tan fuerte como quizá nunca antes, por una parte quisieras dejar todo y huir, rendirte; y es que colgar los guantes sería lo más fácil, lo más sencillo, pero jamás lo más correcto.

Es allí en donde Dios entra en acción y por medio de una presencia hermosa de su Santo Espíritu sobre tu vida te hace sentir que no estás solo, que jamás lo has estado y que si has pasado por momentos muy difíciles e incomprensibles es porque El quería mostrarte algo y capacitarte para que dentro de un tiempo seas de bendición para muchos otros que pasaran por lo mismo.

Tu mente tiene una lucha fuerte pese a esa presencia fresca del Santo Espíritu de Dios sobre tu vida; y es que tu muy bien sabes que alejarte de El sería la peor decisión, muy dentro de ti sabes que hacer, pero no es hasta que comprendes que fuera de Él nada podrás hacer que te rindes y le dices: “¡Señor ya no puedo más!”. Y Dios que es hermoso y grande en misericordia sabe cuál es tu límite y por ello jamás te dejara solo.

Cuando tú dices: “¡Ya no puedo más!” algo en el ámbito espiritual se activa, algo en los cielos se comienza a formar, y es que Dios sabe hasta donde puedes y por tal razón estará a tu lado ayudándote cuando de corazón y con toda sinceridad se lo pides.

Dios te toma de la mano, te hace que te pongas de pie, limpia el polvo de tus vestiduras, levanta tu rostro, limpia tus lagrimas y te mira a los ojos mientras te dice: “¡Vamos, Inténtalo una vez más!, Yo estoy contigo”.

Amados, rendirte jamás será una solución sino que será el inicio de algo peor, hoy Dios quiere recordarte que jamás has estado solo y que no lo estarás, que te ama con amor eterno y que cada día anhela que lo intentes una vez más, que jamás te rindas de intentarlo, porque El quiere terminar la obra que un día comenzó en ti.

¡Vamos!
¡No puedes Rendirte ahora!
¡Lucha una vez más!


Etiquetas: