Acto de Contrición Oración y Explicación

Acto de Contrición

Acto de Contrición

Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno.
Propongo firmemente no volver a pecar y confío que por tu infinita misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

Otra versión conocida del acto de contrición es la siguiente:

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

Acto de Contrición (forma alternativa)

Dios mío, me arrepiento de mis pecados de todo corazón. Al elegir hacer el mal y no hacer el bien, he pecado contra ti, a quien debo amar por encima de todas las cosas.

Tengo la firme intención, con tu ayuda, de hacer penitencia, de no pecar más, y de evitar todo lo que me lleve al pecado.

Nuestro Salvador Jesucristo sufrió y murió por nosotros. En su nombre, Dios mío, ten piedad.

Un acto de contrición inspirado en los Evangelios

Padre misericordioso, como el hijo pródigo, vuelvo a ti y te digo: “He pecado contra ti y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.”

Cristo Jesús, Salvador del mundo, te lo ruego con el ladrón arrepentido a quien le prometiste el Paraíso: “Señor, acuérdate de mí en tu reino.”

Espíritu Santo, fuente de amor, te invoco con confianza: “Purifica mi corazón y ayúdame a caminar como un niño de luz.”

Un acto de contrición inspirado en los Evangelios 2

Señor Jesús, tú abriste los ojos de los ciegos, sanaste a los enfermos, perdonaste a la mujer pecadora, y después de la negación de Pedro lo confirmaste en tu amor.

Escucha mi oración: perdona todos mis pecados, renueva tu amor en mi corazón, ayúdame a vivir en perfecta unidad con mis hermanos cristianos para que pueda proclamar tu poder salvador a todo el mundo.

Un acto de contrición a Nuestro Señor Jesús

Señor Jesús, tú elegiste ser llamado amigo de los pecadores. Por tu muerte salvadora y resurrección, líbrame de mis pecados. Que tu paz arraigue en mi corazón y produzca una cosecha de amor, santidad y verdad.

Un acto de contrición a Jesús, el Cordero de Dios

Señor Jesucristo, tú eres el Cordero de Dios; tú quitas los pecados del mundo.

Por la gracia del Espíritu Santo restaúrame a la amistad con tu Padre, límpiame de toda mancha de pecado en la sangre que derramaste por mí, y levántame a una vida nueva para la gloria de tu nombre.

Un acto de contrición inspirado en el Salmo 51

Señor Dios, en tu bondad ten piedad de mí; no mires mis pecados, sino quita toda mi culpa. Crea en mí un corazón limpio y renueva en mí un espíritu recto.

Una explicación del acto de contrición

En el Acto de Contrición, reconocemos nuestros pecados, le pedimos a Dios el perdón, y expresamos nuestro deseo de arrepentirnos. Nuestros pecados son una ofensa contra Dios, que es la bondad y el amor perfectos. Nos arrepentimos de nuestros pecados no sólo porque nos dejaron inconfesos y sin arrepentirnos, sino porque reconocemos que esos pecados son nuestra rebelión contra nuestro Creador. Él no sólo nos creó por un amor perfecto; Él envió a Su Hijo unigénito al mundo para salvarnos de nuestros pecados después de que nos rebelamos contra Él.

Sin embargo, nuestro dolor por nuestros pecados, expresado en la primera mitad del Acto de Contrición, es sólo el comienzo. La verdadera contrición significa más que sólo lamentar los pecados del pasado; significa trabajar duro para evitar esos y otros pecados en el futuro. En la segunda mitad del Acto de Contrición, expresamos el deseo de hacer precisamente eso. Y reconocemos que no podemos evitar el pecado por nuestra cuenta; necesitamos la gracia de Dios para vivir como Él desea que vivamos.

Definición de las palabras utilizadas en el acto de contrición

De todo corazón: muy, muy, muy fuerte; en gran medida
Ofendido: haber disgustado a alguien; en este caso, a Dios, que sin embargo no puede ser herido por nuestra ofensa.
Detención: desagradar mucho o intensamente, incluso hasta el punto de enfermarse físicamente.
Temor: mirar con gran temor o con una sensación de horror.
Resolver: poner la mente y la voluntad en algo; en este caso, fortalecer la voluntad de hacer una confesión completa, completa y contrita y evitar el pecado en el futuro.
Penitencia: un acto exterior que representa nuestra contrición por nuestros pecados, a través de una forma de castigo temporal (castigo dentro del tiempo, en oposición al castigo eterno del infierno).
Enmendar: mejorar; en este caso, mejorar la propia vida en cooperación con la gracia de Dios para que uno se ajuste a la voluntad de Dios.

¿Cuáles son los Diez Mandamientos de la Ley de Dios?

1º Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2º No tomarás el Nombre de Dios en vano.

3º Santificarás las fiestas.

4º Honrarás a tu padre y a tu madre.

5º No matarás.

6º No cometerás actos impuros.

7º No robarás.

8º No dirás falso testimonio ni mentirás.

9º No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

10º No codiciarás los bienes ajenos.

¿Qué es la gracia de Dios?

“La gracia es un favor soberano y libre para los que lo merecen.” (B.B. Warfield)

“La gracia es el amor que se preocupa, se inclina y rescata”.

“[Gracia] es Dios alcanzando a la gente que se rebela contra Él.”(Jerry Bridges)

“La gracia es el amor incondicional hacia una persona que no lo merece.” (Paul Zahl)

La gracia es más necesaria y mejor comprendida en medio del pecado, el sufrimiento y el quebrantamiento. Vivimos en un mundo de ganancias, méritos y méritos, y estos resultan en juicio. Es por eso que todos quieren y necesitan la gracia. El juicio mata. Sólo la gracia da vida.

Una abreviatura de lo que es la gracia: “misericordia, no mérito”. La gracia es lo opuesto al karma, que se trata de obtener lo que mereces. La gracia es recibir lo que no mereces, y no recibir lo que mereces. El cristianismo enseña que lo que merecemos es la muerte sin esperanza de resurrección.

Aunque todo el mundo lo necesita desesperadamente, la gracia no se trata de nosotros. La gracia es fundamentalmente una palabra acerca de Dios: su iniciativa no coaccionada y sus demostraciones penetrantes y extravagantes de cuidado y favor. Michael Horton escribe: “En la gracia, Dios da nada menos que Él mismo. La gracia, entonces, no es una tercera cosa o sustancia mediadora entre Dios y los pecadores, sino que es Jesucristo en acción redentora.

Los cristianos viven cada día por la gracia de Dios. Recibimos el perdón de acuerdo a las riquezas de la gracia de Dios, y la gracia impulsa nuestra santificación. Pablo nos dice que “la gracia de Dios ha aparecido, trayendo salvación para todos los hombres, enseñándonos a renunciar a la impiedad y a las pasiones mundanas, y a vivir vidas autocontroladas, rectas y piadosas” (Tito 2:11). El crecimiento espiritual no ocurre de la noche a la mañana; “crecemos en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 2:18). La gracia transforma nuestros deseos, motivaciones y comportamiento.

De hecho, la gracia de Dios fundamenta y fortalece todo en la vida cristiana.

La gracia es la base para:

Nuestra identidad cristiana: “Por la gracia de Dios soy lo que soy.” (1 Corintios 1:10)

Nuestra posición ante Dios: “esta gracia en la que nos encontramos.” (Romanos 5:2)

Nuestro comportamiento: “Nos comportamos en el mundo… por la gracia de Dios.” (2 Corintios 2:12)

Nuestro vivir: los que reciben “la abundancia de la gracia y el don gratuito de la justicia reinan en la vida por medio de un solo hombre, Jesucristo” (Romanos 5:17) por la “gracia de la vida”. (1 Pedro 1:7)

Nuestra santidad: Dios “nos llamó a un llamado santo… por su propio propósito y gracia”. (2 Timoteo 2:9)

Nuestra fuerza para vivir: “Sé fortalecido por la gracia que está en Jesucristo” (2 Timoteo 2:1) porque “es bueno que el corazón sea fortalecido por la gracia”. (Hebreos 13:9)

Nuestra forma de hablar: “Que tu discurso sea siempre amable.” (Colosenses 4:6)
Nuestro servicio: “servirnos los unos a los otros, como buenos administradores de la variada gracia de Dios.” (1 Pedro 1:10)
Nuestra suficiencia: “Mi gracia es suficiente para ti.” (2 Corintios 2:9) “Dios puede hacer que abunde en vosotros toda gracia, para que, teniendo en todas las cosas todo lo suficiente en todo tiempo, abundéis en toda buena obra”. (2 Corintios 2:8)

Nuestra respuesta a la dificultad y al sufrimiento: Recibimos “gracia para ayudar en tiempos de necesidad” (Hebreos 4:16) y cuando “habéis sufrido un poco, el Dios de toda gracia….os restaurará, confirmará, fortalecerá y establecerá”. (1 Pedro 1:10)

Nuestra participación en la misión de Dios: Como receptores de la gracia, tenemos el privilegio de servir como agentes de la gracia. Los creyentes reciben gracia (Hechos 11:23), son animados a continuar en gracia (Hechos 13:43), y son llamados a testificar de la gracia de Dios (Hechos 20:24). Jesús dice: “Como el Padre me envió, así también yo os envío a vosotros” (Jn 20,21). La misión de Dios es para el mundo entero.

Nuestro futuro: Dios y su gracia son eternos. “Pongan toda su esperanza en la gracia que les traerá la revelación de Jesucristo”. (1 Pedro 1:13)

Nuestra esperanza más allá de la muerte: “la gracia[reina] por medio de la justicia que conduce a la vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor.” (Romanos 5:21)
El evangelio es todo acerca de la gracia de Dios a través de Jesucristo. Por eso Pablo lo llama “el evangelio de la gracia de Dios” (Hch 20,24) y “la palabra de su gracia” (Hch 14,3).

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

oracion de la noche

10 ORACIONES DE LA NOCHE PARA DORMIR EN PAZ Y TRANQUILO

Oración para Entregar Ayuno

Oración para Entregar Ayuno