Olvidando un amor que no pudo ser

No es bueno que pases la mayoría de tu tiempo llorando por algo que no pudo ser y que no estaba en los planes de Dios.

Parece un tema sacado de una novela, pero no podemos negar la realidad, vivimos un periodo en donde los fracasos sentimentales están a la orden del día. En donde los valores del verdadero amor se han perdido y en donde el patrón a establecer es la falta de sensibilidad entre la pareja.

A diario recibo correos de personas pidiendo consejería para olvidar un amor que no pudo ser. Es triste ver como los jovencitos y jóvenes mayores se embarcan en relaciones sentimentales dejados llevar más que por la voluntad de Dios, por sus propias emociones humanas, lo que conlleva a un casi seguro fracaso.

Y es que es hora de levantar la cabeza y dirigir nuestra mirada al Señor, quien tendría que ser Dueño y Señor de nuestros sentimientos, los cuales se tendrían que canalizar por medio de su voluntad y no la nuestra. Mientras los jóvenes no comprendan este principio, será difícil evitar que nuevos fracasos aparezcan en sus vidas sentimentales.

No hay que ir muy lejos para darnos cuenta que la mayoría de relaciones amorosas entre cristianos hoy en día son impulsadas por “lo que creo que es de Dios” y no por LO QUE REALMENTE DIOS QUIERE DE MI.

Realmente hay una gran diferencia entre “lo que yo pienso que es” y lo que “Dios piensa que es lo mejor para mi”, pero mientras no sepamos distinguir estas dos frases, seguiremos creyendo que lo que nosotros pensamos, es lo correcto, olvidándonos de esta manera de lo que realmente Dios quiere para mí.

Y es que el amor es ciego y la locura lo acompaña, reza un dicho que algo de verdad ha de tener. Si el amor es ciego porque cuando no proviene de Dios te siega en sentimiento engañosos que lo único que hace es dañar fuertemente tu corazón, y si que es locura, porque entre más te das cuenta que la relación no funciona, mas intentas seguirla, para seguirte dañando, sí que es un locura TOTAL.

Ahora bien, si por “a” o “b” motivo no te fue bien en el amor y hasta el día de hoy no has podido superar ese incidente, el cual uno que otro día al recordar te saca una lagrima o en donde vives esperanzado o esperanzada a que un día volverá, tu desesperación por ese amor que no fue te lleva a preguntar: ¿Cómo olvidarlo y superarlo?

A continuación te doy algunas claves que personalmente considero que te serán de gran ayuda para tratar de olvidar el mal momento que viviste en el amor:

1. Tienes que entender que este será un proceso: No hay una clave mágica para levantarte el día de mañana y creer que ya todo está olvidado. No te engañes y no nos engañemos, esto es UN PROCESO que comenzaras a partir de hoy. Lo que quiero decir con esto es que en el camino, vendrán recuerdos, sentimientos encontrados, suspiros y de todo lo que te puedas imaginas en este proceso, pero no quiere decir que NO LO PODRÁS OLVIDAR. Por esa razón no tienes que desanimarte en este proceso que te voy a tratar de explicar. Quizá un día sentirás el deseo casi imposible de controlar de llamar por teléfono a ese amor que no pudo ser, de escribir un mensaje de texto o simplemente de ir y visitarlo, y en algún momento quizá caerás, pero no te desanimes, es parte del proceso. Es casi imposible que luego de estar acostumbrado a una persona y tener una rutina de vida, no vayas a sentir el deseo de saber de esa persona, pero trata de todas las formas posibles ir reduciendo estos deseos.

2. Es importante la DETERMINACION: Tu puedes decir que quiere olvidar, pero mientras no halla en ti una verdadera DETERMINACION de hacerlo, lo siento, tus palabras solo son eso: “palabras”. Cuando hablo de determinación hablo de QUERER y HACER lo imposible por tratar de olvidar, digo esto, porque la gran mayoría de personas dicen querer olvidar un amor que no fue, pero dentro de si saben muy bien que no quieren olvidarse. Por esa razón tu deseo de OLVIDAR tiene que salir de un corazón que tenga la convicción firme y la DETERMINACION TOTAL de querer olvidar de una vez por todas, pues mientras no halla esto, será difícil poder olvidar.

3. Tienes que valorarte: La mayoría de fracasos amorosos terminan con palabras y frases desagradables como: “Yo nunca te quise”, “no eres lo suficiente para mi”, “no me mereces”, “no eres tan bello o bella”, “estuve contigo por lastima”, etc. Frases que crean en el corazón del receptor un concepto de si mismo(a) que vale poco. Realmente estas frases no pueden salir de un corazón que realmente ama a Dios, esas frases solo pueden salir de una vida influenciada por el enemigo, por lo que querrá destrozarte. Recuerda que el enemigo odia la imagen de Dios en tu vida, por esa razón tratara por todos los medios posibles desanimarte y desvalorizarte para que acabes alejándote de Dios. Mas sin embargo tienes que saber que tu vales mucho ERES UN PRÍNCIPE Y UNA PRINCESA DE DIOS, vales la SANGRE DE CRISTO, ¿Es poca cosa esto?, definitivamente NO. Por esa razón debes valorarte, si el amor que no pudo ser te trata mal cada vez que lo buscas o lo llamas, ¿Para que lo sigues haciendo?, la voluntad de Dios no es que te desvalorices, al contrario TU ERES LA PERLA DE GRAN PRECIO del Señor, El te compro a precio de sangre, y no es posible que mientras El te de valor, tu te desvalorices sola o solo. No permitas que te sigan desvalorizando, te dignidad y sobre todo ENTIENDE que a Dios no le agradan esos episodios, por lo que no los busques mas.

4. Tienes que entender que NO ERA LA PERSONA PARA TI: Muchos se hacen la pregunta: ¿Y si era el que Dios me quería dar y lo perdí? No mi amado hermano o hermana, definitivamente NO ERA PARA TI, ¿Cómo vas a creer que Dios te iba a dar una persona que lejos de amarte, te desvaloriza, te hace sentir mal y para colmo te dice palabras que no son las de un hijo de Dios?, es descabellado pensar que si esa persona te trataba así en el noviazgo, ¿Cómo te pudo tratar en un matrimonio?, no me vengas con el cuento que podía cambiar, si ya no esta contigo, es porque a DIOS NO LE PARECIO esa relación y por eso sucedió lo que sucedió. Es que tienes que entender que a Dios nada se le escapa, una relación que no se basa en amor, sino que en malos sentimientos JAMÁS será de Dios. Dios es amor y no desamor. No puedes pasarte la vida pensado que si era el que Dios te había dado, porque con convicción y Dios no me dejara mentir te digo: NO ERA PARA TI. No sigas queriendo descifrar cosas que están tan claras a simple vista. La voluntad de Dios no es que sufras en el amor, la voluntad de Dios es que encuentres en tu pareja la AYUDA IDÓNEA, y no la ayuda errónea. Dale gracias a Dios que te libro de un martirio con esa relación y que gracias a El pronto volverás a sonreír y de eso te quiero hablar en el quinto punto.

5. Tienes que entender que DIOS TIENE ALGUIEN PREPARADO(A) PARA TI: Es difícil asimilarlo al corto tiempo de terminar una relación, pues los sentimientos por el amor que no pudo ser tal vez siguen a flor de piel, pero aun cuando no lo entiendas en el momento, lo entenderás tarde o temprano y es que: DIOS YA TIENE A TU PRÍNCIPE AZUL o TU PRINCESA DE LOS SUEÑOS. Así es Dios, es que El no hace nada mal, TODO es perfecto y parte de su plan es darte a ti, la persona INDICADA, esa que te amara mas de lo que un día te imaginaste que alguien te podía amar, esa personas que respetara cada idea y plan tuyo y que sin duda te respaldara, esa personas que te aceptara tal y como eres sin importar tus errores y defectos, esa persona que al verla a los ojos sentirás algo indescriptible y que solo los que nos hemos enamorado de verdad sentimos. Esa persona de la cual te enamoraras como nunca y la cual estará enamorado de ti como nunca, en donde la base de su relación será DIOS y en donde el amor que Dios ha depositado en sus vidas será compartido entre los dos.

Amados, en este momento quizá no lo entiendes, pero CREEME que Dios ya tiene una persona preparada para ti, ¿Cuándo?, no lo se, ¿Cómo será?, tampoco lo se, pero lo que si se es que será en el TIEMPO PERFECTO de Dios y será la PERSONA MAS BELLA que hallas visto en tu vida.

El amor no se busca por nuestra propia cuenta, es puesto por DIOS en el momento idóneo y de la manera menos pensada, solo basta con realizar las siguientes tres acciones con las cuales estarás acercando mas ese momento:

1. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. (Salmos 37: 4)

2. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. (Mateo 6: 33)

3. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. (Salmos 37: 5)

No es bueno que pases la mayoría de tu tiempo llorando por algo que no pudo ser y que no estaba en los planes de Dios que fuera. Es momento de levantarte, lavar tu cara y entender que no puedes seguir derramando lágrimas, ni lamentándote toda tu vida por algo que NO IBA A SER.

A partir de hoy tienes que comenzar a vivir cada día para el Señor, con la FE certera de que Dios te recompensara con una persona que SOBREPASARA TUS EXPECTATIVAS y en la cual encontraras TODAS las características que siempre soñaste y de las cuales ni te imaginabas que podría tener.

Es impórtate aclarar que no es la voluntad de Dios que andes probando varias relaciones haber cual funciona. No puedes andar prestando tu corazón a cualquiera que se te pare enfrente. Por esa razón trata la manera de hacer las cosas como a Dios le agradan, esto es en orden, no te dejes llevar por tus sentimientos, deposita tus decisiones en el Señor y básate en su respuesta y su voluntad antes que en la tuya.

Espera en el Señor TODO el tiempo que sea necesario, no le pongas candado a tu corazón creyendo que todos o todas son iguales, al contrario entrégale tus emociones y sentimientos al Señor para que El te guíe a tomar la mejor decisión en tu vida sentimental, si haces esto te aseguro que NO FRACASARAS.

¡Vamos es hora de cambiar la hoja de esa horrible historia que acabas de pasar, y comprender que la siguiente hoja está llena de BELLOS PLANES de Dios especialmente para ti!

Dedicado a todos los que en algún momento de sus vidas se equivocaron en el amor y que creyeron que jamás volverían a encontrar a alguien que los amara.

Autor: Enrique Monterroza – devocionaldiario.com

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail