Inicio Reflexiones Cristianas A veces creemos que si pudiéramos retroceder el tiempo, no cometeríamos los...

A veces creemos que si pudiéramos retroceder el tiempo, no cometeríamos los mismos errores

martes 19 de febrero de 2013 – 09:45 a.m. 5321

“Si regresara el tiempo”

En varias ocasiones he oído decir, inclusive yo he pensado, ¿Qué haría si pudiera retroceder el tiempo? ¿Cambiaría mis decisiones?




Muchas circunstancias pasadas, momentos tristes, tiempos de aflicción, dolor profundo quisieran ser borrados de nuestra historia y creemos que si pudiéramos retroceder el tiempo atrás, no cometeríamos los mismos errores, no actuaríamos de la manera que lo hicimos y así nos hubiéramos evitado mucho dolor.

¿Pero por qué pensamos distinto ahora?, ¿Por qué no tuvimos esa consciencia de distinguir lo que deberíamos haber hecho?




 

Aunque nos duela admitirlo los sucesos de dolor, de tristeza y desilusión nos ayudan a formar nuestro carácter, sin estas situaciones no hay esa persona luchadora, consciente, fuerte y soñadora que eres ahora; pues toda etapa dura de la vida nos hace valorar la alegría, el calor de un hogar, un plato de comida en la mesa, la compañía de un ser querido, hasta las pocas monedas que pueda haber en nuestro bolsillo.




Si bien muchas personas enfrentan las mismas o aún peores situaciones que nosotros, Dios tiene la respuesta para todo y siempre hay una salida para seguir adelante, por eso es necesaria la gracia y la fuerza de Dios para estar de pie.

Ya no mires atrás pensando que hubieras cambiado, ni desees suprimir escenas de tu vida, porque como sabemos el ayer ya es pasado. Pero si de todas maneras lo haces, que sea para actuar de diferente manera y para dar la gloria a Dios por la persona fuerte que eres ahora. Decide seguir el consejo de:

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” Isaías 43:18-19.

 

No te entristezcas deseando revivir ese momento para evitarlo, que si no fuera por eso, hoy no estarías de pie y no tendrías la fuerza para enfrentar los problemas del presente, recuerda que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman.

¡Avanza con la mirada hacia adelante y agarrado de la gracia de Dios que el pasado solo es eso… algo que paso!

Por: Telma Céspedes