Detrás de cámaras

Pero muchos los vieron ir, y le reconocieron; y muchos fueron allá a pie desde las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron a él. Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas. Cuando ya era muy avanzada la hora, sus discípulos se acercaron a él, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya muy avanzada. Despídelos para que vayan a los campos y aldeas de alrededor, y compren pan, pues no tienen qué comer. Respondiendo él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer?


Continuar leyendo “Detrás de cámaras”

Los comentarios están cerrados.

Detrás de cámaras

Pero muchos los vieron ir, y le reconocieron; y muchos fueron allá a pie desde las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron a él. Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas. Cuando ya era muy avanzada la hora, sus discípulos se acercaron a él, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya muy avanzada. Despídelos para que vayan a los campos y aldeas de alrededor, y compren pan, pues no tienen qué comer. Respondiendo él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer? El les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Id y vedlo. Y al saberlo, dijeron: Cinco, y dos peces. Y les mandó que hiciesen recostar a todos por grupos sobre la hierba verde. Y se recostaron por grupos, de ciento en ciento, y de cincuenta en cincuenta. Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió los dos peces entre todos. Y comieron todos, y se saciaron. Y recogieron de los pedazos doce cestas llenas, y de lo que sobró de los peces. Y los que comieron eran cinco mil hombres. Marcos 6:33-44


El pasaje nos dice cinco mil hombres, es decir que faltan las mujeres y los niños. Si suponemos que la mitad eran casados son dos mil quinientos más por sus esposas; ahora seamos generosos y pensemos que sólo la mitad de los matrimonios tenía un hijo, estaríamos considerando a mil doscientos cincuenta niños. Y digo “generoso” porque en esa época no había televisión, ni tantos métodos anticonceptivos, por lo que seguramente la mayoría tenía por lo menos más de un hijo.


5000 hombres + 2500 mujeres + 1250 niños = 8750. Insisto esta cifra es muy barata ya para que se la lleven; hay quienes piensan que fueron alrededor de 15,000


Esas 8750 personas no escucharon cuando los apóstoles le sugirieron a Jesús que los despidiera. Tampoco escucharon cuando Jesús les respondió denles de comer uds. Tampoco sabían que no había comida para todos.


Nosotros sabemos del problema, nosotros estamos tras el escenario viendo lo que esta sucediendo, ahí están los apóstoles y los entendemos porque claro está no alcanza con esos panes y peces para toda la multitud. Pero 8750 personas no supieron que paso, sólo siguieron las indicaciones para comer unos deliciosos peces y panes hasta quedar satisfechos.


Esto me hace pensar ¿Cuántos milagros hay tras bambalinas? ¿Cuántos milagros hay detrás de cámaras?


Un día fui por un amigo a una de las colonias más peligrosas de la ciudad de México, por supuesto yo no sabía, de haberlo sabido no hubiera ido o hubiera ido con mucho miedo. Es tan peligrosa que en esa colonia 12 de cada 10 personas son asaltados. Perdona mi exageración, pero si está feo por ahí.


Ahora se que ese día Dios me ayudo, no me pasó nada. Fue un milagro detrás de cámaras.


Dios cuida de nosotros sin que muchas veces nos demos cuenta.


Enviado por Alejandro Cunillé Fuentes



Los comentarios están cerrados.