Home » Reflexiones Cristianas » 7 maneras de cultivar la alegría

7 maneras de cultivar la alegría

granjero contento 620x463

Photo: Pixabay

Hay quienes aseguran que la alegría depende de las circunstancias que nos rodean. Si esto es así, ¿qué podemos decir de quienes siempre están alegres aunque el mundo a su alrededor se está derrumbando? ¿Cómo podemos contagiarnos con esa alegría que muchos manifiestan y que les permite enfrentar las situaciones más adversas con una sonrisa en la cara? Charles Swindoll, en su libro «Seven Ways to Cultivate Joy» nos da la respuesta.

El reconocido escritor asegura que si queremos más alegría en nuestro diario vivir debemos simplemente cultivarla. Él dice que la alegría brota de la visualización de los eventos del día desde la perspectiva de la eternidad. Con este enfoque intencional, es que podemos ver el día de hoy de manera diferente – con más alegría y convicción de que Dios está obrando en nuestra vida. Basado en esta premisa escribe los siguientes siete pasos para cultivar la alegría.

1. Ensaya con Dios las razones para confiar en él. Dile cuál de sus atributos es tu favorito en este momento. Lee las alabanzas de la Escritura comenzando con Salmos 103: 1. Únete con otro creyente en oraciones de acción de gracias, y deléitate en su carácter.

2. Mantén un “diario de la alegría.” Anota las razones que tengas para regocijarte y los recordatorios de la fidelidad de Dios que encuentres en tu vida diaria. Además, ¿por qué no añades una hoja de oración entre sus páginas o incluyes una foto de una persona que te trae alegría cada vez que la recuerdas? Piensa en grande – amplía tu diario de oración en una “caja de alegría” que trae inundaciones de alegría cada vez que la abras.

3. Rodéate de gente alegre. La alegría es contagiosa – construye relaciones con amigos cuyas vidas demuestran su confianza en Dios. Oremos unos por otros para que vuestro gozo en Cristo siga aumentando.

4. Aborda los retos de la vida con un enfoque redentor. Dios no desperdicia las difíciles circunstancias de tu vida, sino que las utiliza para desarrollar su carácter en ti. Lee Romanos 5: 1 y Santiago 1: 1 para recibir ayuda en cómo manejar la presión de manera productiva. La alegría se apoderará de ti cuando veas tus lecciones más duras como regalos de Dios.

5. Desarrolla el hábito de la alabanza y gratitud. ¿Respondió Dios a una necesidad? ¡Alábale! ¿Sus retos le han dado más oportunidades de verlo trabajar? ¡Dale gracias! La alegría brota de un corazón agradecido y sensible. Antes de acostarte, anota tres a cinco bendiciones en tu “diario de la alegría.” Haz de esto un hábito, y verás crecer tu actitud alegre.

6. Llena tu mente con la música. Escucha, canta y medita sobre la música que acerca más tu corazón a Dios y a Su  Palabra.

7. Toma la visión a largo plazo. Los inversionistas aconsejan a sus clientes que no se preocupen acerca de las subidas y bajadas diarias de la bolsa de valores – lo que importa es la visión a largo plazo. ¿La vida presenta retos increíbles hoy? Están tus reservas bajas, o estás contento en tu meseta? Independientemente de los eventos de hoy, mira a largo plazo. Recuerda que Dios permanece a cargo de tus días y fielmente desarrollará su carácter en ti.

Recuerda que la alegría brota de la visualización de los eventos del día desde la perspectiva de la eternidad. Confía en que Dios controla los detalles de tu vida (Romanos 8:28), que Él escucha cada petición (Salmos 116: 1), y que su gozo será tu fortaleza (Nehemías 8:10).