La tacita.

tacitaSe cuenta que alguna vez, en Inglaterra, existia una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus favoritas era donde vendian antiguedades; en una de sus visitas encontro una hermosa tacita. ¿ Me permite ver esa taza ?, pregunto la Señora, ¡nunca he visto nada tan fino!


En cuanto tuvo en sus manos la taza, esta empezo a hablar:


- “¡Usted no entiende, yo no siempre he sido esta taza que usted esta sosteniendo. Hace mucho tiempo yo era solo un monton de barro sin forma. Mi Creador me tomo entre sus manos y me golpeo y me amoldo cariñosamente. Llego un momento en que me desespere y le grite: Por favor, ya dejame en paz. Pero solo me sonrio y me dijo: Aguanta un poco mas, todavia no es tiempo!”.


Despues me puso en un horno. Yo nunca habia sentido tanto calor. Me pregunté por qué mi Creador querria quemarme, asi que toque la puerta del horno; a traves de la ventana del horno pude leer los labios de mi creador que me decia: aguanta un poco mas, todavia no es tiempo.


Finalmente mi Creador me tomo y me puso en una repisa para que me enfriara. Asi esta mucho mejor, me dije a mi misma; pero apenas y me habia refrescado cuando ya me estaba cepillando y pintandome. El olor de la pintura era horrible. Sentia que me ahogaria. Por favor detente gritaba yo, pero mi Creador solo movia la cabeza haciendo un gesto negativo y decia: aguanta un poco mas, todavia no es tiempo.


Al fin dejo de pintarme, pero esta vez me tomo y me metió nuevamente a otro horno. No era un horno como el primero, sino que era mucho mas caliente. Ahora si estaba segura que me sofocaria, le rogue y le implore que me sacara, grite, llore, pero mi Creador solo me miraba diciendo: aguanta un poco mas, todavia no es tiempo.


Después de una hora de haber salido del segundo horno, me dio un espejo y me dijo: Mirate, esta eres tu. Yo no podia creerlo, esa no podia ser yo, lo que veia era realmente hermoso. Mi Creador nuevamente me dijo: Yo se que te dolio haber sido golpeada y amodada por mis manos, pero si te hubiera dejado como estabas, te hubieras secado.


Se que te causo mucho calor y dolor, se tambien que los gases de la pintura te causaron mucha molestia, pero de no haberte pintado tu vida no tendria color. Y si yo no te hubiera puesto en el segundo horno, no hubieras sobrevivido mucho tiempo, porque tu dureza no habria sido lo suficiente para que subsistieras.


Ahora eres un producto terminado, eres lo que tenia en mente cuando te comence a formar!”.


Igual pasa con Dios, El sabe lo que esta haciendo en cada uno de nosotros y no nos va a tentar ni a obligar a que vivamos algo que no podemos soportar. El es el artesano y nosotros somos el barro con el cual El trabaja. El nos amolda y nos da forma para que lleguemos a ser una pieza perfecta y podamos cumplir con su voluntad.


ROMANOS 8: 28, 29


Adriana Tostiges



Comenta esta Reflexion Cristiana: