Inicio Reflexiones Cristianas A Dios no le podemos esconder nada, Él sabe todo lo que...

A Dios no le podemos esconder nada, Él sabe todo lo que tienes guardado

lunes 27 de enero de 2014 – 06:10 p.m. 104

Al descubierto

Hoy en día, es fácil acceder a un teléfono móvil, recuerdo que hace varios años atrás tener un celular era un privilegio muycostoso. Actualmente, se ha transformado en una gran necesidad. Con la avanzada tecnología, estos teléfonos pueden guardar gran cantidad de información personal, por lo que podríamos decir que un teléfono móvil nos puede decir mucho acerca de una persona.




En una reunión de jóvenes, el líder pidió que todos pusieran sus celulares en una mesa, luego dijo: ¿Puedo revisar el contenido de sus móviles? Algunos se sintieron incómodos, querían recuperar su teléfono de manera urgente, mientras que otros permanecían muy tranquilos.

En un teléfono podemos guardar muchas cosas, datos, fotos, videos, canciones, en definitiva muchas cosas que hablan por si sola acerca de nosotros y nuestras preferencias.  De igual forma, guardamos muchas cosas dentro de nuestro corazón. De algunas, quizás nos sentiríamos muy complacidos que otros las vean, pero hay otras que seguramente nos avergonzarían dejando expuestas áreas de nuestra vida, que no quisiéramos sacar a la luz.







Imaginemos que Dios nos pide ahora mismo presentar nuestro corazón, ¿Qué podrá encontrar? ¿Podremos estar tranquilos o incómodos?

Nuestro corazón es un almacén, Marcos 7:21 dice: “Pues de adentro, del corazón de la persona, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, el robo, el asesinato,” es por eso que tenemos que tener mucho cuidado de lo que guardamos en él.

¿Puedes entregar tu móvil a la persona más querida para que vea su contenido?

Haya lo que haya en tu corazón, Dios está dispuesto a limpiarlo, a El no le podemos esconder nada. Dios ya sabe todo lo que tienes guardado, pero simplemente está esperando que le confíes tu corazón.

Te animo a presentar ahora mismo tu corazón delante de Dios, pues Él conoce bien lo que hay en el, pero desea que seas tú quien lo entregue sinceramente para que pueda trabajar y quitar todo aquello que nos avergüenza.

Que tu vida sea desde ahora sea un libro abierto que no tenga nada que ocultar o avergonzarse.

Por: Soraida Fuentes