Fariseos: ¿es usted uno de ellos?

acusacion-600

Photo: Pixabay

Interesante pregunta.

La palabra fariseo es muy conocida en las iglesias.  Basta con referirse a la crucifixión de Jesús la cual se atribuyó precisamente a los fariseos que no soportaron la idea de un Redentor capaz de compartir con prostitutas, cobradores de impuestos y delincuentes.

Si traemos esta situación al día de hoy, a nuestra vivencia como representantes de Dios en nuestra comunidad, deberíamos plantearnos esta pregunta: ¿En realidad toleramos que un cristiano pueda compartir con personas de dudosa reputación como lo hizo Jesús? ¿Cómo sabemos si algunos de los miembros de nuestra iglesia se han convertido en fariseos? O incluso, ¿cómo estamos seguros de que no seamos nosotros mismos los que seamos uno de ellos?

La realidad es que en muchos círculos cristianos, rechazamos a alguien porque no nos agrada, o simplemente porque no piensa o actúa como nosotros. Muchas iglesias han dejado de ser iglesias de amor y misericordia para convertirse en jueces implacables de quienes están en pecado. ¿Dónde está la gran comisión? ¿Acaso Dios no nos mandó a llevar el mensaje de salvación a los perdidos?

Los fariseos realmente trataron de ser justos. Sabían sus Biblias mejor que nadie. Supuestamente su devoción era profunda. Sin embargo, Jesús dijo que se perdieron el barco. Sus confrontamientos mayores fueron precisamente con las personas que decían estar hablando en nombre de Dios.

Carey Nieuwhof, pastor de Connexus Community Church y autor de varios libros de mayor venta, escribió las siguientes siete señales que indican cuando hay fariseos funcionando en la Iglesia.

1. Líderes que buscan protagonismo

Revise esas estadísticas. ¿Viste cuántas descargas consiguió ese mensaje? ¿Cuántos “likes” esa foto recogió? O ese visitante que opinó que eras tan bueno como tal mega-predicador?

O, líderes de alabanza que piensan todo el tiempo en sus habilidades con la guitarra o su nuevo “look”.

Todos queremos ser mejores, o más “cool” (a pesar de que la iglesia “cool” se está muriendo), ¿no? Pero a veces en nuestra búsqueda para mejorar nuestra habilidad, perdemos lo más importante. Aquí hay una diferencia clave.

Cuando se está más centrado en lo que está haciendo en vez de estar centrado en cómo está la gente a la que está sirviendo, está perdiendo lo esencial de su trabajo. Cuando se está más centrado en su rendimiento que en la misión, hay problemas en el futuro.

Deje el protagonismo. Deje de tratar de conseguir algo mejor por el bien de tratar de mejorar. Enfóquese implacablemente en servir a Dios y a la gente, y verá como cosas asombrosas sucederán.

2. Cada uno piensa que son un poco mejor que los demás

Una de las grandes diferencias entre los fariseos y los pecadores con los cuales Jesús se juntaba, era cómo se sentían sobre sí mismos.

Los fariseos pensaban que tenían razón.

Eso es un territorio peligroso para los líderes, porque muchas veces creemos que estamos en lo correcto o que nuestras posiciones (teológicas o filosóficas) son las correctas.

Por esa razón debemos preguntarnos, ¿creemos que nuestra visión de las cosas es simplemente mejor que la de otros? O que somos mejores que los demás? ¿Un poco menos pecaminosos? ¿Un poco más unidos? ¿Un poco más inteligentes? ¿Un poco más sabios? ¿Pasamos mucho tiempo criticando a los demás y haciendo valer nuestra razón? ¡Ahí está el fariseo!

3. Hay un gran amor por el dinero

No hay duda que el ministerio necesita dinero para funcionar. Como regla general, los ministerios con financiación insuficiente son ineficaces a largo plazo. Esto es cierto en cualquier ministerio u organización caritativa.  Dan Pallotta dice que las causas más importantes del mundo deberían ser financiadas de manera más generosa (TED talk). En el mundo de la iglesia y en el mundo sin fines de lucro, hay un empuje constante para expandir la misión, así que normalmente hay presión en la necesidad de dar.

«Creo que hablar de dinero en la iglesia puede ser maravilloso. Realmente lo creo. Dar, después de todo, es una disciplina espiritual. De la misma manera que necesito leer mi Biblia, orar, servir e invertir en las personas que no conocen a Dios. Tengo que dar. Todas estas cosas son parte de lo que hago como cristiano. Todos necesitamos dinero y,  los ministerios necesitan dinero. Pero cuando empezamos a amar el dinero … estamos en problemas», asegura el autor.

Entonces, ¿cómo saber que amamos el dinero?

Aquí están algunas ideas.

Cuando usted está entusiasmado con lo que “el dinero” está haciendo por usted, no lo que está haciendo para la misión.

Al negarse a tener responsabilidad financiera (a quien es usted responsable) está permitiendo que el dinero se convierta en  “amo”, no “siervo”. El dinero es un siervo maravilloso en el ministerio, pero como amo, es terrible.

O bien, responder a esta: si su iglesia reduce su salario, cortaría  su alegría (suponiendo que usted pudiera encontrar suficiente dinero para vivir en otro lugar)?

4. Falta de compasión

En algunos círculos de liderazgo, la falta de compasión se lleva como una insignia de honor. Aunque irónicamente, a veces una falta de compasión ayuda para bien. Si usted es demasiado empático y excesivamente sensible sobre cómo la gente se siente, será molido en las rocas de liderazgo. Jesús tuvo que empujar un montón de voces que competían para cumplir su misión. Así lo hizo Moisés, Pablo y multitud de otros líderes. Pero a su vez Jesús fue excepcionalmente compasivo. Fue movido con frecuencia por la compasión. Y reprendió a los fariseos por la falta de ella.

Gracias a la compasión de Dios es que somos cristianos. Y si no lo ha notado, la gente fuera de la iglesia no son atraídos, por líderes farisaicos sin compasión.

5. Líderes que esperan que otros hagan lo que ellos no hacen

Practique lo que predica es uno de los mantras más antiguos de todos. Sin embargo, si usted es un predicador, esto puede ser algo que le resulte muy difícil de hacer. Usted puede convencerse a sí mismo que está exento, o que está siendo “obediente”  enseñando lo que se supone que debe enseñar, cuando sabe que está solo recorriendo la mitad del camino.

Pretendiendo ser algo que no somos y estar reclamando privilegios que no se extienden a los demás son parte de las cosas que dan mala fama a los pastores entre las personas que no tienen iglesia. Recuerde que aquellos que enseñan obtienen un estándar más alto que otros. Por lo tanto, se debe enseñar con temor y temblor, con humildad y, con rendición de cuentas.

6. Nadie está más cerca de Dios

Por extraño que parezca, los fariseos estaban ansiosos por ganar adeptos. Sin embargo, Jesús condenó a los fariseos, señalando que viajaban por mar y tierra para salvar a uno, pero en el proceso, lo hacían dos veces más hijo del infierno de lo que son.

Así que … he aquí una pregunta. ¿La gente está más cerca de Dios después de seguirlo a usted? Claro, no todo el mundo va a estarlo. Todos hemos leído la parábola del sembrador. Pero después de tres a cinco años, ¿la mayoría de la gente se ven más como Jesús o menos como Jesús? O para usar otra metáfora que Jesús usó, ¿hay fruto? Si usted reclama estar cultivando un huerto, ¿dónde están las manzanas?

Claro, que no somos perfectos. Estamos siendo santificados a través del tiempo por el Espíritu Santo. Pero en general, las personas deben estar moviéndose más cerca de Jesús.

7. Líderes celosos

Los fariseos y otros grupos religiosos se ponen celosos de cualquier avance que cualquier otro grupo hace. Cada grupo quiere estar en la cima. Si los saduceos ganaron, los fariseos perdieron. Si Jesús hizo más discípulos que ellos, su sangre hirvió. Entonces, ¿cómo está su corazón con esa iglesia en el camino … la que está creciendo? ¿Cómo está su corazón cuando escucha que alguna otra iglesia recogió una de “sus” familias?

La cosa de los celos incluso alcanzó a los discípulos de Juan el Bautista. Pero Juan lo hizo bien … no se trataba de él. Se debe disminuir. Cristo debe aumentar. Y Juan lo hizo en voz alta dando el reconocimiento público y la alabanza a Jesús. Eso es lo que rompe el poder de los celos.

Si se siente celoso, alabe públicamente a cualquiera de quien sienta celos y celébrelo. De esa forma se romperá la oscuridad interior. Eso también le dará un corazón limpio y la mente para seguir adelante con su misión. Después de todo, es probable que viva en una región donde hay miles, decenas o cientos de miles de personas … sin iglesia. Concéntrese en eso.

Nieuwhof asegura haber escrito este análisis con la esperanza de contribuir aunque sea de alguna manera pequeña a mejorar la iglesia. “Tengo que mirarme en el espejo. Todo el mundo que dirige una iglesia debe hacerlo pues es demasiado lo que está en juego”.

La iglesia tiene bastantes críticos. Cualquier periódico, o casi cualquier lugar en línea habla de la iglesia. Pero si tomamos la crítica que por lo general se reserva para los demás y, en oración la aplicamos a nosotros mismos, mejoraremos. Y tenemos que hacerlo.

Yo creo que la iglesia es la esperanza del futuro. Así que sólo tenemos que buscar ser una iglesia mejor y más saludable. Y cuando lo hagamos, vamos a ser mucho más eficaces.

Comenta esta Reflexion Cristiana: