Home » Reflexiones Cristianas » 4 Respuestas al problema de la violencia en la Biblia

4 Respuestas al problema de la violencia en la Biblia

violencia 640x522

Photo: Pixabay

En esta época donde lo que escuchamos a diario son noticias relacionadas con el aumento de la violencia por parte de grupos terroristas, todos los dedos apuntan hacia un problema islámico. No hay duda que la religión y la violencia son un tema difícil, sobre todo en este momento con el aumento del terrorismo islámico. Pero el extremismo violento no es sólo un problema en el Islam.

Aquí es donde muchos escépticos críticos del cristianismo preguntan, no es acaso ¿Su Biblia – especialmente el libro del Antiguo Testamento el que aprueba la violencia en una escala dramática? Muchos aseguran que no hay diferencia entre lo que describe la Biblia con otras formas de fundamentalismo religioso violento.

En su exitoso libro “El espejismo de Dios”, Richard Dawkins (que postula que la vida comenzó con extraterrestres) articula bien su horror ante lo que lee: “La limpieza étnica iniciada en la época de Moisés es llevado a buen término con sangre en el libro de Josué, un texto notable por las masacres sanguinarias que graba y el gusto xenofóbico con que lo hace”. En otro lugar escribe: “El dios del Antiguo Testamento tiene que ser el personaje más desagradable de toda la ficción”.

Dawkins tiene razón al decir que hay algunos ejemplos terriblemente violentos en el libro de Josué. Incluso no es un secreto que para muchos de nosotros los cristianos el tema de la violencia noss resulta muy difícil de comprender.

Y en respuesta a esto, el historiador australiano John Dickson, miembro honorario del Departamento de Historia Antigua de la Universidad Macquarie en Sydney, ofreció cuatro elementos que los críticos bíblicos como Dawkins deben considerar cuando se examina la violencia presente en los libros del Antiguo Testamento como Josué.

Doubters-Guide-to-the-BibleDickson es co-fundador y director de Centre for Public Christianity, una compañía de medios que busca “promover la comprensión pública de los cristianos. Es autor de un sinnúmero de libros, entre ellos, “A Doubter’s Guide to the Bible” donde incluye los puntos que señalamos a continuación.

1. El hecho de que esté en la Biblia no quiere decir que está aprobado.

Muchas de las historias citadas por Dawkins como ejemplos de terror violento no están avalados en la Biblia. Los incidentes en todo el libro de los Jueces, como el asesinato de Jefté de su propia hija sólo para mantener una promesa, entre otros, están en el libro de Jueces, precisamente para mostrarnos cuán bajo Israel se había hundido. No son ejemplos morales para nosotros.

2. No se puede separar la historia de su explicación.

Si llegas en medio de una conversación, es probable que te pierdas en el contexto y significado. Del mismo modo, tenemos que ser pacientes con una historia como la de Josué con el fin de entender lo que está pasando. Dawkins la interpreta como limpieza étnica. Aunque parece similar a lo que vemos en el mundo moderno, el mismo libro de Josué se desvive para decirnos que no es nada de eso.

La primera historia de Josué se trata de la salvación de una prostituta cananea llamada Rahab y su familia. ¿Por qué es la historia de apertura? Claramente, el narrador quiere hacer hincapié en que esta guerra no tiene nada que ver con el origen étnico. El anhelo de Dios es salvar a los cananeos, no juzgarlos. También estamos destinados a preguntarnos – ya que es la historia inicial – cuantas otras Rahabs hubo en la historia de la conquista de las cuales no se habla.

La siguiente historia importante en el libro tiene el mismo punto: Josué conoce un ángel – “el comandante del ejército del Señor” – y cuando le pregunta al ángel de qué lado está, el ángel responde “Ninguno!” como un repudio de la comprensión normal de conflicto tribal.

Así que, ¿cuál es la razón de ser de la conquista de Canaán, si no tiene nada que ver con la raza o favoritos de Dios? Deuteronomio 9 hace dos cosas claras: una, Dios le dará el éxito de la conquista de Israel. Y dos, Dios estaba expulsando a los cananeos. Esto no es limpieza étnica o favoritismo “No por tu justicia.” “A causa de la maldad de estas naciones.” Es el juicio santo y justo de Dios. Israel no es más que la herramienta – una herramienta obstinada – en juicio temporal de Dios.

Por supuesto, los lectores escépticos de la Biblia no van a creer esto. Ellos dicen que esto es sólo una justificación para la violencia solapada. Sin embargo, es incoherente aceptar el hecho de la conquista en la Biblia y no aceptar la propia explicación de la Biblia de lo que se trata. Por otra parte, hay que recordar que nadie en el mundo antiguo necesitaba una justificación moral para hacerse cargo de la tierra de otra persona. No hay ninguna razón para que la Biblia, si se tratara de un simple texto antiguo oriental, tenga en sus páginas registros de que Israel era pecaminoso y sólo se le dio el éxito porque Dios estaba trayendo su juicio sobre Canaán.

3. Israel cumplió su llamado – y luego se detuvo la conquista.

Israel nunca fue instado a ampliar sus fronteras. La conquista fue un momento particular de la historia – una acción en particular para un determinado tiempo y lugar. Y no se repite. A diferencia de la mayoría de las naciones conquistadoras en la antigüedad, no hay pruebas de que Israel trató de expandirse a otros lugares. Sabían que tenían un papel que desempeñar en la sentencia de Canaán. Después de eso, su vocación de “guerra santa” fue completa.

4. Usted debe leer la narración a través del lente del Nuevo Testamento.

6364460

John Dickson

Esta es la respuesta más importante para el problema de la violencia en el Antiguo Testamento. Los cristianos tienen prohibido leer Josué como una justificación para la guerra moderna, porque Jesús dijo “amar a sus enemigos” (Mateo 5:44) y “poner la otra mejilla” (Mateo 05:39). Eso no significa que las guerras nunca se justifican – que pueden ser, por otros motivos. Mi punto aquí es que no podemos alcanzar el reino de Dios a través de la violencia.

Esto no es seleccionar y escoger qué partes de la Biblia nos gusta o no nos gusta. Es cómo los cristianos siempre han leído la Biblia como dos testamentos. Como un “prisma” que hace que la luz refracte en todo el espectro, la vida, enseñanza, muerte y resurrección de Jesús transforma muchas cosas – incluyendo la circuncisión, las leyes de alimentos, y la guerra santa. Para los cristianos, la única guerra santa que la Biblia respalda es la espiritual. Pablo menciona en Efesios 6: la lucha contra el error y el pecado.

Esto es muy diferente de la enseñanza del Corán ya que no hay “nuevo” testamento para los musulmanes. La sentencia, una vez llevada a Canaán por Israel está ahora suspendida hasta el Día del Juicio. Nunca puede una afirmación cristiana, como lo hizo Israel,  ser una herramienta del juicio de Dios en el mundo, a menos que esté trayendo la justicia en el mundo a través de los programas de bienestar.

Sé que esto no responde a todos los problemas que tiene la gente con la Biblia – ni mucho menos. Con los años, me he sentido muy cómodo aceptando que hay algunos problemas reales de la Biblia que no podemos resolver por completo. En todos los campos de la investigación, una teoría robusta puede mantenerse a pesar de las inconsistencias. Reconozco que hay algunas cosas en el Antiguo Testamento que parecen coincidir con la revelación de Jesucristo. Pero cuando te encuentras con una inconsistencia en una teoría sólida – ya sea histórica o científica – no trae el todo abajo. Sigues estudiando, manteniendo escenarios imaginando y, con suerte, finalmente, se podrá encontrar una explicación.

Podemos admitir que parte del Antiguo Testamento nos causa  problemas, pero hay suficientes indicios por otros motivos – histórico, filosófico, existencial – para nosotros mantener la creencia de que el Dios del Antiguo Testamento y el Dios revelado en Jesús son uno. Él es real, justo y amoroso.