Si no tienes nada que dar, por lo menos da aliento.

Un atleta participaba en una maratón, lejos de su país de origen y sin nadie de su familia que le acompañara. Estaba fatigado, sentía que sus últimas fuerzas solo le permitirían avanzar unos pasos más; de repente, escuchó varias voces que le gritaban: ¡Animo! ¡Adelante! ¡Bravo! seguido de varios aplausos.


El sintió que una fuerza extraña se apoderaba de si, y arremetió los últimos metros que le faltaban ganando así la carrera.


Continuar leyendo “Si no tienes nada que dar, por lo menos da aliento.”

Los comentarios están cerrados.

Si no tienes nada que dar, por lo menos da aliento.

Un atleta participaba en una maratón, lejos de su país de origen y sin nadie de su familia que le acompañara. Estaba fatigado, sentía que sus últimas fuerzas solo le permitirían avanzar unos pasos más; de repente, escuchó varias voces que le gritaban: ¡Animo! ¡Adelante! ¡Bravo! seguido de varios aplausos.


El sintió que una fuerza extraña se apoderaba de si, y arremetió los últimos metros que le faltaban ganando así la carrera. Tal vez estés hoy como ese atleta, o tal vez hay cerca de ti alguien que necesite palabras de aliento y seas tú el instrumento para ayudarle: Animo, Adelante, el terreno es corto y las fuerzas que vienen de Dios son más grandes que las circunstancias.


¿Eres de los que anima a otros a alcanzar sus metas? ¿Eres de los que desmotivan con pesimismo a los demás?



Los comentarios están cerrados.