Inicio Reflexiones Cristianas Afirmando nuestra seguridad

Afirmando nuestra seguridad

Tomado de www.ministros.org

insecurity477x358Vivimos en una sociedad insegura, plagada de violencia sin definición; rodeados de toda suerte de locuras, Bien vale la pena hacer nuestras las palabras del Salmista: “Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás  con cánticos de liberación” (Salmos 32:1)

 Hallándose en medio de una crisis, presa de sus enemigos, el mundo resquebrajado de David parecía desmoronarse, aun así se atreve afirmar su fe en la protección divina. Mientras otros pierden la paz y la serenidad; en lugar de llorar o desesperar, él puede cantar una canción de liberación.




¡Qué diferencia! Mientras los presos maldecían su suerte y despotricaban contra sus custodios; Pablo y Silas cantaban himnos a Dios en vibrante voz haciéndose oír de los presos.




Ciertamente hay situaciones desesperantes  en las que no es fácil cantar: “Como cantaremos catico de Jehová en tierra de extraños? – expresaron los cautivos de Israel junto a los ríos de Babilonia… (Salmos 137:4) Para finalmente resolverse a cantar afirmando su fidelidad y confianza en Jehová Dios.

No podemos afirmar que Dios es nuestro refugio y abrigar sentimientos de pavor por las circunstancias que nos rodean. Si creemos que Dios nos protege no vacilaremos en afirmarlo con un cántico de libertad. Cuando nos invade el temor, la duda o la ansiedad nos convertimos en almas cautivas, negamos nuestra fe y nos ahogamos en nuestro dolor. Por el contrario cuando afirmamos nuestra seguridad en Dios no temeremos aunque la tierra sea removida o los montes se traspasen a la mar.




 Volvámonos a la expectativa del alma que en Dios ha puesto su esperanza: “ Esta es la oración al Dios de mi vida: que de día el Señor mande su amor; y de noche su canto me acompañe” (Salmos 42:8 NVI) En otras palabras un corazón confiado no tiene espacio para la angustia; la felicidad se proyecta en una vida de canto no de lamento, anímate a cantar aun en la prueba y verás la diferencia.

Tomado de www.ministros.org