“No puedo dejar mi habito oculto”

No le creas mas al enemigo que te quiere hacer pensar que no podrás superar ese oculto habito que te azota.

No le creas mas al enemigo que te quiere hacer pensar que no podrás superar ese oculto habito que te azota.

Hay malos hábitos o hábitos ocultos los cuales creemos que no podemos dejar de practicar. Situaciones que de salir a la luz nos causarían vergüenza; áreas de nuestra vida de la que no estamos orgullosos y que una y otra vez hemos tratado de vencer sin poder lograrlo.

Todos tenemos un área de nuestra vida que nos es un azote, algo con lo que luchamos quizá diariamente por vencer, un hábito que no hace más que avergonzarnos delante de Dios y el cual el enemigo utiliza para acusarnos y meter en nuestra mente toda clase de basura y palabras que lo único que hacen es desanimarnos y pensar que Dios no se merece un hijo como nosotros.

Sé lo que es luchar con este tipo de problemas, sé lo que es querer vencerlo y fallar en el intento. Sé lo que se siente estar delante de Dios sabiendo que le has fallado, que has hecho lo contrario a lo que Él quiere y sobre todo, sé lo que es que el enemigo te ataque como nunca, sacándote en cara todos tus errores.

A veces quisiéramos dormir y que al despertar el día siguiente todo esté solucionado,  que aquella área que nos es un tropezadero ya no esté o este vencida. Pero cuando nos enfrentamos a la realidad, cuando nos damos cuenta que sigue allí, que por más que lo intentemos volvemos a caer en el mismo error, entonces llega a nuestra vida una frustración y un sentimiento de querer rendirnos o pensar que jamás lo podremos dejar.

Pero a pesar de todo esto hay algo que tenemos que tener muy en claro: NO NACIMOS SIENDO ESCLAVOS DE ESE HABITO.

A veces pensamos que no lo podremos vencer solo porque lo hemos intentado muchas veces y hemos fallado, como que si ese hábito hubiera estado siempre en nuestra vida y la verdad es que NO HA ESTADO SIEMPRE.

Pueda que ese hábito que te azota este allí desde hace muchos días, quizá meses o algunos años, pero NO HA ESTADO SIEMPRE. Antes no lo tenias, un día vivías sin él, un día no te hacía falta, un día eras libre de ello, ¿Por qué entonces ahora piensas que no puedes dejarlo?, ¿Acaso venia contigo desde el mismo día en que naciste?, ¡No!, el enemigo te quiere hacer creer que no podrás dejarlo, que te es imposible y en muchas ocasiones lastimosamente le creerás.

La Biblia dice: “Así que, si el Hijo los hace libres, ustedes son verdaderamente libres” Juan 8:36 (NTV). Somos LIBRES porque Cristo nos ha hecho LIBRES, ahora ya no somos más esclavos del pecado, porque por medio de la muerte y resurrección de Jesús ahora podemos ser LIBRES, por lo tanto no creas que no puedes, porque tú no eres un esclavo, tu eres LIBRE.

También en la Biblia podemos leer: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13 RV60, en la versión Nueva Traducción Viviente el mismo versículo dice: “Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas”. Si tomamos literalmente estas palabras podemos comprender que NO HAY NADA que no podamos hacer por medio de Cristo. Él es quien te da las fuerzas para conquistar lo perdido, Él es quien te ayuda.

Por último encontramos en 2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”. Este es uno de mis versículos favoritos y en especial la ultima parte: DOMINIO PROPIO. Eso quiere decir que nosotros con la ayuda de Dios podemos decir: ¡Basta ya! a eso que te ha estado afectando tanto. No es que las cosas te dominen; porque Dios te ha dado el dominio propio para decir: NO a eso que te afecta.

A veces no es que no lo podamos dejar, sino que simplemente no queremos dejarlo, tal vez porque te es un refugio para tus momentos de tristeza, quizá porque te has acomodado a vivir de esa manera a pesar que sabes muy bien que eso no es agradable delante de Dios o porque simplemente crees que no puedes y por tal razón no intentas superarlo.

Hoy quiero motivarte a que lo intentes a que con la ayuda de Dios puedas lograrlo, solo recuerda tres cosas: Cristo te ha hecho LIBRE, TODO lo puedes con su ayuda y Él te doto de DOMINIO PROPIO.

No le creas mas al enemigo que te quiere hacer pensar que no podrás superarlo, que Dios ya ha de estar cansado de escucharte arrepentido mil veces por lo mismo, que Dios ya no te perdonara mas porque eres caso perdido. ¡Mentiras! Todas esas son mentiras sin fundamento, porque Dios es totalmente lo contrario a lo que el enemigo quiere describir sobre Él.

Dios es un Dios perdonador, un Dios restaurador, un Dios de nuevas oportunidades, un Dios que siempre querrá lo mejor para ti y el cual estará dispuesto a ayudarte cuando te decidas a INTENTARLO.

Hoy tienes que saber que Dios quiere ayudarte, ya no tienes que batallar en tus propias capacidades con ese hábito que te ha causado muchas lágrimas de arrepentimiento y de autoculpa. Dios quiere ayudarte a superarlo, pero para ello tienes que comprender que PUEDES HACERLO, que junto a Él TODO lo puedes hacer y por lo tanto necesita de ti el DOMINIO PROPIO para que en el momento que estés apunto de fallar nuevamente puedas decir ¡NO! Porque Dios estará a tu lado en ese momento para darte la capacidad de vencer.

Tú eres un príncipe de Dios o una princesa de Dios, no hay nada que pueda vencerte cuando Dios esta de tu lado, ¡Vamos! No te des por vencido, tú no naciste para ser esclavo de ese hábito negativo, tú has sido llamado a LIBERTAD y por lo tanto es hora de apropiarte de esa LIBERTAD que Dios te quiere otorgar.

El Mensajero

Share

Comenta esta Reflexion Cristiana: